Con falsa información llama Trump a cerrar la frontera, en el combate al Covid-19

Familias centroamericanas en busca de asilo son detenidas por agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur estadunidense. Foto: mashable.com.

Familias centroamericanas en busca de asilo son detenidas por agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur estadunidense. Foto: mashable.com.

De la redacción

Los CDC supuestamente habrían ordenaron que se permitiera a los agentes fronterizos de Inmigración “devolver inmediatamente a México a cualquier migrante que encuentre cruzando la frontera”. La Casa Blanca afirmó que expertos en salud pública asesoraron esta política fronteriza, “bajo los auspicios de las precauciones acerca del COVID-19”. Pero esta versión fue desmentida por una ivestigación independiente.

La administración federal ordenó el viernes cambios drásticos y repentinos a ciertas políticas de inmigración en la frontera, argumentando falsamente que la agencia para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC, asesoró los cambios ordenando a los agentes fronterizos para devolver inmediatamente a México a todo migrante que se halle cruzando ilegalmente la frontera.

Sin embargo, una investigación del Wall Stret Journal (WSJ) contradice la versión de la Casa Blanca y sostiene que “en realidad fueron funcionarios de Inmigración, no funcionarios de salud pública quienes estaban detrás de la medida”. De hecho, agrega, “la orden se encontró con una profunda resistencia de altos funcionarios del CDC y no fue concebida por expertos en salud pública sino por Stephen Miller, el principal asesor sobre Inmigración de Trump”.

Según el gobierno federal Estados Unidos y México habrían acordado reducir los viajes a través de su frontera compartida de 2 mil millas, pero permitiendo que el comercio y los trabajadores continuaran cruzando, aunque limitando a la mayoría de los demás viajeros, incluidos los migrantes. Esto, en respuesta supuestamente a la pandemia del coronavirus, que varios estados decidieron tomar para detener la transmisión del virus.

Antes de salir volado al hospital Walter Reed, según analistas posiblemente con un severo cuadro infeccioso de coronavirus, Trump anunció el viernes desde la Casa Blanca el cambio de dicha política migratoria. Ésta refleja una misma orden para la frontera canadiense, acordada para dar inicio en ambas fronteras el próximo viernes.

El mandatario estadunidense afirmó que era necesario frenar la propagación del Covid-19 “en América del Norte”, ignorando que México forma parte de América del Norte; y también dijo al WSJ que habría que “reducir la migración global masiva porque si no agotaría gravemente los recursos destinados al cuidado de la salud para nuestra gente”.

El presidente pasó por alto que Estados Unidos tiene dentro de sus fronteras, según The New York Times, 7 millones 442 mil 223 casos de Covid-19, y 210 mil 29 muertes por coronavirus. México, en cambio, tiene 790 mil casos y 81 mil 877 muertes por la misma razón.

Mujeres migrantes en busca de asilo en Estados Unidos, durante su primer contacto con agentes de la patrulla Fronteriza. Foto: www.elsoldecuautla.com.mx.

Mujeres migrantes en busca de asilo en Estados Unidos, durante su primer contacto con agentes de la patrulla Fronteriza. Foto: www.elsoldecuautla.com.mx.

El objetivo que tentativamente busca la administración Trump es “poner fin a los viajes ocasionales a través de la frontera, pero seguir permitiendo los viajes esenciales, incluido el movimiento de bienes o trabajadores médicos”, dijo a la fuente el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

Po su parte, el Departamento de Estado emitió una advertencia de viaje de nivel 4, el más alto a nivel mundial, alentando a los estadunidenses en el extranjero a regresar a Estados Unidos o refugiarse en el lugar donde estén. Otros países de Europa, Asia y América Latina han cerrado también las fronteras terrestres, y reducido los vuelos internacionales.

Funcionarios de la administración federal dijeron además que “al ralentizar los viajes a través de los puertos de entrada, el gobierno comenzará inmediatamente a rechazar a los migrantes que cruzan la frontera ilegalmente, incluidos los que solicitan asilo, sin procesarlos dentro de las estaciones de la patrulla fronteriza o centros de detención de EE. UU”.

En tanto, de acuerdo con el WSJ el canciller mexicano, Marcelo Ebrard habría contradicho a su homólogo en Estados Unidos, Mike Pompeo, quien afirmó en su oportunidad que “México estaba discutiendo si dejar de aceptar vuelos desde Europa”. Ebrard declaró en un comunicado posterior que “México se opone a tal medida y una posible solución es que México establezca restricciones para el embarque de vuelos entrantes”.

Con todo, los agentes de la Patrulla Fronteriza comenzaron el viernes a devolver rápidamente a los adultos mexicanos “después de tomar huellas dactilares y procesar su información en computadoras portátiles en el campo”. Y trascendió que los migrantes arrestados no serán llevados a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, sino que “serán repatriados en el puerto de entrada más cercano” a su detención.

Luego de que México aceptara recibir a 60 mil solicitantes de asilo rechazados, mientras esperan ser llamados por Inmigración, Wolf sugirió que “los migrantes de otras naciones serían trasladados de regreso a sus países de origen”, pero según la fuente, “no dijo cómo sucedería eso en medio de las restricciones de viaje globales”.

Respecto al traumático caso de los niños migrantes no acompañados que crucen la frontera podrán permanecer en Estados Unidos cuando sean detenidos, bajo la custodia de la Oficina federal para el reasentamiento de refugiados, dijo un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Pero la agencia se negó a responder preguntas del WSJ sobre cómo se manejaría a los solicitantes de asilo, y sugirió que “buscaría mantener a los migrantes bajo la custodia de CBP durante el menor tiempo posible”■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.