Mayor derechización republicana, mujeres y crecimiento latino, claves para Arizona 2020

El voto de las mujeres en Arizona, en ascenso desde 2016, se aleja del discurso del miedo de los republicanos. Foto: https://www.lwvmocomd.org.

El voto de las mujeres en Arizona, en ascenso desde 2016, se aleja del discurso del miedo de los republicanos. Foto: https://www.lwvmocomd.org.

De la redacción

Las mujeres de Arizona podrían decidir una batalla inesperada en 2020, por tratarse de un estado crucial para ambos partidos en noviembre, mientras el cambio demográfico -o crecimiento electoral latino- es una realidad que los republicanos se niegan a aceptar, enajenando a sus electores con campañas convertidas más en referendo sobre Trump que sobre los tópicos urgentes de ese estado indeciso: Covid-19 y educación.

Enajenando con campañas que apelan a una realidad alternativa que desdeña los hechos reales o comprobables, sello distintivo de esta administración, el Partido estatal Republicano en Arizona se ha inclinado más a la derecha bajo el presidente Trump, y esto ha disgustado a muchos de sus correligionarios allanando el camino a los demócratas, dicen expertos.

Los cambios demográficos en todo el estado, incluida una población latina en franco crecimiento y la afluencia de milenials –nacidos durante las dos últimas décadas del siglo 20- que se inclinado más hacia la “izquierda”, también han sido un factor que ha debilitado al partido republicano.

Pero el factor principal que ha incidido en esta apertura para los demócratas desde 2016 se debe en gran parte a las mujeres, según encuesta de salida de urnas realizada ese año por CNN. Luego, en 2018, el 16 por ciento de las mujeres republicanas rompieron con su partido para ayudar a que Kyrsten Sinema fuera la primera senadora demócrata del estado desde 1995, dice por su parte The New York Times.

Así las cosas, la mayoría de los estrategas del estado de Arizona creen que las posibilidades del presidente Trump allí en noviembre dependen de atraer a esas votantes de vuelta a los republicanos.

Pero la Convención Nacional Republicana insistió este martes desde la Casa Blanca, lo que indignó a muchos por usarla como elemento de utilería, o prop, en temas sobre la protección de “vecindarios tranquilos”, a fin de atraer a las mujeres y madres de los suburbios con técnicas para infundir el miedo. Una fallida receta que los republicanos tratarán de aplicar hoy miércoles también, con una lista de oradoras que incluyen a prominentes mujeres republicanas como Kellyanne Conway, Karen Pence y Joni Ernst.

Pero en Arizona, muchas mujeres educadas de los suburbios, que han sido republicanas de ‘toda la vida’, se han sentido alienadas por el giro trumpista del partido, impulsado por ejemplo por Kelli Ward, la presidenta del Partido Republicano de Arizona que en 2016 perdió en las primarias del Senado ante el ahora difunto senador John McCain, dice la fuente: “Ward, una devota leal a Trump que incursiona en la teoría de la conspiración, se parece más al tipo de votante al que el partido ha estado dedicando sus recursos”.
Pero por ahora, al menos en Arizona el enfoque de Trump no está funcionando tan bien. Encuestas recientes muestran que Joe Biden lidera al presidente hasta en siete puntos porcentuales. Con 11 votos electorales en juego, la estrategia de los republicanos podría tener consecuencias desastrosas para la reelección de Trump, quien sin embargo no muestra signos de cambio. E insiste en anuncios que pintan un hipotético camino al comunismo, si se vota por Biden, o una inminente invasión morena de los latinos que amenaza con acabar con el Estados Unidos que se conoce hasta ahora. Es decir con el dminio blanco.

Por ejempo, en un anuncio de la campaña de Trump que senala el Times, presentado reciente a un grupo de discusión compuesto por una mezcla de votantes que apoyan a Trump y a Biden, se presenta a una mujer blanca mayor que temía por su vida en un “Estados Unidos de Joe Biden”. Ella marca el 911 durante una invasión a su casa (como en el asesinato policial de Breonna Taylor, sólo que en una casa de gente blanca), llamada a la que nadie respondió. Los ahí reunidos condenaron el anuncio como algo que estaba “muy lejos de la realidad”.

Como se recordará tal vez, durante un reciente acto de campaña en Yuma la semana pasada Trump usó la mayor parte de su discurso de 55 minutos para discutir la inmigración ‘ilegal’. La fuente sostiene que entre las mujeres de Arizona “ese mensaje no resonó”. Porque para las mujeres republicanas moderadas e independientes, “la atención se centra en el coronavirus y la educación”.

Por último, vale resaltar que la posición más inestable de los republicanos en Arizona no es sólo producto del culto a la personalidad del presidente o de un cambio hacia la derecha en el liderazgo del partido. “Los cambios demográficos en todo el estado, incluida una población latina en crecimiento y una afluencia de millennials de izquierda, también lo han debilitado”, señala la fuente.

Con todo, insistir en el falso dilema entre “socialismo” y “libertad” es otro elemento que enajena, y que principalmente el electorado femenino en Arizona, y tal vez en muchas otras partes del país, marcará el destino de esta elección, que por parte de los republicanos no trae un mensaje sobre temas de importancia vital para las familias sino sólo promueve el miedo■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Elecciones, Homepage Feature. Bookmark the permalink.