Estados del río Colorado propondrán nuevas directrices para gestión de agua en la sequía

Río Colorado. Foto: De la página web de HECHO.

Río Colorado. Foto: De la página web de HECHO.

Marco Vinicio González

El río Colorado está reduciendo peligrosamente sus niveles de agua, debido principalmente a una histórica sequía derivada del cambio climático. En marzo, los 7 estados de la cuenca en Estados Unidos deberán presentar un nuevo plan conjunto de largo plazo, para administrar el uso del agua; porque las directrices establecidas en 2007, que determinan cómo gestionar el agua del río en tiempos de escasez, expirarán a fines de 2026.

El agua del Colorado abastece a 40 millones de personas, riega 5.5 millones de acres de tierras agrícolas que producen alimentos para el resto del país, y genera energía eléctrica para apuntalar la economía de la industria de entretenimiento en Colorado, y en el Oeste estadunidense.

La Oficina de Recuperación, que opera los dos principales embalses del río Colorado, el Lago Powell y el Lago Mead, advierte que las normas que han prevalecido por los últimos 20 años para gestionar el agua del río en tiempos de escasez expirarán a finales de 2026.

Y pide a los estados que presenten posibles directrices de reemplazo a principios o mediados de marzo. Los negociadores de los estados buscan por su parte evitar cualquier interrupción de la rotación de personal de esa oficina, que pudiera resultar de las elecciones de noviembre.

Los siete estados deben presentar un plan que aborde el tema de cómo el cambio climático está reduciendo los flujos de agua del río. Y sin embargo siguen en desacuerdo para gestionar el río y sus dos embalses, con niveles de agua históricamente bajos.

Los estados de la Cuenca Superior, incluido Colorado, dicen preferir presentar por su cuenta su propio plan al gobierno federal. Los de la Cuenca Inferior, acuerdan abordar la pérdida del agua que se evapora del río y que se pierde a medida que viaja en canales y tuberías.

Las reglas posteriores a 2026 reducirán para esos siete estados el uso de 1.5 millones de acres-pie al año, en tanto que los estados de la Cuenca Inferior todavía están negociando cómo reducir exactamente esa pérdida.

En una declaración conjunta a The Denver Post los estados de la Cuenca Superior de Colorado, Nuevo México, Wyoming y Utah dijeron que respecto a la complejidad de los desafíos y el corto período de tiempo para una presentación inicial del nuevo plan conjunto de larga duración, “es posible que no se logre una alternativa de consenso de siete estados en el próximo mes”.

Los estados de la Cuenca Inferior se encuentran aguas abajo del lago Powell y el lago Mead y dependen de las liberaciones de los dos embalses masivos. Los estados de la Cuenca Superior están aguas arriba de los embalses y dependen principalmente de la escorrentía de primavera.

“Si bien los siete estados continúan reuniéndose, no está claro si los siete negociadores llegarán a un consenso para ese momento”, dijeron al Post.

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.