Urge frenar el peligroso avance republicano de leyes de supresión del voto

En Georgia, la votación anticipada comenzó el lunes con algunos votantes esperando hasta 10 horas en línea. Se informaron problemas técnicos con las máquinas de votación en el sitio de votación más grande del estado en Atlanta.Foto: https://www.democracynow.org.

En Georgia, la votación anticipada comenzó el lunes con algunos votantes esperando hasta 10 horas en línea. Se informaron problemas técnicos con las máquinas de votación en la casilla electoral más grande del estado en Atlanta. Foto: https://www.democracynow.org.

Mientras el presidente Biden y los demócratas resuelven cómo hace pasar en el Senado la propuesta de ley HR1, que aborda el derecho de voto, la integridad de las elecciones y la seguridad, así como las finanzas de campaña y la ética de las tres ramas del gobierno, las legislaturas estatales republicanas están ganando su guerra en la democracia estadunidense. Por eso, tanto activistas como demócratas progresistas están preocupados al no poder responder a tiempo y de forma más agresiva ante el avance de las Legislaturas republicanas.

De la redacción

En el estado de Texas por ejemplo, los legisladores republicanos intentaron sin éxito pasar un proyecto de ley “en lo oscurito” es decir a media noche mientras la población dormía, que como dijimos recién en este espacio informativo, habría hecho aún más difícil la votación de las minorías, o sea de los negros y latinos principalmente.

Impulsados por la Gran Mentira de que el fraude electoral generalizado impidió la reelección de Trump, los republicanos han venido aprobado nuevas leyes de supresión de votantes al más rápido ritmo de la década. En algunos estados, aprobaron proyectos de ley que facilitarían a los funcionarios locales y las Legislaturas revocar elecciones futuras si no son de su agrado, y muchos de ellos buscan postularse para cargos de secretarios de estado estatal y otros cargos electos que les darían más control sobre las elecciones.

Los republicanos buscan también que los estados establezcan comisiones “independientes” para llevar a cabo la redistribución de distritos del Congreso, táctica de manipulación de líneas distritales conocida como gerrymander.

De acuerdo con expertos esta dramática situación ha echado a andar las alarmas en Washington, DC, en tanto Texas es apenas la punta del iceberg que sin aprobarse una legislación real como HR1, vuelve más difícil la pelea por el control del Congreso. Por eso la HR1, o Ley de las Personas 2021, se aseguraría de que nuestra democracia trabaje para todos, dice por su parte el Centro por la Justicia Brennan.

Y es que durante décadas las voces de los ciudadanos han sido silenciadas a través de la supresión de votantes, el gerrymandering y las tácticas engañosas para frenar el ascendente voto de las minorías de color.

Este martes, la urgente necesidad de frenar el avance de los republicanos hizo que la lucha por los derechos de voto recibiera un gran impulso. El presidente Biden anunció que la vicepresidente Harris dirigirá los esfuerzos de la administración para proteger el voto, incluida su lucha por una reforma a la ley en la materia.

Ahora los legisladores estatales de todo el país, como el representante demócrata del estado de Texas, Trey Martínez Fischer está llamando al presidente Biden y al gobierno federal a que garanticen protecciones de derechos de voto.

Ya el Brennan Center había anunciado entre el 1 de enero y el 14 de mayo que al menos 14 estados promulgaron 22 nuevas leyes que restringen el acceso al voto. “Estados Unidos está en camino de superar con creces su período más reciente de supresión significativa de votantes: 2011”.

Para octubre de ese año se habían promulgado ya 19 leyes restrictivas en 14 estados. “Este año el país ya alcanzó ese nivel, y sólo estamos en mayo. Es probable que más restricciones al voto se conviertan en ley, ya que aproximadamente un tercio de las legislaturas todavía están en sesión”.

Dichas leyes restrictivas de 2011 se promulgaron después de que las elecciones de 2010 produjeran un cambio significativo en el control político del gobierno, y cuando el país se enfrentó a una reacción violenta ante la elección del primer presidente negro del país.

De hecho, dice la fuente, “al menos 61 proyectos de ley con disposiciones restrictivas están pasando por 18 legislaturas estatales. Más específicamente, 31 han aprobado al menos una cámara, mientras que otros 30 han tenido algún tipo de acción de comité”. En general, los legisladores han presentado al menos 389 proyectos de ley restrictivos en las sesiones legislativas de 48 estados en 2021.

Según acusaciones de expertos los ataques de hoy contra la votación provienen de fuentes racistas, falsas acusaciones de fraude electoral detrás de la Gran Mentira de Trump y sus seguidores, y del deseo por evitar que las elecciones futuras logren la participación histórica observada en 2020, donde el voto latino y negro impidieron la reelección de Trump. O en otras palabras, llevar a Biden a la Casa Blanca.

De modo que el acceso de los estadunidenses al voto corre un peligro sin precedentes. Pero el Congreso puede protegerlo. La Ley Para el Pueblo HR1 y la Ley de Deecho de voto del difunto congresista John Lewis aprobadas por la Cámara de Representantes y en espera de acción en el Senado, bloquearía muchas de las restricciones a nivel estatal que se han promulgado o podrían convertirse pronto en ley.

El Brennan señala que se han introducido al menos 880 proyectos de ley con disposiciones expansivas en 49 estados, que de no hacer algo enérgico y pronto, podría tratarse de un mal irreversible, por lo menos en muchos años por venir■

This entry was posted in Elecciones, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.