La Patrulla Fronteriza en Nuevo México se concretó a ver mientras una milicia derechista aterrorizaba a migrantes

Un camión de la Patrulla Fronteriza a la sombra del muro fronterizo en Sunland Park, NM, cerca de donde UCP tenía su campamento

Un camión de la Patrulla Fronteriza a la sombra del muro fronterizo en Sunland Park, NM, cerca de donde UCP tenía su campamento

Los videos y el audio publicados por el grupo y sus partidarios en las redes sociales plantean serias preguntas sobre el papel de la agencia.

Debbie Nathan

The Appeal

Los medios de comunicación nacionales e internacionales destacaron este mes  informes de que los Patriotas Constitucionales Unidos, un grupo paramilitar de derechistas armados, detenían a los migrantes mientras cruzaban de México a los Estados Unidos en el sur de Nuevo México. En un comunicado de prensa del 18 de abril, la afiliada de ACLU de ese estado calificó al grupo de “organización militar de fascistas armados” y caracterizó su detención de migrantes como secuestro. También publicó un video condenatorio de los paramilitares en acción en el desierto, acorralando a decenas de migrantes, incluidos niños, y encandilándolos con luces en sus caras.

Dos días después, el FBI arrestó al líder de los Patriotas Constitucionales Unidos (UCP), Larry Hopkins, alias Johnny Horton Jr., por un cargo relacionado con armas de fuego. El FBI ha dicho desde entonces que, según Hopkins, los Patriotas Constitucionales Unidos habían planeado matar al ex presidente Barack Obama, George Soros y Hillary Clinton.

Los medios nacionales se lanzaron a la noticia en cuestión de horas después de que la ACLU distribuyera su comunicado de prensa, pero según una publicación de audio de YouTube, el grupo estableció su campamento casi dos meses antes, a fines de febrero. En marzo, sus miembros estaban deteniendo abiertamente a migrantes en la frontera, con la cooperación aparente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos. El audio grabado por la UCP a principios de marzo revela que la Patrulla Fronteriza interviene para detener a los migrantes después de que UCP los acorrala, y tres videos publicados en marzo y principios de abril muestran lo mismo.

Cuando nos contactaron para esta historia sobre la evidencia de su aparente cooperación con la milicia, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, la agencia federal que incluye a la Patrulla Fronteriza, envió una declaración oficial diciendo que “no respalda ni condona a los grupos privados ni a las organizaciones que toman la aplicación de la ley en sus propias manos “.

Los Patriotas Constitucionales Unidos se encuentran en la zona rural del norte de Nuevo México, donde vive el “comandante” del grupo, Horton. Según el blog Hate Watch del Southern Poverty Law Center, la UCP es una consecuencia de la paranoia de la derecha sobre las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos.

Según los medios sociales del grupo, en lugar de ver a estos migrantes como víctimas de la violencia y la pobreza extrema que buscan seguridad en los Estados Unidos, la UCP los ve con temor como invasores. Sus publicaciones sugieren que los miembros del grupo consideran que es su deber patriótico patrullar la frontera con armas para impedir la migración ilegal y salvar a Estados Unidos de la destrucción.

Los inmigrantes que acaban de cruzar la frontera de México a Nuevo México cerca del campamento de UCP comienzan el proceso de solicitud de asilo el 19 de abril de 2019.

Los inmigrantes que acaban de cruzar la frontera de México a Nuevo México cerca del campamento de UCP comienzan el proceso de solicitud de asilo el 19 de abril de 2019.

Los miembros de la UCP son ávidos usuarios de las redes sociales. En Nuevo México, han fotografiado, grabado en audio y transmitido en vivo gran parte de lo que han estado haciendo cerca de su campamento base en el desierto, a pocos metros de la frontera, justo al sur de la ciudad de Sunland Park en Nuevo México.

Las redes sociales del grupo sugieren que después de llegar a la zona a fines de febrero, comenzó a operar como Operaciones de la Frontera de los Patriotas Constitucionales de Nuevo México. El jefe de la policía de Sunland Park, Javier Guerra, dijo a The Appeal que recibió una llamada de la Patrulla Fronteriza durante ese tiempo, informándole que una milicia estaba operando cerca de la frontera. Guerra visitó el campamento del grupo y les dijo a sus miembros que no podían detener a personas ni hacer ningún otro tipo de aplicación de la ley. El grupo dijo que no lo haría, según Guerra. Dijo que no se enteró que el grupo detenía a gente hasta que trascendieron las noticias en la nación.

Pero mucho antes de eso, los paramilitares estaban infringiendo lo que le habían dicho al jefe de policía. Comenzaron a publicar material registrando sus detenciones y traspasos de migrantes a la Patrulla Fronteriza.

En su programa de radio en línea del 8 de marzo, el líder de los Patriotas Constitucionales Unidos, Horton, invitó a la audiencia a seguir el proceso d detención con migrantes a quienes una miliciana acababa de capturar.

“Llámales”, se oye una voz de mujer que dice en el programa.

“Está bien”, responde Horton. “Espera un minuto, amigos. Tengo que llamar a la Patrulla Fronteriza. Estás viendo de primera mano cómo funciona esto “.

Luego se escucha a Horton marcando un número de teléfono. Una voz masculina responde.

“Sí, señor”, dice Horton. Tenemos un grupo de ilegales que acabamos de atrapar. … Así que necesitamos que alguien salga y se los quite de las manos, señor “.

“OK, ¿cuántos tienes?” Pregunta la voz.

“Hay varios”.

“Está bien, voy a pasar por allí”.

“Okie-dokie, te lo agradezco. Gracias, señor.”

