Impide Trump endurecer regla de aire limpio en tiempos de coronavirus

Industrias de gas y petróleo contaminan el ambiente y la salud pública. Foto: Natural News.

Industrias de gas y petróleo contaminan el ambiente y la salud pública. Foto: Natural News.

De la redacción

Como se sabe, el aire sucio está fuertemente relacionado con las altas tasas de mortalidad, y viene a ser un campo de cultivo propicio para el contagio y la propagación del Covid-19, una enfermedad que ataca principalmente los pulmones y las vías respiratorias.

La administración Trump se negó hoy martes a endurecer una regulación sobre las emisiones de hollín industrial que se revisaron antes de la pandemia de coronavirus, misma que actualmente está viviendo el país, con 23 mil muertes hasta hoy, dos mil en un solo día, y unos 581 mil casos confirmados que dieron positivo al Covid-19.

La decisión de Trump se llevó las palmas y los elogios de las corporaciones petroleras del país, opuestas permanentemente a todo tipo de regulación estricta, y sobre todo aquellas que se refieren a las emisiones de hollín fino que escapa de las chimeneas, porque como es de suponer “daña su viabilidad económica, incluso antes de que la crisis de salud global afectara a la economía mundial”, dice hoy The New York Times.

El jefe de la Agencia de Protección Ambiental (E.P.A.), Andrew R. Wheeler señalaría que su agencia, “no impondría controles más estrictos sobre las diminutas partículas industriales que dañan los pulmones, conocidas como PM 2.5”; es decir, la acción reguladora que ha estado en proceso de revisión durante meses. “La evidencia científica”, dijo, es “insuficiente para merecer apretar el estándar de emisiones actual… En base a la recomendación de nuestros propios asesores científicos independientes, estamos proponiendo mantener los estándares de PM existentes, que garantizarán la protección continua de la salud pública y el medio ambiente”.

Con todo, se trata de “un error colosal” de la administración federal, dijo a la fuente Richard Lazarus, profesor de derecho ambiental en Harvard. “Existe un gran estudio que acaba de salir y que vincula este contaminante -PM 2.5- con el Covid-19″.

Lazarus se refiere al primer estudio científico de este tipo a nivel nacional publicado por Harvard, que “vincula de exposición a largo plazo de dichas partículas PM 2.5 con las tasas de mortalidad de Covid-19”. El estudio encontró que “una persona que vive durante décadas en un condado con altos niveles de partículas finas tiene un 15 por ciento más de probabilidades de morir por el coronavirus que alguien en una región con una unidad menor de contaminación por partículas finas”.

Por su parte, expertos en salud pública dicen que “la medida desafió la investigación científica, incluido el trabajo de los propios expertos en salud pública de la EPA”. Esto, según el Times, indica que “la contaminación por PM 2.5 contribuye a decenas de miles de muertes prematuras anualmente”, e incluso un ligero endurecimiento de los controles sobre el hollín fino “podría salvar miles de vidas estadunidenses”.

Tras la publicación del informe de Harvard numerosas industrias, incluidas las compañías de petróleo y carbón, fabricantes de automóviles y productos químicos instaron a la administración Trump a ignorar los hallazgos y no endurecer la regla.

“En un comentario público presentado en noviembre de 2019 por 13 grupos de la industria, incluidos el Instituto Americano del Petróleo, la Cámara de Comercio de los EE. UU., la Asociación Nacional de Minería y la Alianza de Fabricantes de Automóviles, sus representantes escribieron: ‘persiste una gran incertidumbre sobre la relación entre la exposición a PM 2.5 y efectos adversos en la salud pública’”.

La E.P.A. tomó el lado de las industrias. Y aunque una versión final que redactó la agencia federal del medio ambiente en el informe de los científicos publicado en enero para prever la necesidad de imponer la regla aún no publicada, afirma que “la regla en sí misma contribuye a 45 mil muertes anualmente”; pero el informe también dice que “apretar la regulación sólo reduciría los riesgos para la salud…, no las muertes”.

De acuerdo con un borrador de la regla que fue visto por el Times antes de su publicación, la fuente señala que el Sr. Wheeler ponía en su informe: “poco peso en las estimaciones cuantitativas del riesgo de mortalidad asociado con la contaminación por hollín fino”.

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca no ha cejado en su intento por derogar las medidas de seguridad ambiental impuestas por pasadas administraciones, particularmente la de Obama, para complacer a las industrias y corporaciones más contaminantes de Estados Unidos, y del mundo■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.