Con una votación dividida pasa Senado Plan de Rescate Estadunidense de $ 1.9 billones

Senado de Estados Unidos personal de esa cámara lee en voz alta el contenido del paquete de alivio económico por la pandemia de Covid-19. Foto: José López Zamorano.

Senado de Estados Unidos personal de esa cámara lee en voz alta el contenido del paquete de alivio económico por la pandemia de Covid-19. Foto: José López Zamorano.

De la redacción

Con un Senado dividido (49 a 50) y dejando en el camino algunos componentes que irritaron a unos y aflojaron a otros pasó por fin este sábado el Plan de Rescate Estadunidense del presidente Biden y los demócratas, de 1.9 millones de millones (billones) de dólares. Y rechazó una enmienda del senador republicano, Ted Cruz, para impedir que los cheques de estímulo de mil 400 dólares vayan a inmigrantes indocumentados.

Como era de esperarse todos los senadores republicanos se opusieron en bloque al proyecto de ley de rescate económico de 1.9 billones de dólares. Por el lado de los demócratas el senador de Virginia Occidental, Joe Manchin se opuso hasta el último minuto al componente del aumento al salario mínimo de 15 dólares la hora y canjeó su voto con la condición de que se redujera la ayuda por desempleo, de los 400 dólares semanales originales a sólo 300.

La legislación también asigna 50 mil millones de dólares a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), para reforzar la distribución de vacunas y ayudar a apoyar a las familias con dificultades en todo el país; y enviaría 49 mil millones para pruebas de covid y rastreo.

Habrá un pago directo único de mil 400 dólares para individuos que ganen como tope 75 mil dólares anuales, y para parejas que ganen 150 mil. Con todo, la ayuda al pueblo estadunidense estará vigente hasta 6 de septiembre, en lugar de agosto como estaba planeada.

Además, la ayuda proporcionaría un beneficio de 300 dólares por cada hijo menor de 5 años, y 250 para los que tienen entre 6 a 17 años de edad. También incluye 45 mil millones de dólares en asistencia para alquiler, servicios domésticos e hipotecas; 30 mil millones para agencias de tránsito y miles de millones más para pequeñas empresas, así como subsidios federales para que las personas se queden sin trabajar si pierden el seguro médico que tenían.

El Plan de Rescate Estadunidense regresa ahora a la Cámara de Representantes para una nueva aprobación antes de llegar al escritorio del presidente Biden para que lo promulgue en ley; es la primera iniciativa legislativa importante de la actual presidencia, que lleva apenas un mes y medio de gestión.

Desde un principio los republicanos criticaban esta importante ayuda federal de innecesaria e inasequible, a pesar de que incluye dinero para distribuir vacunas contra la pandemia de coronavirus, que al día de hoy ha cobrado la vida de más de 523 mil estadunidenses y mantiene a unos 29 millones de casos de infección confirmados.
Así mismo, destina 350 mil millones de dólares para los estados, ciudades y poblados, y 130 mil millones para escuelas elementales hasta la preparatoria; y para las pequeñas empresas que luchan para sobrevivir.
Y es que decenas de miles de pequeños y medianos negocios han cerrado sus puertas definitivamente, y más de 11 millones de trabajadores se hallan desempleados. También destina 14 billones de dólares para campañas de vacunación; 12 billones para asistencia alimentaria y fondos para reabrir negocios golpeados por la crisis en todo el país.

Otro componente del paquete de ayuda “reduciría la pobreza infantil a la mitad, a través de una generosa expansión de los créditos fiscales para los estadunidenses con niños, que los demócratas esperan hacer permanentes”, dice el New York Times. O sea, “aumentos en los subsidios para el cuidado infantil, una ampliación de la elegibilidad bajo la Ley de Cuidado de Salud Costeable, ACA, más conocida como Obamacare; y una expansión de los llamados cupones de alimentos así como asistencia para pagos rezagados de alquiler”.

El paquete de ayuda que pasó el Senado es el sexto de una serie de importantes proyectos de ley de gastos que el Congreso ha promulgado desde que pasara 2.2 billones de dólares en marzo pasado, “cuando se vislumbraba el devastador impacto económico y de salud pública de la crisis del coronavirus”, señala la fuente.

De manera que el Senado aprobó el paquete de ayuda a los estadunidenses con 50 votos contra 49 porque un senador republicano estuvo ausente, señala el Times, tras “una agotadora sesión de 27 horas en la que los demócratas rechazaron docenas de esfuerzos republicanos para cambiar el proyecto de ley; y redujeron la ayuda al desempleo para aplacar a los moderados en sus propias filas, ocho de ellos, para ser exactos, que decían estar “preocupados de que un pago federal demasiado generoso evitaría que los estadunidenses volvieran al trabajo, sofocando la recuperación”.

This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.