“Está bien, amigos”, le dice Horton a su audiencia. “Ahora acabas de ver lo que hacemos y cómo lo hacemos. Salieron, los atraparon, los están grabando en este momento “.

**

Para abril, la página de Facebook de Jim Benvie, portavoz de UCP New Mexico Border Ops, y la página de Debbie Farnsworth Collins, que también parece ser un miembro activo del grupo, estaban llenas de videos que muestran a hombres con ropa de camuflaje, portando armas. Y otras armas y con sus caras enmascaradas.

En varios videos, tres de los cuales se describen en detalle a continuación, los miembros de la milicia se enfrentan a los migrantes, les ordenan que marchen y que se sienten, y se paran frente a ellos hasta que llegue la Patrulla Fronteriza. Benvie y hombres armados en camuflaje luego permanecen en la escena con agentes de la Patrulla Fronteriza mientras comienzan a procesar a los migrantes. Mientras tanto, Benvie ofrece comentarios en vivo sobre el peligro para Estados Unidos de una invasión de inmigrantes. Benvie confirmó a The Appeal y al Washington Post que es miembro de la UCP. Dijo que grabó los videos y los publicó en su página de Facebook.

En un video, después de que Benvie ve a un grupo de migrantes subiendo un cerro, él dice que quiere “cortarlos”. ¡Grita “Alto!” en español, mientras corre detrás de la gente asustada, incluyendo una mujer que grita y tropieza cargando una maleta. Los agentes de la Patrulla Fronteriza llegan y Benvie les deja en claro que él ha estado persiguiendo a los migrantes. “No quería perseguirlos muy recio”, dice.

Otro video de Benvie muestra a un hombre vestido con camuflaje armado con un objeto que parece un cuchillo o una macana. Benvie está con este hombre y otros dos con atuendos similares. Uno ayuda a Benvie a acosar a un hombre y a una mujer migrantes que acaban de detener. Sospechan que otra persona se está escondiendo, y Benvie especula acerca de cómo podrían encontrarlo.

“Si disparáramos al cerro, sería una crisis internacional”, dice. “Sin embargo, nos ahorraría algo de tiempo, ¿no?” Llega un agente de la Patrulla Fronteriza, y Benvie dice: “Tenemos dos aquí para usted, amigo”. “¿Vinieron por el camino?” Pregunta el agente. “Los perseguimos en la montaña”, responde Benvie.

El video más escalofriante de Benvie, publicado a principios de abril, muestra a docenas de migrantes acostados en el suelo. Cuando comienza el video, un hombre tiene las manos en alto y la Patrulla Fronteriza está en el sitio, pero la milicia no se va. Benvie transmite en vivo mientras habla con otros miembros de la milicia que están presentes, describiendo a las personas en el video ante los espectadores como “solo un grupo del que tenemos control”.

Mientras un agente de la Patrulla Fronteriza está de pie al borde del grupo, un miembro de la milicia enciende una lámpara en los ojos de los migrantes, que incluyen a hombres, mujeres y niños pequeños. Más adultos comienzan a alzar sus manos y una mujer comienza a sollozar en voz alta. Pronto, todos los adultos tienen las manos en alto, incluida una mujer que sostiene un biberón en una mano.

El sollozo se hace más fuerte. “¿Por qué lloran?”, Pregunta una persona que parece ser parte de la milicia. “¿Pensaron que iban a pasar?”

“¿Por qué están sentados allí con las manos en alto?” Pregunta otra persona. Su pregunta es seguida por una risita burlona.

El agente de la Patrulla Fronteriza no le dice a la UCP que se vaya.

**

En una carta del 22 de abril, tres miembros del Congreso, dos de Nuevo México y uno de Texas, instaron al FBI a investigar las actividades de los grupos de milicianos a lo largo de la frontera y “si los grupos han recibido ayuda de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos”. El FBI no pudo ser contactado para hacer comentarios al momento de la publicación.

The Appeal solicitó a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos una respuesta a la evidencia de que los agentes de la Patrulla Fronteriza sabían durante semanas lo que los paramilitares estaban haciendo y lo aceptaron. The Appeal también preguntó si alguno de los agentes sería disciplinado.

La CBP respondió solo repitiendo su declaración de no condonar a los civiles que actúan como agentes de la ley. “La interferencia de los civiles en asuntos de aplicación de la ley podría tener consecuencias legales y de seguridad pública para todas las partes involucradas”, escribió un portavoz.

El 23 de abril, cinco días después de que los medios nacionales comenzaron a informar sobre los paramilitares en Nuevo México, los Patriotas Constitucionales Unidos fueron expulsados de su campamento. Resultó que habían estado invadiendo terrenos privados.

Esa tierra es desolada y cubierta de matorral, rodeada por vías de tren, trenes de carga pesados y un vecindario asolado por la pobreza en la frontera con México, donde los niños juegan afuera y los autobuses dejan a hombres, mujeres, adolescentes, niños y bebés que se preparan a cruzar la línea internacional y buscar asilo.

The Appeal visitó el campamento antes del desalojo. Los paramilitares allí reunidos se negaron a ser entrevistados y dijeron que no estaba permitido fotografiar ni su campamento ni a sus miembros.

Mientras tanto, sobre el cerro, un grupo de 18 mujeres y niños aparecieron de repente. Pasaron por delante de un tren de carga que hacía un ruido ensordecedor, treparon por las vías y se detuvieron ante un agente de la Patrulla Fronteriza.

“Estás en los Estados Unidos ahora”, dijo, mientras un camión de la Patrulla Fronteriza se detenía.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Noticias, Últimas Noticias. Bookmark the permalink.