Continúa ICE sometiendo por fuerza a prácticas ginecológicas a mujeres bajos su custodia

Mujeres detenidas bajo custodia de ICE. Foto: www.freedomforimmigrants.org.

Mujeres detenidas bajo custodia de ICE. Foto: www.freedomforimmigrants.org.

De la redacción

Con la memoria aún fresca de los salvajes e intrusivos procedimientos ginecológicos con que Inmigración y Control de Aduanas (ICE) sometió a una mujer bajo su custodia, como reportamos oportunamente en estas páginas a mediados de mes con el testimonio de la enfermera Dawn Wooten, quien denunció la práctica de histerectomías masivas a mujeres inmigrantes bajo custodia, otra vez el mismo centro de detención de ICE en Irwin, Georgia es acusado de haber sometido a otra mujer detenida a un procedimiento similar sin su consentimiento.

Como se recordará, la enfermera Dawn Wooten atrajo la atención nacional este mes luego hacer una denuncia alegando que las mujeres inmigrantes detenidas en el centro de detención de ICE en Irwin le dijeron que “se les había extirpado el útero, sin su total comprensión o consentimiento”.

Según el periódico The New York Times, Wendy Dowe “despertó sobresaltada una mañana de enero de 2019, cuando los guardias la sacaron de su pabellón” en el Centro de Detención del Condado de Irwin, en una zona rural de Georgia donde había estado detenida durante cuatro meses. “y le dijeron que la iban a operar ese día”.

Wendy es una mujer inmigrante de 48 años de edad, originaria Jamaica y quien fue detenida por ICE un día tras haber vivido sin autorización legal en este país durante dos décadas.

Estando detenida, una mañana Wendy fue llevada por la fuerza al hospital de dicho centro de detención para ser sometida a una invasiva práctica ginecológica para extraerle quistes y masas en el útero que le provocaban cólicos menstruales, según dijo el médico, un ginecólogo externo que atendía a pacientes bajo custodia de Inmigración. Wendy se sintió entonces horrorizada y dudó del diagnóstico del médico.

Aún aturdida por la intervención quirúrgica ala que iba a ser sometida, Wendy se sintió invadida por una sensación de pavor. El médico insistió, dijo ella a la fuente, pero como estaba detenida —la llevaron al hospital con esposas y grilletes— se sintió presionada para dar su consentimiento. “Sólo después de que fue deportada a Jamaica, y de que su expediente médico fuera revisado por otros doctores en su país, Wendy supo que había estado en lo correcto al plantear dudas acerca el procedimiento antes de ser sometida.

De acuerdo con la fuente el informe de un radiólogo, basado en imágenes de sus órganos internos durante la época en que estuvo en Irwin, describió su útero como “de un tamaño saludable que no estaba hinchado con masas ni quistes agrandados”, como el médico de ICE había escrito en sus notas. “Los quistes que tenían eran pequeños, de los que se producen naturalmente y no requieren intervención quirúrgica”, dijo el radiólogo.

El referido hospital de ICE ha publicado desde entonces “datos que muestran que se han realizado dos histerectomías completas a mujeres detenidas en los últimos tres años”. Pero con esta nueva revelación están surgiendo ahora relatos de primera mano de las detenidas, incluida Wendy Dowe, acerca de que “fueron sometidas a otros procedimientos ginecológicos invasivos que ellas no comprendían del todo y que, en algunos casos, es posible que no fuesen necesarios desde el punto de vista médico”.

Pero según correos electrónicos obtenidos por el Times, al menos un abogado había señalado desde 2018 la existencia de estas prácticas abusivas, que algunos han comparado con prácticas nazis de limpieza étnica. Ese abogado señaló a los principales funcionarios de dicho centro de detención de ICE como los responsables de las revisiones ginecológicas externas.

Por otro lado, tres ginecólogos certificados por la colegiatura que revisaron los expedientes médicos de otras mujeres inmigrantes detenidas por ICE dicen que los instintos de dichas mujeres que dudaron de los diagnósticos médicos en su oportunidad, parecen haber sido correctos.

“Con base en lo que aquí veo”, señaló Deborah Ottenheimer, evaluadora forense e instructora en la Clínica de Derechos Humanos de la Escuela de Medicina Weill Cornell, Mahendra Amin, el médico especializado en ginecología que trabaja en la cercana ciudad de Douglas y quien ha sido descrito por funcionarios de ICE como el ginecólogo principal del referido centro de detención de Irwin, “sugirió de manera inapropiada una dilatación y curetaje… No hay nada en absoluto que justifique ese procedimiento”.

Es claro que hace falta una investigación profunda que detenga dichas histerectomías que se les practica de manera involuntaria e innecesaria a las mujeres inmigrantes detenidas en clara violación de sus derechos civiles y humanos■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Salud. Bookmark the permalink.