El combate al Covid-19 paradójicamente benefició a la investigación del cáncer

Infusiones de medicamento experimental contra el melanoma. Foto: dreamstime.com.

Infusiones de medicamento experimental contra el melanoma. Foto: dreamstime.com.


realmente no hay un interés de las farmacéuticas para venir a invertir aquí en investigación con pacientes… que es hacer también programas con los pacientes, con la gente que lo necesita…”. El cáncer es una terrible enfermedad que incluso puede ser mortal, sobre todo si no se detecta y se combate a tiempo. Pero este desafío es aún mayor en tiempos de Covid-19, porque los pacientes de cáncer tienen mayores probabilidades de ser infectados dado su sistema inmunológico debilitado. Un paciente de cáncer del tipo melanoma en la última etapa ofrece aquí un testimonio sobre su participación en un estudio realizado por la prestigiada Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, sobre este tipo de cáncer de piel altamente peligroso. Él y su médico hablan aquí en
Línea Abierta sobre el complicado periplo que siguió el paciente en condiciones adversas.

De la redación

El cáncer conocido como melanoma es un tipo de cáncer de la piel poco común en México por el escaso número de casos en su población; por tanto no cuenta con suficiente investigación científica para su detección y tratamiento a tiempo, ni por parte del gobierno ni de la industria del ramo, la farmacéutica.

Un informe que acaba de publicarse hace apenas unos días sobre el cáncer melanoma, por cierto el primer estudio en su tipo, arrojó  luz sobre el impacto del Covid-19 en los pacientes con melanoma, dice Línea Abierta.

En este contexto, los pacientes de melanoma “no sólo tienen un mayor riesgo de contraer Covid grave, e incluso de morir con el contagio”, pues tienen el sistema inmunológico debilitado, sino que además “también enfrentan demoras e interrupciones en el tratamiento del cáncer debido a la pandemia, ya que los pacientes de covid ocupan la capacidad casi total de hospitales y personal médico”, dice en este programa Samuel Orozco, Director de Noticias de Radio Bilingue.

Federico de Armas Heinzen, un paciente de melanoma en la etapa más avanzada, es de origen uruguayo pero actualmente vive en México donde este tipo de cáncer es muy poco común. Él contó en Línea Abierta que en 2005 se le diagnosticó melanoma, y tras tratárselo entonces le volvió 10 años después, pero esta vez regándosele a otros órganos del cuerpo.

Federico como su médico (MD, PhD), Antoni Ribas, una eminencia en la investigación oncológica y expresidente de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, platicaron aquí con Orozco acerca de que Federico no pudo encontrar una alternativa viable para su curación en México y entonces buscó ayuda en Estados Unidos.

Orozco dice que “Sobre el caso de Federico y sobre el trastorno que tuvo su batalla contra el cáncer por motivos de la pandemia, platicamos con Federico de Armas”, quien se enlazó a Línea Abierta desde su residencia en la ciudad de México.

Escuche:


Durante el referido periodo de cinco años Federico dejó de recibir las infusiones intravenosas, continúa Orozco, tratamiento que venía recibiendo para fortalecer su sistema inmunitario junto con unas pastillas para curar su enfermedad, “hasta que hubo oportunidad de enviárselas desde Estados Unidos a Federico”, dice el Dr. Ribas.

Durante todo ese lapso que Federico no pudo ir a Estados Unidos a recibir el tratamiento, por los impedimentos que impuso el covid para los cruces no esenciales, las consultas con su médico tuvieron que hacerse de manera virtual, a través de la llamada telemedicina.

“Sí. Anteriormente los estudios clínicos tenían que hacerse de manera presencial”, afirma el Dr. Ribas. “Y si el paciente no venía a unas visitas, entonces había que parar su participación en el estudio clínico, aunque estuviera funcionado”.

Escuche:

Federico dice estar de acuerdo con su doctor Antoni Ribas acerca de las poblaciones vulnerables, respecto al covid. En su caso, han sido serias las dificultades que enfrentó , afirma este paciente.

“O sea, intenté ir por Tijuana, también, tratando de cruzar la frontera…”.

Por esos 5 meses de cierre de frontera, de prohibición de viajes y de falta de tratamiento, acota Orozco a lo que dice Federico.

Escuche:

Orozco aclara que Federico tuvo que acudir a los científicos de Estados Unidos, particularmente a los de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), “porque dices que allá en México no había programas como para ti. En otras palabras, ¿dices que allá en México no tenías otra alternativa?

“Mire, el asunto aquí es que realmente, por ejemplo, la población en México no sufre mucho melanoma. Entonces, por más que ahora están aumentando los casos, porque obviamente el sol es igual en todos lados, y la contaminación ambiental, que es uno de los factores que lo determinan, realmente no hay un interés de las farmacéuticas para venir a invertir aquí en investigación con pacientes… que es hacer también programas con los pacientes, con la gente que lo necesita…”.

Escuche:

Download
This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.