Al congelarse plan de salud de pagador único, sigue debate en California

Foto de Grupo: Cortesía de California Nurses Association

Foto de Grupo: Cortesía de California Nurses Association

Ante los intentos republicanos en Washington por acabar con el actual sistema nacional de salud, en California vuelve a encenderse el debate sobre un plan de salud universal tipo pagador único, que haría a California el primer estado en establecer este modelo. El plan pasó sin problemas el Senado estatal pero fue congelado en la asamblea, con promesas de ser retomado en la próxima sesión legislativa. La acción fue aceptada por algunos de sus promotores, pero suscitó la indignación de otros líderes. Con los detalles, desde Los Ángeles, Rubén Tapia.



Ambiente de asamblea…

Ciento cincuenta residentes del distrito de Anthony Rendón, presidente de la Asamblea de California, le exigen que ponga a votación la propuesta de salud de pago único conocida como SB 562.

“Deja votar la propuesta en la Asamblea, es todo lo que demandamos”

Michael Ligthy, Director de Políticas Publicas de CNA, explica la propuesta de pagador único en reunión de Distrito con asambleísta Rendón. Foto: Rubén Tapia.

Michael Ligthy, Director de Políticas Publicas de CNA, explica la propuesta de pagador único en reunión del distrito del asambleísta Rendón. Foto: Rubén Tapia.

Michael Ligthy es director de políticas púbicas del sindicato de enfermeras, y afirma que de aprobarse –la medida- sumaría los beneficios de Obamacare, Medicare, Medical y Chip; e incluiría a todos los residentes del estado. Se acabarían los copagos, las primas y ajustes anuales, y tendrán una gran variedad de beneficios:

“Servicios reproductivos para la mujer, visitas al doctor, servicios dentales, oculares, medicamentos con receta, atención medica extendida y muchos otros”

Además California ahorraría 37 mil millones de dólares según un estudio de la Universidad de Massachusetts, ordenado por dicho sindicato. Ligthy explica que desde 2011 la industria médica ha logrado ganancias de 27 mil millones de dólares.

“Ya no vamos a pagarles más esas ganancias, no vamos a pagarles a todos los administradores, a los proveedores en su mayoría les vamos a pagar tarifas de medicare y vamos a negociar mejore precios para los medicamentos con receta”

El sistema de pago único costaría 331 mil millones de dólares que se pagarán con un impuesto del 2.3 por ciento a las ventas y ganancias empresariales. Excepto los negocios que ganen menos de 2 millones de dólares anuales.

“Yo vote por ese señor. No soy demócrata pero estuve leyendo sobre él y me gustó”, dice Ruth Ereza.

Ruth Eluvina Ereza Bonilla, comparte su experiencia con  la audiencia. Foto: Rubén Tapia.

Ruth Eluvina Ereza Bonilla, comparte su experiencia con la audiencia. Foto: Rubén Tapia.

De 42 años de edad es una asistente de vuelo que desde los 18 años padece esclerosis múltiple, una enfermedad que afecta el sistema nervioso y la médula espinal. Tiene seguro médico por su trabajo y sus familiares se beneficiaron con Obamacare. Salió de la reunión decidida a llamarle al asambleísta Rendón.

“Le voy hablar ahora cuando llegue a mi casa…le voy a decir que por favor siga con esto”

Michelle Coty Cabrera interviene:

“Esta propuesta, la que mandaron a la Asamblea no estaba lista; no la habían trabajado lo suficiente en el Senado”

Cabrera es la directora de políticas de salud del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU). Apoya al demócrata Rendón:

“Por eso se las estaban regresando –la medida- y diciendo: Has un poquito más trabajo”

Michelle Doty Cabrera, directora de Políticas de Salud del SEIU: Foto Digital Democracy

Michelle Doty Cabrera, directora de Políticas de Salud del SEIU: Foto Digital Democracy

Cabrera considera que fue necesaria porque en California, que recibe el 60% de los fondos para la salud del gobierno federal, hay mucha incertidumbre sobre qué tan profundos serán los recortes si el presidente Trump y los republicanos logran su reforma fiscal y de salud. Asegura que esta dilación no cambia su apoyo a la cobertura de salud universal.

“Si estamos presentes para ayudar a trabajar la propuesta. No nomás para el año que entra. Pero yo creo que un cambio de este tipo se tendrá que desarrollar a través de muchos años”

Mientras tanto Ruth Ereza, pendiente del debate, vive con incertidumbre junto a su hermana de 27 años que estudia y trabaja medio tiempo y la cubre Obamacare.

“Es un beneficio que ella tiene pero se lo pueden quitar en un dos por tres y a mí me puede pasar lo mismo, si me enfermo, ¡pum!, caigo otra vez y me quedo sin aseguranza”, deploró Ereza.■

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino desde Los Ángeles, Rubén Tapia.

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.