La firma de Trump, de la Ley del Primer Paso va sin duda por el camino correcto

La Ley de los Primeros Pasos que fue firmada por el presidente Donald Trump el viernes, mueve la reforma de la justicia penal en este país en la dirección correcta al moderar las prácticas de sentencia excesivamente duras. Foto: Fortune.

La Ley de los Primeros Pasos que fue firmada por el presidente Donald Trump el viernes, mueve la reforma de la justicia penal en este país en la dirección correcta al moderar las prácticas de sentencia excesivamente duras. Foto: Fortune.

De la redacción

En respuesta a más de una década de evidencia, de exitosas reformas de justicia penal en varios estados gobernados tradicionalmente por los republicanos (Texas, Georgia, Carolina del Sur y Mississippi, y otros), el gobierno federal ha elegido promulgar reformas significativas similares. La Ley del Primer Paso (The First Step Act), firmada por el presidente Donald Trump, mueve la reforma de la justicia penal en este país en la dirección correcta al moderar las prácticas de sentencia excesivamente duras y permitir a los reos de prisiones federales un camino hacia la rehabilitación y reincorporación a la sociedad. Este reporte es parte de nuestra serie sobre Periodismo de Justicia Penal, realizada en colaboración con The Justice Collaborative, y auspiciado parcialmente por la Public Welfare Fundation / Fundación para el Bienestar Público.

Aprobada la semana pasada por el Senado (87-12) y la Cámara de Representantes (358-36), la Ley del Primer Paso (The First Step Act) marca un momento histórico para el conservadurismo en Washington. Pero lo más importante, dice la publicación Fortune, es que los republicanos “están redefiniendo en su propia imagen” el significado tradicional y legítimo de la noción, “duro con el crimen”.

El Centro Legal de la Pobreza del Sur (SPLC) aplaudió la aprobación de esta ley por ambas cámaras del Congreso. La ley, dijo en su oportunidad, “trataría a las personas encarcelas con humanidad, y programaría la rehabilitación necesaria para convertir a los reclusos en ciudadanos productivos y libres de delitos cuando finalmente salgan de la cárcel”.

Todas y todos los reos por igual, mientras cumplan una condena en las prisiones federales, gracias a la programación basada en la evidencia y a través de créditos obtenidos durante su cautiverio, se tendrán una transición más fácil hacia sus comunidades, y podrán pasar hasta un año de sus condenas en instalaciones como casas de transición (halfway houses) o en sus hogares bajo supervisión. “Y se les brindará habilidades y estrategias laborales para combatir la adicción”, dice el SPLC.

Además, se harían más flexibles las leyes federales de sentencia mínima obligatoria, “para abordar las deficiencias en las fallidas políticas de la Guerra contra las Drogas”, que el gobierno federal estadunidense ha venido impulsando fallidamente por casi medio siglo en elplano doméstico e internacionalmente.

Sin embargo, La Ley del Primer paso sólo tendrá efecto en los presos de cárceles federales, y tampoco amparará a los inmigrantes detenidos en espera de ‘su día en la corte’.

Movimiento de Reforma Penitenciaria - Foto: WordPress.com.

Movimiento de Reforma Penitenciaria – Foto: WordPress.com.

Por otro lado, los republicanos críticos de estos incentivos argumentan que los presos pueden cometer delitos mientras están en libertad supervisada. Pero, los patrocinadores de esta ley dicen que sólo los delincuentes considerados de riesgo bajo o mínimo serían elegibles y la legislación excluye a ciertos presos, incluidos los delincuentes sexuales y los traficantes de fentanilo (un opioide muy popular usado como analgésico cuyo abuuso fomentado por la industria farmacéutica ha generado una fatal pandemia en Estados Unidos).

En tanto, la referida ley hace también “ilegal el uso de restricciones en las reclusas embarazadas”, a menos que constituyan una amenaza inmediata para ellas mismas o para otros, o un riesgo de fuga. Y requiere que los presos sean encarcelados no más de 50 millas de su residencia principal, dice la Radio Pública Nacional (NPR).

