Newsom extiende emergencia por sequía y manda $ 5.1 mil millones para agua y deuda

Foto: https://www.foodandwaterwatch.org.

Foto: https://www.foodandwaterwatch.org.

De la redacción

La propuesta saldaría aproximadamente toda la deuda de los servicios de agua de California, pero deja vulnerable el agua subterránea del Valle Central.

California anunció una expansión de la emergencia por la sequía a 41 de los 58 condados del estado, y designó 5 mil 100 millones de dólares para impulsar la infraestructura de agua, y mil millones adicionales para pagar casi la totalidad de la deuda de agua de los hogares californianos.

Para todos en California estas son buenas noticias, aunque quizás sean mejores para algunas zonas que para otras. “La gran mayoría de las cuencas hídricas o mantos acuíferos casi secas y críticamente sobreexplotadas se hallan en el Valle Central, una de las regiones más pobres del país, que además es hogar de prácticas extractivas con uso intensivo de agua para el fracking y la agricultura industrial”, sostiene en un comunicado de Food & Water Watch su directora, Alexandra Nagy, quien además aplaude la medida del gobernador Gavin Newsom.

El anuncio de Newsom ocurre cuando a el nivel federal existen dos grandes planes para paliar las carencias del sistema de agua potable del país: el American Jobs Plan y The WATER Act. Ambos planes reconocen que los sistemas de agua de los estados necesitan dinero federal real, y proponen que las grandes corporaciones paguen su parte justa para mejorar la infraestructura hidráulica.

Aunado al plan que anunció Newsom para California, el American Jobs Plan proporcionaría 56 mil millones de dólares en subvenciones y préstamos flexibles de bajo costo a los estados. para tratar de aliviar la situación de tribus, territorios y comunidades donde viven las minorías, por ejemplo la negra y la latina en todo el país. Biden ha prometido también que al menos el 40 por ciento de las inversiones llegarán a estas comunidades desfavorecidas.

En tanto, el gobierno estatal anuncia que de acuerdo con el Plan de contingencia de escasez de agua de California, Cal Water, “se hará cumplir los horarios de riego al aire libre para cada distrito del estado”. Casi todos con una prohibición de las 8 o 9 de la mañana a las 6 de la tarde. El Plan también “implementa sanciones por desperdicio de agua para los usuarios cuando se descubre que dichas restricciones de uso del agua se violan. Pero hay exenciones para estas restricciones de riego, que incluyen: Regar a mano, Riego por goteo, y Riego por micropulverización en céspedes, jardines y árboles”.

Un supervisor de la ciudad de Santa Cruz observa el desperdicio de agua de algún vecino. Foto: https://www.ctvnews.ca.

Un supervisor de la ciudad de Santa Cruz observa el desperdicio de agua de algún vecino. Foto: https://www.ctvnews.ca.

Sin embargo, no todo parece ser óptimo en el plan del gobernador. “Si bien incluye 150 millones de dólares para la limpieza del agua subterránea y medidas de reciclaje de agua, no hace nada para acelerar el proceso para llevar las cuencas de agua sobreexplotadas a un funcionamiento pleno y sostenible”, señala Alexandra Nagy.

Actualmente, la fecha límite para tener un sistema de agua eficiente y sustentable en las cuencas con sobreexplotación crítica es el 2040. Y para las restantes cuencas de prioridad alta y media es el 2042.

Aunque con algunos reparos, Nagy aplaidió la medida de Newsom: “Es gratificante ver al gobernador abordar los problemas críticos del suministro de agua en nuestro estado y proporcionar un alivio a la deuda de agua muy necesario; pero en última instancia, su plan de alivio de la sequía refleja su enfoque de la perforación de petróleo y gas”, insistió la directora de Food & Water Watch California.

La actual Ley de Manejo Sustentable de Aguas Subterráneas establece como fecha límite 2040 para que los mantos acuíferos más sobreexplotados y estresados entren en operación sustentable. “Pero las personas que dependen de esa agua subterránea la necesitan ahora, no dentro de 19 años”, agregó Nagy.

Igualmente obvio es que el gobernador podría desviar la enorme cantidad de agua necesaria para el fracking, y dirigirla a los californianos que pasan sed, si prohibiera la práctica de esa industria ahora.

“Necesitamos que el gobernador Newsom acelere su cronograma. Nuestras comunidades de primera línea no deberían tener que esperar a su voluntad política”, remató.

Trascendió que el gobernador Newsom se ha comprometido a prohibir los nuevos permisos de fracturación hidráulica (fracking) para 2024, permitiendo la extracción continua de combustibles fósiles y el uso de agua hasta ese momento. Y no ha tomado ninguna medida para prohibir las granjas industriales o frenar su consumo de agua, concluye el comunicado de Food & Water Watch California■

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente, Política. Bookmark the permalink.