Biden destina vacunas contra el Covid para migrantes bajo custodia de ICE en la frontera

Centro de detención de ICE en Tacoma WA. Foto: KUOW.

Centro de detención de ICE en Tacoma WA. Foto: KUOW.

En un momento en las grandes ciudades en Estados Unidos están volviendo a imponer el uso de cubre bocas en interiores, y a observar las recomendaciones más elementales del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, por el rebrote del Covid-19 con la variante Delta, la administración Biden se prepara para comenzar a ofrecer la vacuna contra el coronavirus a los migrantes bajo custodia de Estados Unidos a lo largo de la frontera con México.

De la Redacción

Los puntos de entrada a Estados Unidos, donde se dan los cruces “ilegales” de migrantes que se entregan pacíficamente a las autoridades fronterizas en busca de asilo, se encuentran en sus niveles más altos en mucho tiempo, dice el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

De acuerdo con el DHS y sus socios del gobierno federal, se apoya plenamente el acceso equitativo a las vacunas contra el Covid-19 y a los sitios de distribución de vacunas para inmigrantes indocumentados, porque “es un imperativo moral y de salud pública garantizar que todas las personas que residen en Estados Unidos tengan acceso a la vacuna. El DHS alienta a todas las personas, independientemente de su estado migratorio, a recibir la vacuna del Covid-19 una vez que sean elegibles según las pautas de distribución local”.

Pero hasta ahora sólo un número limitado de migrantes detenidos Inmigración ha recibido la vacuna, sobre todo aquellos que se hallan bajo custodia de ICE por períodos más prolongados. Según informes filtrados a la prensa el nuevo plan del DHS es por tanto vacunar a los migrantes poco después de que crucen a Estados Unidos mientras esperan ser procesados por ICE. La vacuna se proporcionará a quienes enfrentan la deportación, así como a los migrantes que probablemente sean liberados a Estados Unidos en espera de una audiencia judicial.

En tanto, a los migrantes que son regresados rápidamente a México, sobre todo ahora que como dijimos oportunamente en este espacio informativo el propio presidente Biden declaró que no levantará la ley de salud pública conocida como Título 42, no se les ofrecería ni una sola dosis a dichos inmigrantes rechazados.

Para vacunar a los inmigrantes detenidos de manera transitoria pero por largo tiempo bajo la custodia de Inmigración, la administración Biden planea usar la vacuna Johnson & Johnson por su régimen de dosis única.

En un comunicado del DHS, citado por The Washington Post, la portavoz Meira Bernstein dijo que el Departamento “continuará monitoreando y reevaluando” sus protocolos pandémicos, pero insistió en que no se han tomado decisiones todavía. “En este momento, nuestros protocolos no han cambiado”, dijo. Pero los funcionarios familiarizados con el plan dicen que la campaña de vacunación fronteriza podría ayudar a mitigar la propagación agresiva de la variante delta en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

En Texas por ejemplo, donde el recuento diario de casos superó los 10 mil la semana pasada por primera vez desde febrero, el gobernador republicano, Greg Abbott y otros opositores a Biden han culpado a las políticas fronterizas del presidente de propagar el virus. Pero los gobiernos republicanos han enfrentado barreras judiciales, y hasta podría decirse que de sentido común.

De esta suerte, ayer martes un tribunal federal bloqueó el intento de Abbott de restringir a las empresas de autobuses y otras empresas de transporte el transporte de migrantes. Y es que como dijimos también en estas páginas ayer, “El mismo gobernador –Abbott- acaba de emitir una Orden Ejecutiva a los policías texanos para detener vehículos con migrantes, o que parezcan migrantes (¡!), apelando al conveniente pretexto de ser “un riesgo para la propagación del Covid-19″, cuando él mismo acaba de prohibir el uso de cubre bocas y de otras medidas sanitarias en Texas”.

Hemos documentado aquí, desde que comenzó la pandemia, decenas de casos de inmigrantes bajo custodia de ICE que han contraído el coronavirus. Y hasta el 1 de agosto, se sabía que alrededor de mil inmigrantes estaban infectados activamente, entre los más de 22 mil 500 casos confirmados desde que comenzó la pandemia. Y que aproximadamente 9 habían muerto.

Jueces federales de Nueva York y California han expresado su frustración en los últimos meses por la lentitud del proceso de vacunación de ICE, dice el Post.

Patrick Walsh, el juez retirado que fue designado como maestro especial en una demanda federal sobre el cuidado de inmigrantes detenidos, dijo en un informe que “los centros de detención de inmigrantes estaban en medio de un aumento sin precedentes de nuevos casos… La vacunación de los miembros de esta subclase reduciría significativamente el riesgo de que se enfermen y / o mueran”, incluidos 2 mil 350 nuevas infecciones registradas en las tres primeras semanas de mayo, según la fuente.

Walsh agregó que la agencia estaba reteniendo a demasiados migrantes con problemas de salud subyacentes. Dijo que “alrededor del 46 por ciento de los detenidos de ICE, a quienes se les ofreció la vacuna la rechazaron durante el último mes”. E instó a ICE a que “entregue una carta a cada detenido inmigrante vulnerable, en su idioma, explicando los beneficios de la vacuna e instándolos a que se vacunen”■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Inmigración, Salud. Bookmark the permalink.