Viejo espejismo mueve a residentes de California hacia el Valle Central, en tiempos de pandemia

Panorama de la

Panorama de la “Plaza de la Ciudad” en los Jardines Victoria en Rancho Cucamonga, parte del territorio de Inlad Empire. Foto: Wikipedia.

De la redacción

El paulatino declive de la agricultura a partir de los años 70, que cedió paso a un acelerado desarrollo inmobiliario en la vasta zona conocida como Inland Empire (un área metropolitana tierra adentro y adyacente a Los Ángeles), ha desplegado en los últimos tiempos un flujo migratorio hacia el Valle Central de California.

El crecimiento de la industria de ventas por Internet, encarnada en grandes almacenes como Walmart y Amazon, por ejemplo, que empaquetan y envían productos destinados a los consumidores en todo el sur de California y más allá en el resto del país, busca consolidarse a una distancia relativamente corta de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, así como de los millones de consumidores en Los Ángeles, el Condado de Orange y San Diego, una ciudad fronteriza con México a la que cruzan cotidianamente sus habitantes para surtir mandado de casi todas las índoles.

Inland Empire es una zona que incluye ciudades del oeste del condado de Riverside y del suroeste del condado de San Bernardino, y a veces también incluye a las comunidades desérticas de Palm Springs y el resto del valle de Coachella, según definición de algunos demógrafos.

Y es que las viviendas unifamiliares baratas en grandes lotes de Inlad Empire, “representaban un sueño de California para familias de bajos ingresos, a menudo inmigrantes que habían vivido en apartamentos estrechos en Los Ángeles u otras grandes ciudades”, dice Los Angeles Times.

Pero la afluencia de empleos en dichos almacenes de paquetería también ha significado que un creciente número de latinos y de afroestadunidenses de la región, considerados trabajadores esenciales, deban arriesgar sus vidas para seguir laborando en condiciones peligrosas, donde corren un mayor riesgo que su contraparte blanca de contraer Covid-19.

Esta situación empeora a medida que la pandemia está acelerando dicha transformación al aumentar de inmediato la demanda de productos que se entregarán directamente a las puertas del consumidor; y también la demanda de empleos, en medio de niveles históricos de desempleo y de caída de los ingresos fiscales de las localidades por efecto del coronavirus.

“Creo que lo que se está viendo en el Valle Central ahora es, en cierta medida, lo que vio nuestra región hace 12 o 13 años”, dijo a la fuente Karthick Ramakrishnan*, profesor de política pública en la Universidad de California (UC) en Riverside.

Vista de la zona cítrica de Arlington Heights, Riverside de California, 1903. Foto: Bibliorteca Pública de Riverside.

Vista de la zona cítrica de Arlington Heights, en Riverside de California, 1903. Foto: Bibliorteca Pública de Riverside.

Y es que el Inland Empire era el lugar más factible para servir al gran mercado de consumidores que es Los Ángeles, sin construir los enormes depósitos en bienes inmuebles caros cerca de la costa. Del mismo modo, lugares como Fresno se encuentran a poca distancia en auto, del área rica y cara de la bahía de San Francisco.

El jefe de investigación industrial y logística de la firma de datos inmobiliarios, CBRE, James Breeze dijo recientemente a la fuente que “El Valle Central va a ser el centro de distribución para el norte de California, Oregón y los estados del interior, en el futuro previsible… Los alquileres están allí, la mano de obra está allí”.

Y el alcalde de Fresno, Lee Brand señaló en un comunicado enviado por correo electrónico a Los Angeles Times, que “los centros de distribución de comercio electrónico eran una parte fundamental de los esfuerzos para diversificar la economía del área mientras lucha por lograr el éxito económico que disfrutan sus vecinos más ricos a lo largo de la costa de California”.

Los almacenes, agregó, “brindan oportunidades para los residentes que no tienen educación universitaria… Su próximo paso podría ser comprar una casa o utilizar los beneficios educativos ofrecidos por Amazon, por ejemplo, para asistir a la universidad… Tal vez mejore la vida de sus hijos, permitiéndoles convertirse en los primeros en la familia en obtener un título universitario”.

Pero para los residentes y organizadores de la comunidad, los almacenes son presagios de los mismos problemas que, según dicen, los han seguido en Inland Empire: “La contaminación y el tráfico que perjudica desproporcionadamente a las comunidades de color pobres; las promesas de movilidad económica sin seguimiento; y miles de trabajos físicamente exigentes que están en riesgo de ser automatizados, incluso si vienen con beneficios”.

Sin embargo, concluye la fuente, “la pandemia ha hecho que sea más difícil rechazar los planes para permitir ese tipo de desarrollo en vecindarios que ya son vulnerables”. Los líderes locales dicen que ven el Inland Empire como “una especie de ejemplo y una historia de advertencia”■

*.- Karthick Ramakrishnan ha escrito, muchos artículos y 6 libros, incluidos los más recientes: Framing Immigrants (Russell Sage, 2016), y The New Immigration Federalism (Cambridge, 2015). Actualmente está terminando un libro titulado, Reinventado Ciudadanía (Cambridge, 2020), y tiene una licenciatura en relaciones internacionales de la Universidad de Brown y un doctorado en política de Princeton.
This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Trabajo. Bookmark the permalink.