Casos y muertes desproporcionadas por Covid-19 de los latinos en California

Trabajadores agrícolas latinos, los más afectados por Covid-19 en campos de California. Foto: https://salud-america.org.

Trabajadores agrícolas latinos, los más afectados por Covid-19 en campos de California. Foto: https://salud-america.org.

De la redacción

La mayor incidencia de Covid-19 para los trabajadores latinos de California no era ignorada por las autoridades de salud al inicio de la pandemia. Por la mayor inequidad en el acceso a los servicios de salud, la escasa información en su idioma y la prevalencia de enfermedades subyacentes en esta comunidad. No obstante, el gobernador Gavin Newsom intentó actuar con oportunidad.

Expertos en salud pública conocían desde tiempo atrás las disparidades en el terreno de la salud de los latinos, por la prevalencia en ellos de enfermedades subyacentes y crónicas, como la diabetes y otros padecimientos cardiovasculares, propicios para contraer el virus.

Otro factor es el estilo de vida. Por su condición socioeconómica, pues en general la mayoría de los trabajadores latinos, particularmente los del campo viven en viviendas sobrepobladas de miembros de la familia, de distintas edades; incluidos niños pequeños y abuelos o personas de la tercera edad. Por tanto, estaba claro que los latinos serían más vulnerables ante el coronavirus.

No obstante, el gobernador de California, Gavin Newsom no se quedó de brazos cruzados. Desde sus primeras conferencias de prensa los llamó, “héroes anónimos de la economía de California en tiempos peligrosos”.

Los latinos, que son el 39 por ciento de la población en California, permitieron amuchos empleados comenzar a trabajar desde sus casas, que pudieron atender la orden estatal del confinamiento. Pues no pudieron darse el lujo de quedarse en su hogar, ya que son los encargados de cosechar los cultivos, trabajar hombro con hombro en fábricas y en la construcción, preparar los alimentos en los restaurantes, conducir el transporte público, atender en los mostradores de tiendas, farmacias y supermercados, etcétera. Son los llamados trabajadores esenciales, aunque no lo sean a la hora de contar con las mismas protecciones que los demás.

Las autoridades de salud de California habrían podido prever que la temporada agrícola de primavera traería más casos entre los latinos. Sin embargo, nadie vio venir ni predijo el gran salto en los números de infecciones entre las más jóvenes de esta comunidad. Luego de que las pruebas diagnósticas de coronavirus se expandieran a comunidades más diversas, de menores ingresos económicos y no blancas, fue que los jóvenes y no sólo las personas de mayor edad comenzaron a enfermarse y a morir por el coronavirus en cantidades desproporcionadamente altas. La gravedad severa de la situación entre los latinos fue entonces mucho más clara.

El pasado jueves, en una conferencia de prensa Newsom reconoció sin ambages el problema: “La comunidad más afectada en el estado de California es la comunidad Latinx”, dijo. “Estos son los héroes en las líneas del frente, los trabajadores esenciales en los que confiamos al comienzo de esta pandemia para mantenernos nosotros alimentados y atender nuestras necesidades más agudas… No podíamos permitirnos descuidar el 39 por ciento de nuestra población”.

Trabajadores latinos de la construcción, en California. Foto: https://salud-america.org.

Trabajadores latinos de la construcción, en California. Foto: https://salud-america.org.

Newsom ordenó a su oficina enviar correos y actualizar regularmente su sitio web en varios idiomas, incluidos español, punjabi y hmong. Puso anuncios publicitarios y se asoció con la Universidad Estatal de California para formar un grupo de trabajo destinado a las poblaciones de inmigrantes difíciles de alcanzar.

Y es que en ausencia de un sólido contacto con el gobierno, “había mucho estrés, mucho miedo y, en cambio, (los latinos) confiaban en la información errónea de las redes sociales”, reportó el domingo el periódico The Sacramento Bee.

“Newsom ha realizado entrevistas en medios de comunicación en español. La campaña de preparación para emergencias del estado, ‘Listos California’, está conectando poblaciones diversas y vulnerables a los recursos de COVID-19, incluso en áreas donde hay grandes poblaciones de trabajadores agrícolas”. Además, en zonas eminentemente agrícolas también desplegó información en español para los trabajadores del campo.

Al efecto, la oficina del gobernador prevé gastar 1.7 millones de dólares en las próximas dos semanas, en divulgación a través de la televisión y la radio en español, y desde fines de abril el gobierno de California había publicado un sitio web de COVID-19 en español. Además, brindó asistencia de emergencia en casos de desastre a los trabajadores indocumentados afectados por la pandemia.

Ahora Newsom planean invertir alrededor de 75 millones de dólares de las arcas del gobierno para ayudar a unos 150 mil californianos indocumentados. Y afirma que recaudará otros 50 millones de dólares adicionales con esfuerzos filantrópicos.

Por su parte, en el condado de Sacramento la oficina de salud ha venido utilizando muchos de los kits de pruebas de coronavirus y concentrando sus escasos recursos en trabajar para intentar limitar la propagación.

En los primeros 5 días de julio, Estados Unidos reportó la suma de sus tres más grandes casos de contagio, elevando la cifra a 250 mil nuevos casos, reporta hoy The New York Times

Notas y recursos relativos al tema:

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.