DACA tras los argumentos ventilados en la Suprema Corte el 12 de noviembre

En Pensilvania una nutrida movilización de inmigrantes protesta ante el edificio federal contra los planes de la administración Trump para deshacerse de DACA. Foto: Impacto Latino.

En Pensilvania una nutrida movilización de inmigrantes protesta ante el edificio federal contra los planes de la administración Trump para deshacerse de DACA. Foto: Impacto Latino.

De la redacción

Tras el fallo de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos acerca las intenciones de la administración Trump para terminar el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) el 12 de noviembre, ni la angustia ni los temores, así como tampoco la voluntad de los beneficiados del programa para seguir luchando se han disipado.

Poner fin a DACA, un exitoso programa que permite a los dacamentados vivir, estudiar, trabajar y contribuir a este país sin temor a ser deportados. golpearía a unos 660 mi de ellos, que son el número de beneficiados según el Servicio de Ciudadanía y de Inmigración (USCIS); los alejaría de sus trabajos y  los separaría de sus familias. Como dijimos recién, también sería un desastre económico para las ciudades y estados del país.

Qué opinaron agunos jueces de la Suprema Corte el martes

Los 4 jueces liberales del máximo tribunal se inclinaron a favor de los dreamers y expresaron escepticismo acerca de las razones de la administración para terminar el programa, como una decisión tomada de manera “arbitraria” y “caprichosa”.

Theodore B. Olson, el abogado de los dacamentados ante la corte Suprema el marte dijo recién que “La administración no quiere asumir esta decisión”. Pero Noel Francisco, abogado del gobierno argumentó que el procedimiento para terminar DACA fue “legal” y “racional”. Y agregó: “Es suficiente incluso si la administración se equivocaba en su fundamento legal”, que únicamente descansa en la acusación de Trump acerca de que la orden ejecutiva de Obama que en 2012 emitió DACA, “no es legal”.

El juez Brett Kavanaugh, nominado por Trump le preguntó a Olson si “el ejecutivo tiene la autoridad legal para rescindir DACA”, y Olson dijo que en teoría sí. Pero aclaró que “las justificaciones de la administración para hacerlo tienen que tener sentido, particularmente dado lo que estaba en juego. Esa decisión requirió que el gobierno proporcione una explicación precisa, razonada, racional y legalmente sólida. Y no lo hizo”.

El Presidente del tribunal Supremo, John G. Roberts Jr. concedió en su oportunidad una sólida base legal a los argumentos de la administración; pero también dijo que “la Corte Suprema podría fallar de manera humana, minimizando las dificultades que las personas que participan en el programa enfrentarían si fuera terminado”.

El juez Neil M. Gorsuch señaló que no tenía sentido exigir a la administración que presentara razones mejores o más elaboradas. “¿De qué servirían otros cinco años de litigios sobre la idoneidad de esa explicación?”.

La jueza Sonia Sotomayor dijo por su pare que los beneficiarios de DACA estaban justificados al confiar en las declaraciones anteriores de Trump, quien había dicho que los dacamentados “estaban a salvo con él y que encontraría una manera de mantenerlos aquí”.

Y es que en un tuit Trump elogió los objetivos de DACA y dijo que quería preservarlo: “¿Alguien realmente quiere echar a los jóvenes buenos, educados y exitosos que tienen trabajo, algunos sirviendo en el ejército?”. Pero tras el fallo de la Suprema este martes cambió su opinión: “Muchas de las personas con DACA, que ya no son tan jóvenes, están lejos de ser ‘ángeles’. Algunos son criminales muy endurecidos”, tuiteó.

El juez Stephen G. Breyer afirmó que muchas personas y grupos realmente habían confiado en el programa para continuar indefinidamente, a juzgar por los escritos de respaldo presentados en los tres casos ante un tribunal, incluido el Departamento de Seguridad Nacional v. Regentes de la Universidad de California.

“Hay 66 organizaciones de atención médica; tres sindicatos laborales; 210 asociaciones educativas; seis organizaciones militares; tres constructores de viviendas; cinco estados más, involucrados; 108, creo, municipios y ciudades; 129 organizaciones religiosas y 145 empresas”, que apoyan a DACA, dijo.

Sin embargo, señaló que “DACA siempre tuvo la intención de ser una medida provisional que podría rescindirse en cualquier momento, por lo que sólo se otorgó en incrementos de dos años… Por lo tanto, no creo que nadie haya asumido razonablemente que DACA se mantendrá vigente a perpetuidad”.

Elaine C. Duke, entonces secretaria interina de Seguridad Nacional no ofreció razones políticas cuando en septiembre de 2017 emitió en un memorando la terminación de DACA; sólo dijo que el programa era ilegal.

“No estoy a favor de castigar a los niños”, afirmó Trump en su anuncio formal de la terminación. Y agregó: “el programa es ilegal e inconstitucional y no se puede defender con éxito en los tribunales”.

Vale recordar que sólo quienes tienen DACA vigente pueden renovar el programa hasta que haya una decisión definitiva de la Suprema Corte, que se espera sea entre la primavera y el verano de 2020; una decisión que de todas maneras se antoja difícil de ser emitida por tratarse de un año electoral.

Entre tanto, hoy 14 de noviembre el gobernador de Colorado, Jared Polis, un soñador de Colorado, y  expertos en el tema discutirán el futuro del programa DACA tras argumentos orales que escuchó la Corte Suprema el 12 de noviembre■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.