El crédito fiscal de $ 300 por niño llegó a su fin, entre otras cosas gracias a Joe Manchin

Un día de faena en los campos agrícolas de colorado, donde muchos trabajadores son inmigrantes indocumentados. Foto: https://www.foodsafetynews.com.

Un día de faena en los campos agrícolas de colorado, donde muchos trabajadores son inmigrantes indocumentados. Foto: https://www.foodsafetynews.com.

El senador de Virginia Occidental sostiene que no puede explicar a sus constituyentes, en un estado mayormente republicano, cómo va a votar por el proyecto de ley Build Back Beter, que mandó al congelador públicamente hace unas semanas. Uno de los mayores impedimentos para él, según habría dicho en conversaciones con el liderazgo demócrata y el presidente Biden, es el crédito fiscal para los hijos menores, de 300 dólares mensuales que finalizó con el año que acaba de terminar, 2021.

De la redacción

Hoy terminó el crédito fiscal para más de 30 millones de hogares que comenzaron a recibir 300 dólares mensuales por niño, tras una medida aprobada por el Congreso el verano pasado, que los demócratas y Biden se esforzaron sin éxito por ampliar para el 2022.

Este crédito fue destinado a hogares con ingresos de hasta 75 mil dólares por individuos, y 150 mil dólares para parejas casadas; y sacó de la pobreza temporalmente a millones de niños afectados por la crisis económica derivada de la pandemia. Durante el curso de las últimas semanas algunos investigadores encontraron que este dinero fue gastado en artículos básicos como comestibles y en algunos casos fue ahorrado para emergencia. Casi la mitad del país sin embargo no cuenta con 500 dólares en el banco para enfrentar dichas contingencias.

Como se recordará, la administración Biden respondió a las familias de bajos ingresos durante pandemia estableciendo que todos los días 15 de cada mes durante medio año de 2021 las familias con hijos recibieron hasta 300 dólares por cada menor, lo que ayudó a millones de familias estadunidenses a pagar la comida, el alquiler y el cuidado de los niños manteniendo a millones de ellos fuera de la pobreza; e inyectó miles de millones de dólares en la economía estadunidense, según datos del gobierno que coincidieron con investigaciones independientes.

Pero todo esto terminó justo cuando el país observa un el mayor número de casos de coronavirus desde que empezó la pandemia, y este rebrote de nuevas infecciones se da justo cuando a miles de trabajadores se les impide trabajar desde casa aunque la situación amenaza con iniciar una nueva ronda de permisos para hacerlo.

Esta combinación del rebrote de la pandemia con el fin del crédito fiscal por hijos es la receta ideal que los economistas advierten llevará al enfriamiento de la recuperación económica, y provocará aún más problemas a millones de familias que viven en el umbral de la pobreza, como las familias latinas, negras, y nativoestadunidenses que ya viven cerca del umbral de la pobreza.
Como se sabe, dicho crédito fiscal para familias de bajos ingresos con hijos, aprobado por los demócratas de la Cámara de Representantes habría extendido los pagos hasta 2022. Pero un demócrata que ha venido votando como republicano, el senador de Virginia Occidental, Joe Manchin eliminó esa propuesta el mes pasado. Aunque algunos republicanos incluso apoyan cierta expansión del crédito tributario por hijos, junto con Manchin se oponen al proyecto de ley más amplio para la expansión de la asistencia gubernamental y los aumentos de impuestos.

Por su parte, el profesor de la Escuela de Políticas Públicas Harris, de la Universidad de Chicago, Bruce Meyer dijo a The Wall Street Journal que “Hicimos este experimento hace 25 años y vimos aumentar el empleo y disminuir la pobreza para las familias monoparentales”, dijo Meyer. “No se trata sólo de le das dinero a la gente y es dinero que se queda en su bolsillo y fin de la historia”.

Para las familias de bajos ingresos por ejemplo, los referidos créditos fiscales les permitieron durante los primeros meses de la pandemia reducir los pagos de la hipoteca y contar con un pequeño fondo de ahorro de emergencia hasta antes inexistente. Durante estas fiestas decembrinas incluso alogunas familias gastaron dinero en ropa, regalos de Navidad y comidas fuera de casa, dice la fuente.

Ahora dichas familias se están preparando para lo peor, para reducir los gastos discrecionales y aprovechar sus ahorros al máximo, mientras el repunte de casos y eventualmente de hospitalizaciones provocará más desempleo. Y también serios problemas a la agenda de la Casa Blanca o hasta el posible fin del Build Back Better si el señor Manchin persiste en comportarse como recalcitrante republicano, afirman expertos■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Economía, Homepage Featur, Política, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo