La ‘primavera estadunidense’, epicentro de insurgencia civil y global contra el racismo

Paisaje de Greengood, en Tulsa, Oklahoma, tras el ataque de las mafias blancas y el bombardeo aéreo a esa ciudad conocida como el Wall Street Negro por su riqueza. Es ahí donde Trump escogió para hacer su primer mitin de campaña en meses el sábado. Foto: Wikipedia.

Paisaje de Greengood, en Tulsa, Oklahoma, tras el ataque de turbas blancas y el bombardeo aéreo a esa ciudad conocida como el Wall Street Negro por su riqueza. Es ahí donde Trump escogió para hacer su primer mitin de campaña en meses el sábado. Foto: Wikipedia.

De la redacción

Una explosión de protestas contra la injusticia racial, la violencia policial y la inequidad económica y social han inundado de manera sostenida e intensa las calles de Estados Unidos, en medio de una pandemia de Covid-19 que concentra en este país la cuarta parte de todos los muertos por este virus en el mundo. Y cuando la nación conmemoraba un año más la celebración del Junetheenth, que marcó el fin de la esclavitud en 1865, al presidente Trump se le ocurrió celebrar su primera concentración de campaña en meses, en el Tulsa, Oklahoma, el sitio en que hace cien años se perpetró una masacre de afroestadunidenses.

“Esta omnipresente acción ciudadana, con tantas micro protestas colectivas por todos lados, es la que sin duda está jalando a cuentas al gobierno central. Es la que está actuando como gran contrapeso a los excesos del poder central; a lo que las grandes cortes en el país han llamado la arbitrariedad y el capricho de la autoridad; a su apetito no solamente por el autoritarismo, sino por los extremos de la autocracia”, dice Samuel Orozco, Director de Noticias de Radio Bilingüe.

Gonzalo Santos, sociólogo y profesor de la Universidad Estatal de California en Bakersfield (UCB). Foto: UCB

Gonzalo Santos, sociólogo y profesor de la Universidad Estatal de California en Bakersfield (UCB). Foto: UCB

Línea Abierta explora aquí el uso político del incendiario lenguaje utilizado por el presidente Trump y los crecientes incidentes de violencia por parte de grupos extremistas en el país, que han emergido a la superficie de la realidad y despertado su violencia racial latente que Trump vino a liberar y estimular con su discurso de odio y división social.

Gonzalo Santos, catedrático emérito de sociología en la Universidad Estatal de California (CSU) en Bakersfield, abordó con Orozco en Línea Abierta, donde participa habitualmente como comentarista, el tema de las múltiples mega-protestas colectivas que parecen no tener fin por todo el país.

“Para sorpresa de todo el mundo ha habido también marchas y acciones civiles sostenidas a lo largo y ancho del mundo, en solidaridad con el Black Lives Matter, porque también hay mucho racismo en otros lados, como en Europa. Muchos migrantes y grupos étnicos están reaccionando en todas partes. Esto es un fenómeno mundial”, afirma el profesor.

Escuche:


Como es sabido, estas protestas públicas fueron detonadas con el asesinato a sangre fría del afroestadunidense George Floyd en Minneapolis, Minesota el 25 de mayo a manos del policía blanco, Derek Chauvin.

Ahora esta insurrección convertida en resistencia civil salta a las calles de Estados Unidos a cada momento y se propaga como la pólvora, convertida en un ‘primavera’ estadunidense que se manifiesta contra la brutalidad y el racismo de la policía, y contra la inequidad socioeconómica en las minorías, expresada también en símbolos fascistas y segregacionistas como las banderas confederadas y las suásticas, entre otros signos violentos de los supremacistas blancos y usados también en la campaña reeleccionista de Trump.

Además, “el discurso planeado para la Convención Republicana el 27 de agosto en Jacksonville, La Florida”, señala Orozco, “coincide con el 60 aniversario de un brutal ataque orquestado por el Ku Klux Klan contra activistas negros en esa ciudad, un día conocido como el Ax Handle Saturday (el Sábado del Mango de Hacha)”. Tras corretear a los activistas los atraparon y golpearon salvajemente con bates.

En el evento de campaña de Trump en Tulsa, Oklahoma este sábado, programado para una audiencia de 19 mil espectadores, tuvo una escasa asistencia de casi 6 mil. Foto: Digg.com.

En el evento de campaña de Trump en Tulsa, Oklahoma este sábado, programado para una audiencia de 19 mil espectadores, tuvo una escasa asistencia de casi 6 mil. Foto: Digg.com.

Así que haber escogido Tulsa, Oklahoma para su acto de campaña el sábado no es al azar. En un día como ese pero en 1921, turbas de hombres blancos armados hasta los dientes arrasaron literalmente el pueblo de Greenwood en Tulsa. Lo redujeron literalmente a cenizas, con techos y cimientos derribados. Hubo hasta bombardeo aéreo del ejército contra esa población, 20 años antes del “primer” bombardeo, cuenta la historia, en Pearl Harbor (1941).

Greenwood era considerada en esa época el Wall Street Negro por su enorme riqueza y bienestar social. El ataque fue perpetrado por envidia, dice algunos historiadores, pues no se podía tolerar tanta bonanza en un pueblo negro. Así que las fechas del calendario electoral de Trump tienen un fuerte significado racista, afirma el profesor Santos. “Es una invitación abierta” a los supremacistas blancos.

Sin embargo, señala el catedrático e investigador, “Todo mundo, incluyendo al interior del Partido Republicano ya se dio cuenta que la decisión estratégica de la campaña de reelección de Trump, de azuzar la división racial, pero esta vez poniendo como blanco principal a los afroamericanos, que es un tema extremadamente sensible en este país… pues ya se están echando pa’tras, ya no están tan dispuestos”.

Escuche:

Un evento que le provocó mucha satisfacción al catedrático Santos, dice, es la maniobra con que un grupo de jóvenes en varias partes del mundo se confabuló y emboscó a Trump; lo pusieron contra las cuerdas y nadie de su campaña se enteró a qué horas ni por dónde les llegó. “Están ya rodando cabezas”, sostiene Santos.

Pero como con las patadas de hogado, existe el peligro de que el propio Trump fomente formas violentas para intentar revertir una potencial debacle política. “Este es un momento muy delicado, prque Trump está desesperado”.

Escuche:

Download
This entry was posted in Elecciones, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.