Los Ángeles ordena uso del cubre boca en interiores, tras propagación de Delta

Los letreros que requieren una cubierta facial se exhiben en el área del centro de Laguna Beach, CA. Foto: Paul Bersebach, Orange County Register / SCNG.

Los letreros que requieren una cubierta facial se exhiben en el área del centro de Laguna Beach, CA. Foto: Paul Bersebach, Orange County Register / SCNG.

El condado de Los Ángeles, California, ha mandado el uso del cubre bocas una vez más. La utoridades dijeron que los residentes deberán usarlo en el interior de recintos y establecimientos, independientemente del estado de vacunación. Esto ocurre en medio de la violenta propagación de la variante Delta del coronavirus, que es altamente contagiosa del COVID-19. A partir del sábado por la noche los residentes nuevamente deberán usar cubre boca en espacios públicos interiores, independientemente de su estado de vacunación.

De la redacción

La nueva ordenanza para el uso del cubre bocas en interiores en Los Ángeles ocurre un mes después de que California eliminara la mayoría de las restricciones para las personas vacunadas, como ocurrió casi al mismo tiempo en Nueva York, por citar un punto de comparación. El condado de Los Ángeles tiene un promedio de más de mil 176 nuevos casos por día, mientras que Nueva York tiene 751, de acuerdo con el banco de datos de The New York Times. El fuerte aumento del promedio se produce luego de que el estuviera todavía bajo restricciones del virus a mediados de junio.

Como tal vez se recordará, tanto Los Ángeles como California ‘echaron las campanas al vuelo’ y se apresuraron a reabrir la economía luego un largo y tedioso lapso de confinamiento; tras la reapertura largamente esperada, celebraron también “un tremendo progreso logrado en la batalla contra Covid-19 al eliminar prácticamente todas las restricciones sobre negocios y otros espacios públicos”, dice por su parte Los Angeles Times (L.A.T).

La situación es seria porque se trata del condado más poblado de la nación, que lucha a brazo partido para rechazar el más reciente rebrote de la pandemia con la propagación del virus llamada Delta.

Por eso a partir de este sábado por la noche los residentes nuevamente deberán usar máscaras cubre boca en espacios públicos interiores, independientemente de su estado de vacunación.

“El aumento de la transmisión comunitaria en el condado de Los Ángeles se ha acelerado dramáticamente desde que California reabrió por completo el 15 de junio. Durante el período de una semana que terminó ese día, el condado promedió 173 nuevos casos de coronavirus por día. Durante el período de siete días que terminó el miércoles, el promedio del condado fue de mil 77 casos nuevos por día… ayer miércoles las autoridades del Condado de Los Ángeles reportaron mil 537 casos adicionales”, dice la fuente.

Este aumento de casos se está produciendo de manera abrumadora entre quienes no están completamente vacunados contra el COVID-19. “Los datos muestran que aquellos que han completado su ciclo de inoculación permanecen bien protegidos, incluso contra la variante Delta, que se cree que es dos veces más transmisible que las cepas convencionales de coronavirus”, dijo al L.A.T el Dr. Muntu Davis, oficial de salud del Condado.

La nueva orden llega un poco más de dos semanas después de que “el condado recomendara los mismos protocolos como precaución, que entrarán en vigor nuevamente a las 11:59 de la noche del sábado”.

El Dr. Davis anunció que dichos protocolos “serán similares a los requisitos de enmascaramiento que estaban vigentes antes de la reapertura del 15 de junio”. Con todo, “la orden seguirá permitiendo comer en restaurantes en interiores, aunque las personas deberán mantener sus máscaras puestas cuando no estén comiendo o bebiendo”.
Por su parte, la Universidad de California (UC) anunció que se requerirán las vacunas COVID-19 “antes de que comience el período de otoño para todos los estudiantes, profesores y otros, convirtiéndose en el sistema universitario público más grande del país para exigir las vacunas aunque no cuenten con la aprobación federal completa”, sostiene la fuente.

En tanto, la variante Delta, altamente contagiosa, se propaga en medio de “las tasas de vacunación más bajas entre los más jóvenes, los estudiantes no vacunados, sin exenciones aprobadas”, que no podrán asistir a clases presenciales, eventos e instalaciones del campus, incluida la vivienda, y no todas las clases se ofrecerán en línea, dice un memorando con el mandato de UC.

Se espera que continúe el distanciamiento físico y el uso de máscaras. “Se permitirán exenciones y excepciones limitadas basadas en justificantes médicos, religiosos y de discapacidad, junto con aplazamientos debido al embarazo”.

La prueba de vacunación o las solicitudes de exenciones deben presentarse a más tardar dos semanas antes del primer día de instrucción de otoño. UC Berkeley y UC Merced comenzarán el semestre de otoño en agosto, mientras que los otros campus tienen sistemas trimestrales y comenzarán en septiembre.

“Los funcionarios de la UC dicen que creen que tienen derecho a imponer un mandato, pero siguen existiendo cuestiones legales”, concluye el L.A.T.

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.