Impactos del covid-19 a largo plazo y desigualdades existentes en trabajadores agrícolas de Oregón



Pizcadores de lechuga en campos agrícolas de California. Foto: Cortesía de la Unión de Campesinos, UFW.

Pizcadores de lechuga en campos agrícolas de California. Foto: Cortesía de la Unión de Campesinos, UFW.

El equipo del Estudios Estatal de Trabajadores Agrícolas COVID-19 de Oregón, un consorcio de 11organizaciones y académicos de la Universidad Estatal de Portland y la Universidad de Oregón que prestan servicios a los trabajadores agrícolas anunciaron recién los resultados de una encuesta entre 300 trabajadores agrícolas que viven en todo el estado de Oregón, dice la organización en este comunicado.

De la redacción

Los resultados finales de esta encuesta documentan cuán generalizada y perjudicial sigue siendo la pandemia global de Covid-19 para los trabajadores agrícolas y sus familias en Oregon, en Estados Unidos y en el extranjero, dice un despacho de

Este estudio proporciona la primera imagen a nivel estatal del impacto de COVID-19 en el trabajo, la vida familiar y las conexiones transnacionales de los trabajadores agrícolas de Oregon. Se trata de la única encuesta entre estados que recopila datos directamente de los trabajadores agrícolas que trabajan con COVID-19. Los resultados de este estudio ahora están disponibles al público.

Vale saber que el 26 de junio, “la ola de calor sin precedentes en Oregón, cobró la vida del campesino indígena de Guatemala, Chuj Sebastián Francisco Pérez, lo que se suma a la lista de eventos climáticos extremos que colocan a los trabajadores agrícolas considerados ‘esenciales’ en el frente de la crisis climática”.

Y es que la pandemia mundial COVID-19, exacerbada por los incendios forestales sin precedentes de esa zona, el calor excesivo y otros eventos climáticos extremos en Oregón, “demuestra que los trabajadores agrícolas continúan trabajando en condiciones cada vez mayores y peligrosas para poner comida en nuestras mesas”. Estos eventos, dice el comunicado, “destacan la importancia de fortalecer la protección de los trabajadores agrícolas dentro y fuera del lugar de trabajo”.

La organización pro trabajadores agrícolas señala que este momento requiere de apoyo intergubernamental y comunitario para la “recuperación, distribución equitativa de vacunas, información y programas accesibles en los idiomas indígenas que se hablan en el estado”, y no sólo el español, así como una mayor aplicación de las normas de seguridad y los derechos laborales de los trabajadores agrícolas.

Porque como grupo, la población de trabajadores agrícolas de Oregon, la mayoría de ellos latinx o pueblos indígenas de México y Guatemala, “experimentó tasas desproporcionadamente más altas de infecciones por COVID-19 que las personas de otros orígenes étnicos y sectores laborales”.

Muchos, dicen, “enfrentan desafíos económicos, sociales, físicos y de salud mental sin las redes de seguridad y protecciones adecuadas”. Por eso, “los impactos no han sido iguales en todos los géneros, la indigeneidad y el idioma”. Pues a pesar de las barreras, los trabajadores agrícolas continúan conectados con sus países de origen, “Utilizaron redes de ayuda mutua, familiares y comunitarias para sortear la pandemia”. Sin embargo, recuperarse de la pandemia requiere una atención inmediata y deliberada a la seguridad y bienestar de los trabajadores agrícolas en el trabajo y en el hogar.

Recomendaciones:

