Exigen cierre de centro de detención similar a centros de concentración para japoneses

En la protesta por el cierre del Centro de Detención del Noroeste en Tacoma, Washington, y por el fin de las deportaciones. Foto: La Resistencia /Suru for Solidarity.

En la protesta por el cierre del Centro de Detención del Noroeste en Tacoma, Washington, y por el fin de las deportaciones. Foto: La Resistencia /Suru for Solidarity.

Marco Vinicio González

Una protesta en Seattle, Washington, encabezada por la comunidad japonesa americana, Tsuru for Solidarity, cuyos antepasados fueron hacinados en un campo de concentración en la Segunda Guerra Mundial, se unieron a La Resistencia, el grupo defensor de los inmigrantes presos en el Centro de Detención del Noroeste (NWDC), para iniciar a la semana de acción por el cierre del NWDC en Tacoma.

En el arranque de esta acción, 10 personas japonesas americanas decidieron arriesgar ser arrestadas al bloquear las puertas principales de entrada al edificio federal en Seattle el viernes. Exigieron que las senadoras federales demócratas, Patty Murray y María Cantwell respondan a las peticiones de cierre del NWDC, declaró a Noticiero Latino esta mañana Maru Mora Villalpando, al frente de La Resistencia.

El referido edificio federal, bloqueado durante una hora y media sin arrestos de activistas, alberga las oficinas de ambas senadoras, que tienen jurisdicción directa en lo que se refiere al NWDC. “Pero hasta hoy día no ha habido respuesta por parte de ellas, a las peticiones que hicimos los grupos que luchamos en contra de las detenciones de inmigrantes”, señaló Villalpando.

Durante las actividades iniciales de la semana de acción, el domingo 18 se conmemoró “el día del recuerdo” en la feria de Puyallup, “donde más de cien personas se reunieron para recordar el acto racista del gobierno de Estados Unidos contra la comunidad japonesa americana en 1942, cuando se expidió una orden ejecutiva mandando que todas las personas y familias de origen japonés fueran recluidas en campos de concentración, un echo racista y xenófobo de detención en base a la nacionalidad”, deploró la activista de La Resistencia.

La activista Maru Mora Villalpando, fundadora de La Resistencia, durante la telellamada de solidaridad con los detenidos  en el NWDC, en Tacoma, WA. Foto: La Resistencia.

La activista Maru Mora Villalpando, fundadora de La Resistencia, durante la telellamada de solidaridad con los detenidos en el NWDC, en Tacoma, WA. Foto: La Resistencia.

Después de escuchar tradicionales tambores japoneses conocidos como Taiko, e historias de sobrevivientes de esos campos de concentración y de un exprisionero del NWDC, la multitud emprendió una caravana hacia NWDC en Tacoma.

“Ahí fueron testigos de cómo la historia sigue repitiéndose y los campos de concentración para inmigrantes del pasado siguen operando de manera similar, con la diferencia de que ahora en el NWDC son corporaciones privadas como GEO Group las que operan el negocio de la detención de inmigrantes”.

Como suele operar La Resistencia, durante la manifestación en Tacoma se estableció una conexión a través de una video llamada con personas detenidas en el NWDC, que contaron su experiencia de enfrentarse a deficientes condiciones de alimentación y “total falta de sanidad y atención médica, parecidas a las condiciones que la comunidad japonesa americana sufrió en su detención durante la Segunda Guerra Mundial”.

La video llamada “sirvió para que los detenidos en el NWDC se enteraran de la solidaridad que la comunidad japonesa americana les está brindado, a través de testimonios del grupo Tsuru for Solidarity, dice Villalpando. “Tambores Taiko, latas recicladas con granos, silbatos, de todo se usó para que las personas llenaran de ruido el ambiente, con la esperanza de que la gente detenida les oyera”.

La semana de acción concluyó el martes con una protesta afuera del aeropuerto del Condado King, en Seattle, específicamente afuera de las oficinas de la compañía Signature, que decidió aceptar un contrato con ICE para dar servicio a los vuelos de deportación, ahora manejados por Global Crossing Airlines.

La Resistencia informó en comunicado que una investigación sobre vuelos de deportación echa por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Washington encontró que “después de haber usado un avión para deportaciones a Guatemala en Octubre del 2023, el mismo avión de Global Crossing fue usado para transportar gente que era parte de una promoción para el cantante Bad Bunny.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes. Bookmark the permalink.