Tras pasar en la Cámara, el Paquete de Alivio a la Pandemia podría naufragar en el Senado

El presiente Joe Biden se dirige a la nación brevemente desde el salón Roosevelt de la Casa Blanca el sábado 27 de febrero de 2021. Foto: https://www.thestandard.com.hk.

El presiente Joe Biden se dirige a la nación brevemente desde el salón Roosevelt de la Casa Blanca el sábado 27 de febrero de 2021. Foto: https://www.thestandard.com.hk.

De la redacción

Se espera que tan pronto el miércoles los demócratas introduzcan el Proyecto de ley de Alivio por la Pandemia, de 1.9 billones (millones de millones) de dólares tan pronto como el miércoles, aunque tras maratónicas discusión entre los demócratas el paquete podría no llevar los componentes del aumento de 15 dólares la hora al salario mínimo, y eventualmente tampoco la disposición propuesta por el líder del Senado, Charles Schumer, de penalizar a las grandes corporaciones que no paguen a sus trabajadores al menos 15 dólares la hora. Porque la prioridad es pasar la legislación mayor, pues los estadunidenses no pueden esperar más tiempo el rescate económico. Sin embargo, la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren anunció que planea introducir un impuesto sobre las personas con un patrimonio neto de más de 50 millones de dólares.

La Cámara de Representantes aprobó este sado en una votación de 219 a 212 el paquete de Alivio económico por la Pandemia de Covid-19 del presidente Biden y los demócratas, de 1.9 billones de dólares para ayudar a decenas de millones de estadunidenses afectados en la salud y lo económico, cuando la ayuda por desempleo vencerá en unas dos semanas, además de enfrentar potenciales evicciones masivas y eventualmente el hambre.

Como se sabe, en días recientes la Parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough recomendó excluir del paquete de estímulo económico de 1.9 billones de dólares el componente del aumento al salario mínimo de 15 dólares la hora con el que el presidente Joe Biden hizo campaña.

Y aunque en un lacónico discurso a la nación este sábado Biden reiteró su firme decisión de pasar dicho incremento al salario mínimo, el domingo la Directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Kate Bedingfield dijo a MSNBC que el presidente no desafiará las recomendaciones de la Parlamentaria MacDonough, de excluir del paquete de estímulo el referido componente de los 15 dólares, si quiere convertir el proyecto en ley.

En tanto, una encuesta de Pew Research Center encontró que dos tercios de los estadunidenses respaldan un salario de 15 dólares la hora, y aun así los republicanos del Senado y al menos dos demócratas, Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema de Arizona se oponen a tal aumento de los 15 dólares.

Esto causó inquietud, por no decir malestar en el ala progresista de los demócratas y en millones de estadunidenses que llevaron con su voto al presidente Biden a la Casa Blanca, conminando al mandatario a ignorar las recomendaciones de la parlamentaria; porque, dicen, sólo son eso, recomendaciones. Y le piden a atender las urgentes necesidades de la población estadunidense en aprietos.

Se sabe que Biden no sería el primero en el país en anular dichas recomendaciones de la parlamentaria, pues aunque no ocurrieron recientemente, en “En 1975 el entonces vicepresidente Nelson Rockefeller ignoró el consejo del parlamentario Floyd Riddick, sobre cómo cambiar las reglas obstruccionistas del Senado, también conocidas como filibusterismo”. Y el vicepresidente Hubert Humphrey anuló “rutinariamente” al parlamentario también, dice la revista Forbes. Agrega que “Esto simplemente se reduce a si la vicepresidenta Kamala Harris elegirá incluir los 15 dares o no”.

Trascendió que los demócratas lucharán en el Senado por pasar el paquete de estímulo, que más que estímulo debiera ser de sobrevivencia para las decenas de millones de estadunidenses en situación más que precarias. Y aparentemente, de fracasar en su intento, dicen expertos, incluirían dicho componente de los 15 dólares en el presupuesto de gasto de la Defensa, que los republicanos tendrán que aprobar, como siempre han hecho con el presupuesto militar. Además, señalan que habrá otras legislaciones donde podría incluirse la propuesta de los 15 dólares.

Bajo las reglas presupuestarias aceleradas que los demócratas están usando para aprobar el proyecto de ley por mayoría simple, “La base progresista entiende que la vicepresidenta Harris puede ignorar al parlamentario”, dijo a CNN el representante de California, Ro Khanna. Y afirmó que no hay forma de que ningún senador pueda hundir el proyecto de ley final de alivio al coronavirus, “a pesar de que puedan decir otra cosa ahora”.

Sin embargo, es difícil imaginar que Harris sería el voto de desempate, ya que como se dijo, al menos el referido par de demócrata del Senado, Manchin y Sinema han dicho que no votaría para invalidar al parlamentario si no se excluye el aumento de los 15 dólares.

“Lo que no impide que los miembros del Caucus Progresista del Congreso se acerquen al Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, en busca de apoyo para revocar la decisión”, según declaró a The Washington Post un legislador demócrata que prefirió guardar el anonimato.

Ahora que la disposición sobre el salario mínimo parece por lo menos difícil, si no es que inalcanzable, los demócratas del Senado buscan otras formas de lograr dicho aumento al salario mínimo.

El líder de la mayoría en el Senado, el neoyorquino Chuck Schumer, por ejemplo, consideró enmendar el paquete de ayuda con una disposición para penalizar a las grandes corporaciones que no paguen a sus trabajadores al menos 15 dólares la hora, dijo un alto asistente demócrata que habló también bajo condición de anonimato; aunque no hizo disponibles los detalles de la provisión.

Elizabeth Warren anunció que planea introducir un impuesto sobre las personas con un patrimonio neto de más de 50 millones de dólares.

Con todo, cualquier cambio en el Senado al proyecto de ley retrasaría el urgente e inaplazable alivio a los estadunidenses porque la medida tendría que volver a la Cámara de Representantes, y el horno no está para bollos■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Economía, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.