EE UU pausa el uso de la Johnson & Johnson, hace más investigación

De la redacción

El mundo entero en realidad ha puesto una pausa en el uso de la vacuna Johnson & Johnson debido a severos efectos secundarios -o coágulos sanguíneos- que han sufrido meda docena de personas, de un universo de más de 7 millones de aplicaciones de la vacuna. Las autoridades de Salud de Estados Unidos y la propia farmacéutica han preferido detener su campaña de vacunación con este producto hasta tener bien clara la relación entre los coágulos de sangre y las referidas vacunas. O sea, hasta tener más datos.

La vacuna Johnson & Johnson sigue prometiendo un buen porcentaje de efectividad con la ventaja de tratarse de una vacuna de una sola dosis, que puede ser guardada en temperaturas de un refrigerador regular, lo que además facilita su transportación y preservación en áreas por ejemplo rurales.

Pero la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson (J&J) permanecerá en el limbo por un tiempo más. Después de que los asesores de salud del gobierno de Estados Unidos declararan el miércoles que necesitan más evidencia para decidir si un puñado de coágulos de sangre inusuales estaba relacionado con la inyección y, de ser así, qué tan grande es el riesgo realmente. Vale saber que hay muchas razones que originan los coágulos, las pastillas anticonceptivas son unas de ellas, pero hay muchas otras causas.

Los informes sobre la aparición de este peligroso efecto secundario son extremadamente raros: seis casos en más de 7 millones de inoculaciones en Estados Unidos. “Pero el gobierno recomendó una pausa en las vacunas J&J esta semana, no mucho después de que los reguladores europeos declararan que tales coágulos son un riesgo raro pero posible con la vacuna AstraZeneca, una inyección hecha de manera similar pero que aún no está aprobada para su uso en los EE. UU”, dice Prensa Asociada (AP).

Trascendió que en una reunión de emergencia los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lidiaron con el hecho de que “Estados Unidos tiene suficientes vacunas alternativas para vacunar a su población, pero es posible que otros países que esperan ansiosamente la vacuna única no lo tengan, por lo menos en lo inmediato”, dijo la Dra. Grace Lee, asesora de los CDC.

La Dra. Grace Lee, de la Universidad de Stanford y quien se encontraba entre los que buscaban posponer la votación sobre la vacuna, declaró en la reunión: “Sigo sintiendo que estamos en una carrera contra el tiempo y las variantes del SARS-CoV-2, pero 3 han recibido la mayor atención: las cepas de Gran Bretaña (B117), Sudáfrica (B1351), y la de Brasil (P1)… Estas tienen mutaciones diferentes y no están relacionadas entre sí, pero necesitamos avanzar de la manera más segura posible”, dijo.

Por su parte, la Dra. Beth Bell, de la Universidad de Washington y asesora colegiada coincidió con sus colegas en que las autoridades han estudiado los coágulos sólo durante unos días y tienen poca información para juzgar la vacuna. “No quiero enviar el mensaje de que hay algo fundamentalmente mal con esta vacuna… Es un evento muy raro. Nada en la vida está libre de riesgos. Pero quiero poder comprender y defender la decisión que tomé en función de una cantidad razonable de datos”, aseguró.

Dichos datos no son coágulos de sangre comunes y corrientes, dijo. “Ocurrieron en lugares inusuales, en venas que drenan sangre del cerebro y en personas con niveles anormalmente bajos de plaquetas formadoras de coágulos”.

En tanto, el Departamento de Salud Pública de California (CDPH) emitió el martes una declaración de la Dra. Erica Pan, epidemióloga estatal, con respecto a la vacuna Johnson & Johnson: “Hoy, los CDC y la FDA han recomendado una pausa temporal en el uso de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson por precaución. De más de 6.8 millones de dosis administradas a nivel nacional, se han notificado seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo raro y grave con síntomas que se presentan de 6 a 13 días después de la vacunación”.

California está siguiendo la recomendación de la FDA y los CDC y ha ordenado a los proveedores de atención médica que dejen de usar la vacuna J&J hasta recibir más instrucciones de los expertos en salud y seguridad.

Además, el estado convocará al Grupo de trabajo de revisión de seguridad científica de los estados occidentales para revisar la información proporcionada por el gobierno federal sobre este tema, que ha dicho “no queremos esperar un impacto significativo en nuestras asignaciones de vacunación… En California, menos del 4 por ciento de nuestra asignación de vacunas esta semana es la vacuna Johnson & Johnson”.

El CDC afirma que “los seis casos hicieron sonar la alarma porque ese número es al menos tres veces más de lo que los expertos hubieran esperado ver incluso en los coágulos de drenaje cerebral más típicos”, concluyó el Dr. Tom Shimabukuro■

Proporcionaremos detalles adicionales sobre lo que esto significa para nuestros esfuerzos estatales a medida que estén disponibles. Escuche aquí una llamada a los medios:

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.