Reducción de número de trabajadores inmigrantes alerta a economistas

Trabajadores latinos en la industria de la construcción. Foto: www.agathoslab.com.

Trabajadores latinos en la industria de la construcción. Foto: www.agathoslab.com.

Es un hecho que los trabajadores inmigrantes en Estados Unidos ocupan la mayor parte de la fuerza laboral activa a nivel nacional en varios rubros importantes de la economía, al grado que se han convertido en vector económico que sin embargo, por razones de malas políticas oficiales principalmente, su participación ha declinado dramáticamente en los últimos 6 años. Esto no es bueno para la economía, lo saben bien tanto demócratas como republicanos. Además, es innegable que se opera aceleradamente un cambio en la demografía del país, que junto con las bajas tasas de fertilidad y la alta incidencia de una población blanca que envejece, constata la importancia de la fuerza laboral inmigrante  para la expansión económica de Estados Unidos.

De la redacción

La evidencia sugiere que “un aumento sostenido en los niveles de inmigración puede ser parte de una respuesta política efectiva”, dice el Foro Nacional de Inmigración, ante los desafío que enfrenta la economía del país. “Los inmigrantes ya juegan un papel crucial en esta economía, y representan una solución natural a los problemas que plantea la demografía cambiante”.

Con todo, malas políticas oficiales principalmente, aunque tambien la inequidad salarial por ser trabajador inmigrantes y la percepción negativa de la sociedad blanca sobre dichos inmigrantes y en general acerca de la gente de color, desanima a la inmigración a permanecer en la fuerza laboral nacional, fundamental para sostener la economía de este país y para mantenerlo en crecimiento, sobre todo en medio de la pandemia de Covid-19.

Datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos basados en el Censo de 2020 indican que del millón 49 mil trabajadores inmigrantes que había en 2016, esta población se redujo desde entonces más del 75 por ciento, a 247 mil trabajadores inmigrantes en el último año fiscal.

Eso es un indicador muy negativo para los planes de expansión deconómica, indeseado tanto para demócratas como para republicanos.

Porque por ejemplo en el sector de los servicios, dice un análisis de datos, 20.6% de la fuerza laboral está compuesta por trabajadores nacidos en el extranjero, frente a sólo 14.4% de trabajadores nacidos en este país. Y en el sector de los recursos naturales y de la construcción, la cosa es así: 13.6% de extranjeros, contra sólo 8.1% de nativos.

Sin embargo, a pesar de que los trabajadores inmigrantes son una fuerza laboral de la que no se debe prescindir, se observa su retiro de la fuerza laboral y hasta posiblemente del país, lo que echa a andar las luces de alarma de los economistas.

Entre otros de los factores que inciden también en esta ecuación, dicen, está la inequidad salarial, donde por ser inmigrante y no ciudadano se  gana menos que un nativo estadunidense por hacer el mismo trabajo. Esto ha sido motivo de desaliento para los trabajadores nacidos en el extranjero.

Otro problema derivado de este asunto es que la escasez de mano de obra podría ayudar a impulsar la inflación, dice un recorrido de distintos medios por los datos de varios estudios. Revertir ese declive de la fuerza laboral es un asunto de la más alta prioridad nacional para algunos.

Y es que entre julio de 2020 y julio de 2021 el crecimiento de la población estadunidense fue el más bajo registrado. Esto, aunado a las bajas tasas de fertilidad de la población nativo estadunidense.

Las cosas en el país no pintan bien, afirman algunos, pues se necesitan más inmigrantes para seguir expandiendo la economía y prepararse para los efectos nocivos que el déficit demográfico trae.

Y hay quienes se quejan incluso de que han pasado más de tres décadas desde la última gran reforma al sistema de inmigración, y que se sigue con un sistema caduco que ya no resuelve el problema; que los flujos de inmigración no responden a las demandas de fueerza de trabajo de hoy, y que hay un masivo exceso de retrasos para ventilar miles de solicitudes de ciudadania.

This entry was posted in Economía, Homepage Featur, Inmigración, Trabajo. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo