Primer Director latino  del Censo de EE UU anuncia correcciones al sub-conteo

Roberto L. Santos es el primer latino en dirigir la Ocina del Censo de EE UU. Foto: Oficina del Censo.

Roberto L. Santos es el primer latino en dirigir la Ocina del Censo de EE UU. Foto: Oficina del Censo.

En esta entrevista del Director de Noticias de Radio Bilingüe, Samuel Orozco (SO) al primer Director latino en la historia de la Oficina del Censo de Estados Unidos, Roberto L. Santos (RS) quien declaró: “Siendo yo un latino del barrio  de San Antonio (TX) que trabajó en un mundo de investigación en su mayoría blanco, y siendo a veces la única voz de una persona de color ahí, descubrí que podía aportar ideas basado en mi experiencia de vida y mi cultura para que los investigadores abrieran sus ojos y pensaran de manera diferente sobre los problemas de la investigación. Con esa experiencia y esa perspectiva espero tener un impacto en un sentido positivo en la Oficina del Censo”.

La entrevista fue realizada en inglés, traducida al español y en la voz de Samuel Orozco:


SO: Director Santos, usted se convirtió en el primer latino y la primera persona de color en la historia en dirigir la Oficina del Censo de Estados Unidos. Está abriendo nuevas brechas para las personas de color. ¿Cómo se siente? ¿Qué cree usted que está trayendo a la mesa con su experiencia?

RS: Creo que tengo dos cosas que puedo traer a la mesa. Y ambas vienen de mi alma. La primera es un amor por las matemáticas y la estadística. Y la segunda es ayudar a la gente. Ayudar a la gente es lo que aprendí, los valores que aprendí, como resultado de estar en una escuela latina y parroquial durante 12 años. Y llevo esos valores conmigo. Llegué a la Oficina del Censo después de una carrera de 40 años en investigación de encuestas y estadísticas. Y más recientemente, en investigación de políticas donde toco todas las diferentes áreas que necesitan datos del censo para encontrar soluciones a problemas reales en nuestras comunidades. Sentí que podía aportar una nueva perspectiva como líder de esta increíble oficina de científicos y estadísticos, porque siendo latino y habiendo vivido la vida que tuve en San Antonio, viniendo del barrio para luego trabajar en un mundo de investigación que era en su mayoría blanca, y siendo la única voz de una persona de color, descubrí que podía aportar mis experiencias de vida y mi cultura, podía aportar ideas sobre el trabajo que estaban realizando los investigadores para que abrieran sus ojos, eso les haría pensar de manera diferente sobre tipos específicos de problemas de investigación. Así que quiero traer esa experiencia y esas perspectivas a la Oficina del Censo y abrazar estas nociones de diversidad e inclusión y equidad, para que podamos comenzar a ver el trabajo que hacemos en la Oficina del Censo de manera diferente. Y comenzar a ver críticamente cómo hacemos mejor las cosas, entendiendo más qué harían las comunidades, los latinos, los negros, los asiáticos, los indígenas americanos. Cómo es que nosotros, colectivamente, pensamos sobre los problemas y la identidad propia y cosas por el estilo. De manera que estoy trayendo ese tipo de perspectiva a la Oficina del Censo. Y pienso y espero tener un impacto en un sentido positivo.

SO: Ahora bien, al mismo tiempo, director, se está haciendo cargo de la agencia después de que la oficina no pudo contar a millones de latinos, negros e indígenas. Uno de cada 20 latinos quedó fuera del censo. ¿Puede poner este sub-conteo en perspectiva? ¿Qué tan grande fue el problema de cálculo?

RS: Bueno, antes que nada, se esperaba que el conteo fuera insuficiente. De hecho, hablé de ello antes de mi nominación para ser director de la Oficina del Censo de Estados Unidos. Es casi imposible tomar a personas que históricamente son difíciles de contar, imponer una pandemia, en la que esas personas son las más afectadas, y luego esperar que esas personas participen en un censo que se realiza al mismo tiempo. Entonces, no fue sorprendente. Fue algo grande. Por un lado, me enorgullece el trabajo absolutamente maravilloso que hizo la Oficina del Censo y los socios comunitarios, para asegurar la participación que recibimos en estas circunstancias. Pero, por otro lado, y de paso, reconozco que los cómputos generales que se usaron para la redistribución de distritos en el Congreso fueron absolutamente aptos para su uso. Fueron de buena calidad. Pero al mismo tiempo, tenemos que estas poblaciones latinas y afroamericanas e indígenas americanas son más grandes de lo esperado e históricamente sub-contadas. Es preocupante. Diré que ningún censo ha sido perfecto, y este no es la excepción. Así que lo que tenemos que hacer es ser muy transparentes. Necesitamos ser abiertos con las comunidades y con las personas sobre dónde está lo fuerte de los datos y dónde hay limitaciones. Y eso es lo que estamos tratando de hacer. Estamos tratando de explicar cómo se puede usar los datos y visualizarlos para que pueda obtener el mejor conocimiento sobre quiénes son nuestras personas maravillosamente diversas y luego tomar decisiones a partir de eso. En cuanto a tratar los conteos insuficientes específicos, estamos explorando formas a través de nuestras estimaciones de población, que son totalmente independientes del censo decenal. Estamos analizando las estimaciones de población que se realizan todos los años entre censos para ver cómo podemos ajustarlas, o ver si podemos ajustarlas, para tener en cuenta algunas de esas cuentas cortas. No sabemos si podemos hacerlo. Pero vamos a investigar para ver si podemos, porque creemos que es muy importante compensar esos vacíos.

