Acuerdo entre la Casa Blanca y el Senado sobre la infraestructura sin convencer a todos

El presidente Biden desde la Casa Blanca anuncia el acuerdo bipartidista alcanzado con la senadora demócrata, Kyrsten Sinama y su correligionario Joe Manchin a bordo. Foto: https://www.the-sun.com.

El presidente Biden desde la Casa Blanca anuncia el acuerdo bipartidista alcanzado con la senadora demócrata, Kyrsten Sinama y su correligionario Joe Manchin a bordo. Foto: https://www.the-sun.com.

Aunque es un paso importante pero aún falta mucho camino por recorrer, la Casa Blanca y el Senado llegaron a una cuerdo tentativo este miércoles sobre el paquete de infraestructura, de un 1 billón, o un millón de millones de dólares, en una votación de 67 a 32 con 17 republicanos a bordo del proyecto de ley.

De la redacción

Tras intensas negociaciones bipartidistas en las que un grupo de republicanos se unió a su contraparte demócrata para allanar el camino de la referida pieza legislativa, que crucial para la agenda del presidente Biden.

El acuerdo se produjo luego de que los legisladores centristas de ambos partidos y la Casa Blanca alcanzaron un compromiso que “proporcionaría alrededor de 550 mil millones de dólares en nuevos fondos federales para carreteras, puentes, vías férreas, proyectos de tránsito, sistemas de agua y otros programas de infraestructura física”, dice The New York Times..

Aunque parezca difícil de creer, entre los que apoyaron el proyecto estaba Mitch McConnell, el senador republicano de Kentucky y el líder de la minoría en el Senado. Esto hace pensar que al menos por ahora los senadores de ambos partidos están dispuestos a trabajar en equipo.

Pero no todo es ‘miel sobre hojuelas’, pues los demócratas centristas que alcanzaron dicho acuerdo todavía tienen que confrontar al ala progresista de su propio partido, que se espera rechazará el proyecto preliminar de infraestructura, así como el resto de los republicanos todavía por convencer para asegurar que en la siguiente votación en el comité de presupuesto, que es la penúltima instancia antes de la votación final en el pleno.

Otros obstáculos incluyen la conversión del acuerdo en “un texto legislativo formal” y la aprobación de los votos finales también en la Cámara de Representantes, en momentos de clara polarización partidista de los cuerpos legislativos.

“Pero la votación fue una victoria para un presidente que durante mucho tiempo ha prometido romper el estancamiento partidista que se apodera del Congreso y lograr grandes cosas con el apoyo de miembros de ambos partidos políticos”, asegura la fuente. Si se promulga dicho acuerdo, la medida sería “la mayor inyección de dinero federal al sistema de obras públicas en más de una década”.

Y es que el paquete para la infraestructura es mucho más pequeño que el plan consensuado previamente, de 2 billones 300 mil millones de dólares que el presidente Biden había propuesto originalmente, y que proporcionaría alrededor de 550 mil millones en dinero federal nuevo para transporte público, carreteras, puentes, agua y otros proyectos físicos durante los próximos cinco años.

Va aquí un vistazo sobre algunos de los aspectos más importantes del acuerdo bipartista, previo al paquete final:

Financiamiento para carreteras y puentes

  • El paquete proporciona 110 mil millones de dólares en nuevos fondos para carreteras, puentes y otros proyectos importantes.
  • Los fondos se utilizarían para reparar y reconstruir con un “enfoque en la mitigación del cambio climático”.
  • Ese financiamiento sólo comenzaría a socavar algunas de las necesidades urgentes de infraestructura.

Inversiones en transporte público

  • Los autobuses públicos, el metro y los trenes recibirían 39 mil millones de dólares en nuevos fondos, que se utilizarían para reparar la infraestructura obsoleta y modernizar y expandir el servicio de tránsito en todo el país.
  • Si bien la cantidad de nuevos fondos para el transporte público se redujo a partir de una propuesta de junio, que incluía 49 mil millones, la administración Biden dijo que sería la mayor inversión federal en transporte público en la historia.

Grandes inversiones en líneas ferroviarias y de mercancías

  • Se inyectarían 66 mil millones de dólares en ferrocarriles para abordar el retraso en el mantenimiento de Amtrak, junto con la mejora del corredor noreste de alto tráfico de Washington a Boston.
  • También ampliaría el servicio ferroviario fuera del noreste y el Atlántico medio.
    Otras disposiciones del acuerdo bipartidista incluyen 55 mil millones de dólares para financiar iniciativas de agua potable limpia, y
  • 7 mil 500 millones de dólares para construir la red nacional de estaciones de carga de vehículos eléctricos.
  • El nuevo plan agrega fondos para la remediación de la contaminación, mientras que se mantuvieron sin cambios el financiamiento para los aeropuertos, la infraestructura hídrica del occidente del país y la resiliencia climática.
  • Esto implica “mejorar la infraestructura de la nación para resistir mejor los efectos del cambio climático, como la intensificación de incendios forestales, huracanes e inundaciones”, dice la fuente, entre otras de las calamidades del cambio climático.

Los defensores del plan bipartidista dicen que el proyecto se enfoca en la “infraestructura central”, mientras que los críticos señalan que “omite los componentes principales que abordarían el cambio climático, la atención médica y la inequidad racial”.

Por el momento, el acuerdo tampoco menciona la reforma migratoria ni total ni parcial, como se esperaba para aliviar a Dreamers, titulares del TPS, trabajadores esenciales y agrícolas■

This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.