  1. Los trabajadores agrícolas experimentan un aumento de los niveles de estrés que afectan su bienestar emocional, pero la mayoría carece de acceso a los servicios de salud mental.
  2. También son cuidadores. Los trabajadores agrícolas tienen problemas para acceder a servicios de cuidado infantil asequibles y para apoyar la educación de sus hijos con el cambio a clases remotas.
  3. Los trabajadores agrícolas experimentaron una pérdida significativa de trabajo e ingresos durante la pandemia de COVID-19, lo que generó amplios desafíos económicos con diferencias significativas por género. No tenían conocimiento de los fondos de ayuda organizados por el gobierno federal y el estado de Oregon y los beneficios de licencia por enfermedad pagados. En particular, las mujeres se encuentran perdiendo meses o semanas de trabajo en comparación con los hombres que perdieron semanas o días.
  4. Los trabajadores agrícolas, en general, están experimentando escasez de recursos. Pero aquellos que hablan idiomas indígenas enfrentan brechas adicionales de información y accesibilidad. Los trabajadores agrícolas indígenas de Oregon hablan al menos 26 idiomas diferentes de Guatemala y México (como Triqui, idiomas mixtecos, diferentes idiomas Mam y Kanjobal, entre otros). Muchos no hablan español con fluidez o no saben leer y escribir. Además, descubrimos que los trabajadores agrícolas indígenas perdieron más semanas y meses de trabajo, usaron más fuentes de alimentos suplementarios, usaron más el transporte compartido y trabajaron para contratistas más que los trabajadores agrícolas no indígenas.
  5. Los trabajadores agrícolas toman precauciones en casa y en el trabajo tanto como sea posible. A pesar de sus mejores esfuerzos, no todos los empleadores han tomado medidas consistentes para prevenir COVID-19.
  6. Debido a sus circunstancias de vida y trabajo, y la falta de seguro, los trabajadores agrícolas encuentran barreras para acceder a las pruebas y la atención del COVID-19, la capacidad de ponerse en cuarentena y los beneficios para apoyarlos si se enferman a pesar de haber informado de la exposición al COVID-19.
  7. Los trabajadores agrícolas se preocupan mucho por los miembros de la familia fuera de Estados Unidos, y la pandemia ha resultado en una reducción significativa en las remesas enviadas a las familias que dependen de ellos en México y Guatemala.

Con base en los hallazgos anteriores, el Comité de Política y Acción de Oregon COFS ha respaldado las siguientes catorce recomendaciones.

Recomendaciones de política:

  1. Proporcionar acceso a métodos de apoyo de salud mental culturalmente informado en una variedad de idiomas y administrados a través de clínicas comunitarias confiables y asociaciones de universidades.
  2. Subsidiar o proporcionar acceso gratuito a guarderías o centros de aprendizaje, proporcionar compensación a los trabajadores agrícolas que se vieron obligados a ausentarse del trabajo y / o dependieron de redes informales para las responsabilidades de cuidado / cuidado de niños debido al cierre de las instalaciones de cuidado de niños, transición a la educación virtual y reapertura de la escuela como resultado de COVID-19.
  3. Implementar programas de alfabetización digital con navegadores para ayudar a las familias de los trabajadores agrícolas (estudiantes y padres) a conectarse, mejorar el acceso a la tecnología y equilibrar el tiempo frente a la pantalla ofreciendo programas de aprendizaje, proporcionando teléfonos inteligentes, tabletas y estipendios para compensar los costos del servicio de Internet.
  4. Mantener, reponer y expandir los ingresos estatales y comunitarios y el apoyo de la red de seguridad para los trabajadores agrícolas independientemente del estado de la documentación, como el Programa de Licencia Temporal Pagada, el Fondo de Ayuda para Trabajadores de Oregon; el Fondo de Ayuda para Alquiler de Trabajadores Agrícolas COVID-19, el Fondo de Cuarentena para Trabajadores de Oregon con calificaciones ampliadas y elegibilidad retroactiva, y permitir que los declarantes del Número de Identificación del Contribuyente Individual (ITIN) del Estado de Oregon reclamen el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo.
  5. Reducir las barreras para acceder al apoyo de la red de seguridad mediante la asignación de recursos a organizaciones comunitarias que reflejen las comunidades a las que sirven (incluidas las organizaciones lideradas por indígenas) que tienen un historial de trabajo con la población, y equiparlas con intérpretes de idiomas adecuados.
  6. Abordar la pérdida de salarios que afectó a las trabajadoras agrícolas y otras personas ampliando la elegibilidad de las horas extra para los trabajadores agrícolas e investigando la discriminación por motivos de género durante los despidos.
  7. Crear un equipo de respuesta humana coordinado por el estado para aliviar las barreras para el ejercicio de los derechos legales y brindar orientación sobre las solicitudes de ayuda al conectar a los trabajadores agrícolas con los navegantes legales y de recursos que pueden brindar asesoramiento legal sobre los derechos en el lugar de trabajo, los derechos de los inquilinos, preocupaciones sobre la carga pública, los derechos de los inmigrantes, licencias de conducir y solicitudes de recursos en los idiomas que hablan los trabajadores agrícolas.
  8. Exigir a los empleadores que proporcionen una formación adecuada, aun cuando no sea necesaria, en los idiomas que utilizan los trabajadores agrícolas y proporcionar planes específicos a través de traductores e intérpretes experimentados para mejorar la accesibilidad lingüística de la información, las normas y las orientaciones publicadas por las agencias gubernamentales, mediante la financiación de organizadores y navegantes locales que puedan llegar e informar a los trabajadores agrícolas que hablan lenguas indígenas. Esto significa que el idioma que habla el intérprete coincide con el idioma correcto; el intérprete ha recibido capacitación como intérprete y no es un miembro de la familia.
  9. Hacer cumplir las protecciones existentes contra las represalias y en el lugar de trabajo que garanticen que los trabajadores agrícolas puedan tomarse un tiempo libre y / o presentar quejas al empleador sin temor a represalias, como apoyar protecciones más estrictas para los denunciantes y abolir las restricciones a la negociación colectiva de trabajadores agrícolas.
  10. Fortalecer las actividades de fiscalización del lugar de trabajo y cumplimiento de la seguridad ocupacional de Oregon / OSHA, incluidas las inspecciones aleatorias.
  11. Para llegar a los trabajadores agrícolas de Oregon en la administración de la vacuna, los recursos y la información deben fluir a las clínicas de salud de los trabajadores agrícolas y las organizaciones que los sirven para facilitar la comunicación sobre las vacunas COVID-19 y las pruebas disponibles en los idiomas indígenas. Las clínicas de trabajadores agrícolas y las organizaciones que les prestan servicios necesitan recursos estatales adicionales para la interpretación y la creación de materiales en idiomas indígenas.
  12. Ampliar el inventario de oportunidades de vivienda que pueden servir a las familias de trabajadores agrícolas que enfrentan inseguridad en la vivienda y / o que necesitan un refugio temporal en cuarentena con un distanciamiento social adecuado o refugio para recuperarse de la pérdida de vivienda por incendios.
  13. Apoyar a los trabajadores agrícolas que envían remesas a sus familias y comunidades reduciendo las tarifas de transferencia de dinero y formando fondos de contrapartida para sus comunidades en el país de origen.
  14. Establecer un centro para la investigación de los trabajadores agrícolas enraizado en la investigación basada en la comunidad, que pueda continuar el esfuerzo de este estudio.
Las recomendaciones son propuestas por miembros del Comité de Política y Acción de OR COFS: CASA of Oregon, UNETE, Oregon Human Development Corporation, Centro Cultural del Condado de Washington, Columbia Riverkeepers, Euvalcree, Farmworker Housing Development Corporation, Unidos Yamhill County, Bienestar y PCUN.

La Encuesta de trabajadores agrícolas COVID-19 de Oregon es parte de un esfuerzo de tres estados (Oregon, California y Washington) coordinado por el Instituto de Estudios Rurales de California con la participación de un amplio grupo de organizaciones de trabajadores agrícolas, investigadores y defensores de políticas. El estudio ha sido apoyado generosamente en Oregón por la Fundación Comunitaria de Oregón, CASA de Oregón y la Universidad de Oregón.

Lea el Reporte Final

Una lista completa de socios y patrocinadores del proyecto está disponible en www.covid19farmworkerstudy.org.

Contacto: Jennifer Martinez
971-600-0360; mar36@pdx.edu

Instructor, Departamento de Ciencias Políticas

Escuela de Gobierno Mark O. Hatfield

Director de Proyecto:

Oregon COVID-19 Farmworker Study
Visite: Cal Ag Roots Story
Cel: 619-581-5776

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes, Justicia Racial, Trabajo. Bookmark the permalink.