SO: Ahora, mirando hacia adelante, digamos que esos ajustes sucederán en un futuro cercano, director ¿qué cambios podemos esperar para asegurar un mejor conteo en el próximo censo?

RS: Bueno, tengo un par de comentarios al respecto. El primero es que la Oficina del Censo en realidad realiza más de 100 encuestas cada año, incluida la Encuesta sobre la Comunidad Estadunidense, muy grande, que realmente nos dice quiénes somos como personas en una sociedad en los Estados Unidos. Y además de eso tenemos cada 10 años un censo decenal. Entonces, el tipo de problemas que debemos abordar son los que no sólo afectan el censo decenal, sino también la participación en todas las encuestas que actualmente se realizan con la Oficina del Censo. Los abordamos de dos maneras, una de las cuales es aprovechar las nuevas tecnologías y la información administrativa disponible en lugares como el Servicio de Recaudación de Impuestos y la Administración del Seguro Social. Esas son grandes operaciones federales, pero también tal vez comunicarse con algunas empresas comerciales para ver qué datos tienen. Para que podamos dividir la población estadunidense en aquellos que son fáciles de contar, con registros administrativos, y aquellos que son más difíciles de contar. Entonces, podemos encontrar las brechas. Y luego aprovechar eso que viene en 2030, para que podamos gastar menos esfuerzo tratando de contar a las personas que históricamente han sido fáciles de contar, y luego gastar y concentrar más nuestros recursos para asegurar niveles más altos de participación, para la población más difícil de contar, como los latinos. Y no es sólo esto de la tecnología. Y usando registros administrativos en nuestras oficinas en Washington. Absolutamente debe incluir más y más constante compromiso con las comunidades. Por lo tanto, no es suficiente esperar cinco u ocho años y luego de repente acelerar para crear una campaña para un censo decenal. Necesitamos tener una relación constante con las comunidades de todo el país, con las partes interesadas, con los gobiernos locales, para asegurar los datos que necesitamos, a diario, así como para el censo de 2020. Necesitamos restaurar esa confianza que estuvo tan mermada en los últimos cuatro o cinco años.

SO: Cuéntenos más sobre este último punto, director, esto de restablecer la confianza. ¿Cómo planea hacer que la gente de color se entusiasme y confíe en el gobierno federal para lo del conteo?

RS: Bueno, lo primero que estoy haciendo es, espero que sea obvio, estoy hablando con gente como usted, quiero poner un rostro humano como parte del liderazgo de la Oficina del Censo. Así que yo quiero ser el rostro humano de la Oficina del Censo. Y el rostro humano es un latino. Es una persona como todas las demás en las comunidades. Y tengo mis propias fortalezas y debilidades… Necesito hablar con la gente. Y al tener ese rostro humano, puedo relacionarme con las partes interesadas y hablarles, puedo salir a las comunidades. Ya he ido a varias, y hablo con la gente y participo. Pero no se trata solo de mí, se trata de un esfuerzo de todo el personal de la Oficina del Censo, los aliados y las partes interesadas. Estamos realizando iniciativas de comunicación para sostener y fortalecer las alianzas que construimos durante el transcurso del censo de 2020. Tenemos que continuar eso. Por lo tanto, estoy muy comprometido en hacer participar a las comunidades, a las partes interesadas, a las asociaciones, a cualquier persona que tenga interés o que pueda beneficiarse de los datos del censo. Me estoy acercando a ellos. Y les estoy diciendo que hablemos. Y tengo muchas ganas de hacer eso con las comunidades. Y ya comencé a hacerlo también con las comunidades locales. Así que la verdad es que es sólo cuestión de bajar y dar la mano y conocer a la gente y escucharlos. Se trata de escuchar.

SO: Así que, además de incorporar, incorporar a los socios de las comunidades que fueron menos contadas, ¿tiene algún plan para incorporar a su equipo a más personas de esas comunidades?

RS: Si, absolutamente. De hecho, me enorgullece decir que recientemente trajimos a la Directora Asociada de comunicaciones, datos, catalogación, y ella es filipina. Y también tenemos otras iniciativas para incorporar un tipo de fuerza laboral más diverso, en términos de nuestro reclutamiento, etc. Estoy en conversaciones con la Universidad de Texas en San Antonio para crear una alianza que sea bidireccional, o sea, en dos sentidos. No se trata de que la Oficina del Censo se comunique con los estudiantes y los profesores y les dé algunas oportunidades. Sino también es nuestro interés llevar a parte de nuestro personal en la Oficina del Censo para que vaya a aprender de la gente de la comunidad en UTSA. Porque ellos investigan a nivel comunitario, en vecindarios y barrios como tales, y queremos, necesitamos aprender de eso también. Por lo tanto, necesitamos que nuestras alianzas sean bidireccionales, no sólo unidireccionales.

SO: Ahora bien, regresando un poco, director. Mencionaba usted al principio que, a pesar de que tenemos un conteo muy bajo en el censo actual, el número de latinos, negros, nativos americanos fue muy, muy bajo. Quiero decir, nos quedamos muy cortos en esos números. Pero a pesar de eso, usted mencionó que las cifras aún son “aptas para su uso”. Cuéntenos, ¿podemos confiar en estos números del gobierno considerando el enorme sub-conteo?

RS: Sí, tal como lo mencioné, ningún censo es perfecto. Y todos los censos tienen fortalezas y limitaciones. El censo de 2020, en general, es un producto extremadamente útil que nos mostrará el panorama, el mosaico de nuestra nación maravillosamente diversa. Ahora sucede que para los latinos, contamos 95 de 100 de ellos, y un poco más para los negros. Así que debemos tener eso en cuenta cuando miramos los datos como un todo. Cuando se trata de la población total, los recuentos de población total fueron bastante buenos. De manera que es algo así, casi como una fotografía que está ligeramente desenfocada: aún puedes ver todos los detalles maravillosos, aunque un poco borrosos, no tan nítidos. Pero cuando lo miras desde la distancia, por lo general es bastante buena. Es útil entender quiénes somos, entender nuestra composición. De modo que, por ejemplo, si aproximadamente el 20 % de la población es latina y hay un 5 % de sub-conteo, entonces los datos dirían un 19 %. Entonces, ¿ves? 19 en lugar de 20. Debería ser 20, debe ser 20, y estamos explorando formas de ver cómo podemos hacer que sea 20. Pero aun así te da una muy buena imagen de quiénes somos. Y puede ayudarnos a tomar decisiones realmente buenas sobre nuestras comunidades, nuestras necesidades y cómo podemos saber cómo está compuesto nuestro país.

SO: Ahora, permítame preguntarle sobre algunos estados, altamente latinos, y cómo les fue, director Santos. Según datos del censo de 2020, Texas ganó escaños en el Congreso, pero menos de lo que debería (dos contra tres). La Florida igualmente. Arizona pudo ganar escaños en el Congreso y no lo hizo. En la otra cara de la moneda está California. California terminó con más números de población de lo esperado. California sólo perdió uno en lugar de dos escaños en el Congreso. Entonces, parece que California hizo algo bien, algo mejor que los otros estados. ¿qué sucedió en los primeros estados? ¿Cuál es su opinión? ¿Y cuál es su evaluación sobre lo que California hizo bien?

RS: Bien, veamos. En cuanto a la respuesta a esa pregunta, para mí no se trata de ganadores y perdedores en la distribución. Porque el censo, independientemente de cómo terminen los resultados, estamos obligados como personas que, como comunidad o grupo que es una agencia de estadística y abrazamos la integridad científica, a hacer el mejor trabajo que podamos y los números entonces son lo que son. Y la Corte Suprema básicamente ha dicho: “No se puede ajustar un recuento del censo, es lo que es”. Entonces, probablemente, como la Oficina del Censo, navegamos por la pandemia; hicimos el mejor conteo que pudimos, que creemos que, según nuestras evaluaciones, son aptos para su uso, y las asignaciones son las que son. Somos una agencia estadística no partidista. Así que esa es básicamente nuestra perspectiva al respecto. Ahora, California fue un ejemplo interesante. No por cómo le fue en la distribución, sino porque California misma entregó 186 millones de dólares para ayudar a promover el conteo. Y, de hecho, nuestra nueva Directora Asociada, Ditas Katague encabezó ese esfuerzo de contar a California. Y ahora tenemos el beneficio de su experiencia en llegar a las comunidades y trabajar con las comunidades en la Oficina del Censo para ayudarnos en nuestros esfuerzos de divulgación. Pero California tenía recursos que otros estados no tenían. Texas, por ejemplo, en realidad nunca dio mucho dinero para mejorar su propia cuenta. Y yo como texano me siento decepcionado. Pero bueno, es lo que es, y la cuenta es lo que cuenta. Así que, básicamente aceptamos lo que sea que haya sido.

