Se agitan las aguas en Washington con la refoma migratoria

De La Redacción

La capital del país tuvo un día muy agitado ayer en torno al asunto de la reforma migratoria. Por un lado, un nutrido grupo de jóvenes que han venido impulsando dicha reforma desafió en el Capitolio a varios senadores demócratas, clave en este tema, para que se pongan firmes y exijan al presidente Obama que pare las deportaciones.

Por su parte Obama ha dado una suerte de ultimátum, abriendo una ventana de dos o tres meses de espera para que los legisladores republicanos de la Cámara de Representantes sometan a votación el proyecto que hace un año aprobó el Senado federal, con el cual sin embargo Obama dijo no estar casado, y espera que sufrirá cambios en la Cámara baja, que está dispuesto a revisar y negociar, “pero debe mantener el camino a la ciudadanía”.

Al mismo tiempo Obama se reunía con jefes policiales del país, exhortándolos a que cabildeen el tema ante John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, y sus colegas republicanos, antes de las elecciones de noviembre. Sus voces, dijo el Presiente, “serán absolutamente cruciales en ese esfuerzo”.

Los jóvenes se habían reunido previamente para realizar una conferencia de prensa y un mitin en las proximidades del Capitolio, antes de llevar sus exigencias a las oficinas de tres senadores demócratas: el líder de la mayoría, y representante de Nevada, Harry Reid;  Chuck Schumer, representante de Nueva York y quien recientemente declaró que había que retener cualquier acción ejecutiva del mandatario hasta después de concluir las elecciones primarias republicanas, para no arriesgar la reforma comprensiva;  y Michael Bennet, senador también demócrata por Colorado, reportan agencias.

This entry was posted in Inmigración, Noticias, Noticiero Latino. Bookmark the permalink.