Falsos encuestadores republicanos tocan puertas para propagar el fraude electoral

Como una más de las tácticas de supresión del voto de los republicanos, votantes a los que no dejaron ingresar al centro de Convenciones de Louisville, Kentucky en 2020 porque los funcionarios de casilla se apresuraron a cerrar las puertas de ese centro de votación a las 6:30 pm, siendo ¡la única casilla en esa ciudad!, mientras centenares de personas intentaban estacionar sus autos en el estacionamiento y calles aledañas para emitir su voto, que se se quedaron sin hacerlo. Foto: Twitter / @jacobhryan.

Como una más de las tácticas de supresión del voto de los republicanos, votantes a los que no dejaron ingresar al centro de Convenciones de Louisville, Kentucky en 2020 porque los funcionarios de casilla se apresuraron a cerrar las puertas de ese centro de votación a las 6:30 pm, siendo ¡la única casilla en esa ciudad!, mientras centenares de personas intentaban estacionar sus autos en el estacionamiento y calles aledañas para emitir su voto, que se se quedaron sin hacerlo. Foto: Twitter / @jacobhryan.

Marco Vinicio González

A seis semanas de las elecciones de medio término y como parte del arsenal de técnicas de supresión del voto los republicanos han lanzado grupos de falsos encuestadores que están tocando puertas de las familias estadunidenses en el estado de Washington, disfrazados de funcionarios del Departamento de Estado estatal, para promover la teoría conspirativa del fraude electoral.

Glen Morgan, un activista de derecha en dicho estado dijo que el año pasado fundó la organización, Washington Voter Research Project, con la mira de limpiar el padrón electoral de Washington: “Tenemos alrededor de 350 voluntarios en el estado”. Hasta este fin de semana el grupo había llamado las puertas de más de 20 mil puertas desde 2021.

Los votantes en el estado de Washington han presentado quejas después de que las personas llegaron a sus puertas en busca de fraude electoral con falsas placas metálicas que los “acreditan” como funcionarios del estado de Washington y papel membretado con sellos y logotipos que parecen oficiales. Además, los falsos encuestadores llevan información sobre los miembros de las familias que visitan, conociendo ya sus preferencias electorales.

Al presentarse en las casas de las familias los falsos encuestadores alegan ser algo parecido a la Junta de Integridad de Votantes, diciendo: “Estamos investigando… a los votantes para asegurarnos de que no haya una votación fraudulenta”, creando indignación y dudas sobre la propia integridad o acerca de la forma como votan, según MSNBC.

Algunas de las víctima de estos falsos encuestadores republicanos, dijeron haber llamado  a los verdaderos funcionarios electorales locales, para preguntar si habían enviado personal a su puerta. Y la respuesta fue contundente: “No. Definitivamente no era nadie de nuestra oficina”. Y agregaron que esa dependencia “jamás envía personal para preguntar ese tipo de preguntas, ni ninguna otra clase de preguntas, y mucho menos por quién van votar los miembros de una familia”.

Se trata, dice la fuente, de un esfuerzo masivo de tocar puertas organizado por dicho grupo derechista que dice haber encontrado “anomalías” en padrón electoral del estado, a dos años de las elecciones de 2020, y a pesar de múltiples auditorías electorales, condado por condado, realizadas por verdaderos funcionarios estatales y federales.

El secretario de Estado de Washington, Steve Hobbs expresó a NBC su preocupación de que los esfuerzos de sondeo en busca de fraude electoral podrían difundir información errónea y socavar la integridad de las elecciones en Estados Unidos, con falsas teorías conspirativas en las que sin embargo según encuestas casi 4 de cada 10 estadunidenses cree.

The Washington Voter Research Project es uno de varios grupos de sondeo conservadores que surgieron en todo el país tras la derrota en la reelección del entonces presidente Donald Trump y las mentiras sobre el fraude electoral generalizado■

This entry was posted in Elecciones, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.