SO: Ahora, finalmente, Director Santos, volviendo a los cambios que podemos esperar para los próximos años y posiblemente para la forma del censo. Tengo entendido que las preguntas sobre raza y etnia continúan creando cierta confusión. ¿Podemos esperar cambios en estas preguntas?

RS: Sí, creo que podemos esperar cambios. Sin embargo, no son responsabilidad de la Oficina del Censo. Corresponde a la Oficina del Censo ayudar a realizar investigaciones para desarrollar las mejores preguntas posibles sobre raza y etnia. Y lo hacemos a pedido y dirección de la Oficina de Gerencia y Presupuesto. También llamada OMB. Ese grupo establece los estándares sobre cómo todas las agencias federales del gobierno federal deben informar sobre la raza y el origen étnico. Usamos, y estamos obligados a usar, cualquier estándar que se les ocurra. Y tenemos entendido que en breve habrá una revisión de las preguntas sobre raza y etnia. Y estamos listos y tenemos investigaciones que hemos realizado que podemos aplicar sobre cómo hacer esa pregunta en un formato de pregunta única. Y estamos listos para realizar investigaciones adicionales para ver si la sociedad ha cambiado con el tiempo, por lo que también necesitamos ajustes.

SO: Hablando de este mismo punto, entiendo que las personas que se identifican como “otra raza” tuvieron un conteo tres veces menor esta vez que el censo anterior. ¿Qué significa para usted? ¿Cómo lee esto?

RS: Es interesante, porque a mi modo de ver, en los últimos 10 o 15 años, la sociedad ha evolucionado. Nos hemos vuelto mucho más agradecidos. Valoramos mucho más nuestra cultura, de dónde venimos, nuestra ascendencia. La aparición del análisis de ADN realmente ha despertado el interés de muchas personas en todo el país. Y entonces, hoy en día, en realidad pensamos de manera diferente sobre quiénes somos, nuestra propia identidad, nuestra raza, nuestras etnias, que hace 10 años. Entonces, debemos tener en cuenta la evolución de la identidad propia de las personas, porque también es una cuestión cultural. Y creo que eso es realmente importante. Y eso llevó, en 2020, a esta noción de que de repente todos, no todos, pero de repente hay niveles marcadamente más altos de “otra raza”, con una explicación. Simplemente creo que eso es parte de la sociedad que evoluciona y aprecia a las personas que aprecian la diversidad de nuestro gran país y la diversidad de quienes son.

SO: Bueno, Director Santos, hemos llegado al final de nuestra conversación.  ¿Alguna otra cosa que gustara agregar?

RS: Me gustaría reforzar que creo que aceptar nuestra diversidad y ser una organización inclusiva, una organización estadística, de veras nos llevará a cosas más grandes, a una mayor excelencia, a una mayor calidad de los datos para lograr nuestra misión. Por lo tanto, estoy muy emocionado de traer esa perspectiva a la Oficina del Censo y trabajar con las comunidades y las partes interesadas para escuchar y ayudar a traer diversas voces a la Oficina del Censo para que podamos lograr nuevos niveles de excelencia.

SO: ¿Algún mensaje especial para su gente en San Antonio, director Santos?

RS: Extraño mi San Antonio, pueblito de mi vida. Lo extraño mucho. Y espero volver muy pronto. Quiero que sepan que, cuando me confirmaron, hice un gran esfuerzo para asegurarme de que mi primera aparición pública fuera en San Antonio. Y eso sucedió a fines de febrero, en una Conferencia de Salud de UT sobre la investigación del cáncer en latinos. Y lo primero que hice fue contar la historia de mi cuando era niño, cuando me dio un “susto” porque en la noche un ratón me pasó por encima y mi abuelita luego se dio cuenta que yo no quería ir a dormir a la cama durante una semana después de eso, porque estaba muy asustado y ella fue y tomó una rama de nogal y me acostó y dijo sus oraciones por un “susto” y como por arte de magia estuve bien después de eso¶

Download
This entry was posted in CENSO 2020, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.