Otras medidas de dicha ley centradas en la sentencia son:

-Introducción de condenas a cadena perpetua, bajo la pena de “Tres golpes y está fuera” (Three strikes and you’re out) por delitos relacionados con el consumo, la posesión y la venta de drogas. Por ejemplo, en lugar de una sentencia de por vida, dice la fuente, un tercer ‘golpe’ o delito sería ahora una sentencia obligatoria de 25 años. Y la sentencia obligatoria para una segunda infracción se reduciría a 15 años, en comparación con los 20 años actuales.

Pero este cambio no sería retroactivo, por lo que no ayudaría a las personas que ya están en prisión cumpliendo cadena perpetua bajo la regla de “los tres golpes”. Sin embargo, el SPLC afirma que “se aplicarían retroactivamente las reformas de la condena por drogas, a las personas sentenciadas antes de 2010… para garantizar que nuestro sistema de justicia se resuelva”.

Además, la Ley del Primer Paso expande la “válvula de seguridad” que permite a los jueces evitar imponer sentencias mínimas obligatorias en ciertos casos; los presos que fueron sentenciados antes de que se modificaran las leyes en 2010, para disminuir las disparidades entre las penas por cocaína crack y cocaína en polvo. Y permitiría a estos presos solicitar a los tribunales que revisen sus casos a la luz de la ley actualizada, dice NPR.

¡No hay tiempo que perder! ¡Únase a nosotros para pedirle al Congreso que PASE la LEY del PRIMER PASO!. Foto: www.firststepact.org.

¡No hay tiempo que perder! ¡Únase a nosotros para pedirle al Congreso que PASE la LEY del PRIMER PASO!. Foto: www.firststepact.org.

Con todo, es bien sabido que no hay nada tan difícil en el crimen como prevenir que ocurra, que es para lo que la Ley del Primer Paso está específicamente diseñada, a través de prácticas basadas en la evidencia, dice por su parte The Washington Examiner. “Para ser duros con el crimen –dice-, debemos ser inteligentes con el crimen”.

Y esto es lo que precisamente han venido haciendo estados como Texas, Georgia, Carolina del Sur y Mississippi, “entre muchos otros estados tradicionalmente rojos, que han demostrado su eficacia”. Pero lo más importante quizás es que estas reformas locales al sistema de justicia penal “reducen las tasas de encarcelamiento y delincuencia simultáneamente, al tiempo que refuerzan la fuerza laboral y utilizan los recursos del gobierno -los dólares del contribuyente- de manera inteligente”, dice la fuente.

La promulgación de esta legislación es un gran triunfo bipartidista para la política, la sociedad y la equidad social, coinciden ‘sirios y troyanos’. Para un enorme problema actual, como el sobre-encarcelamiento derivado de políticas de “mano dura contra el crimen”, el gobierno federal finalmente ha cumplido de manera abrumadoramente bipartidista y constructiva con la aprobación de la referida ley del primer paso.

Este tipo de victoria es enorme para Washington, atribulado por tantos problemas de variada índole, como puede verse en el ambiente político de discordia y disputa en casi todos los demás giros. De esta suerte la reforma al sistema de la justicia penal ha “unido ideologías, corazones, individuos y mentes”, dice el Examiner.

La Ley del Primer Paso, una ley de Transición de la Sociedad y de Igualdad de justicia social. Foto: www.qualjusticeunderlaw.org.

La Ley del Primer Paso, una ley de Transición de la Sociedad y de Igualdad de justicia social. Foto: www.qualjusticeunderlaw.org.

Estados Unidos está listo para un cambio transformador en el sistema de justicia penal que pondrá fin a la puerta giratoria del re-encarcelamiento y, en cambio, avanzará hacia la rehabilitación y la oportunidad para su población encarcelada. Este cambio, que se debe ver a medida que se implemente la Ley del Primer Paso en los próximos meses y años, ha sido esperade desde hace mucho tiempo, y es realmente “duro e inteligente” contra el crimen■

This entry was posted in Homepage Feature, sistema de justicia criminal. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo