Nueva York anuncia históricas protecciones para los repartidores de comida

Repartidores marchan en la ciudad de Nueva York. Foto: Cortesía de Sol Aramendi / Workers Justice Project / thecounter.org.

Repartidores marchan en la ciudad de Nueva York. Foto: Cortesía de Sol Aramendi / Workers Justice Project / thecounter.org.

Repartidores de comida, una incansable fuerza laboral de la economía informal, celebran las nuevas e históricas protecciones laborales que tras dos años de organización ven consumada esta lucha y obtienen históricas reivindicaciones, poniendo a la ciujdad de Nueva York a la vanguardia nacional en este renglón. Esta ley es la primera parte de un conjunto de nuevas leyes radicales que regulan las aplicaciones de entrega de alimentos en línea de terceros, y hacen cumplir las nuevas normas laborales para los trabajadores de entrega.

Unificados en la agrupación, Deliveristas Unidos, los repartidores de comida se reunieron el domingo en pleno Times Square, para celebrar su victoria en la víspera de la entrada en vigor de dicha ley que hoy rige para los repartidores a través de aplicaciones móviles y electrónicas. La celebración contó con el apoyo de figuras políticas, como la congresista por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez.

Esta luchar por la dignidad de los trabajadores informales cristalizó en una serie de protecciones básicas en el lugar de trabajo. El nuevo alcalde de Nueva York, Eric Adams y el comisionado del Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador (DCWP), Peter Hatch, anunciaron que a partir de hoy lunes 24 de enero de 2022 las aplicaciones de entrega de alimentos de terceros deberán tener una licencia del DCWP para operar en la ciudad.

Otra de las medidas permitirá a los repartidores usar el baño de los restaurante donde recogen la comida, un vergonzoso e injusto rechazo que el público desconoce. Porque muchos establecimientos le impiden el acceso a los baños a los repartidores bajo el pretexto de ejercer medidas sanitarias que protegen a los clientes, pero no les importa cuando los trabajadores entran en contacto con los clientes al hacer el reparto.

Y es que los repartidores, considerados también como trabajadores esenciales arriesgaron sus vidas y la salud de sus familias durante la pandemia, incuso cuando la ciudad fue epicentro mundial del Covid-19 y los muertos eran innumerables, y a pesar de que se les negaron las protecciones más básicas, dijo el alcalde.

La licencia que tendrán que adquirir del DCWP las aplicaciones de entrega de alimentos de terceros “es un paso importante para brindar responsabilidad al sistema y proteger a los trabajadores, a quienes les mostramos nuestro apoyo, y para proteger también a clientes y restaurantes por igual”, dijo la vicealcaldesa María Torres-Springer.

Al otorgar licencias a las aplicaciones de entrega de alimentos, “ahora podemos brindar la supervisión y la regulación que tanto necesita a esta industria en expansión”, que floreció durante la pandemia. “Esto beneficiará enormemente no sólo a estos trabajadores esenciales, sino también a los restaurantes y consumidores que usan las aplicaciones”.

La ley exige también que las aplicaciones le digan al trabajador a cuánto asciende la propina en relación al costo de la comida que se entrega; ya sea al final del día o al día siguiente debe incluir las propinas del día anterior. Y establece límites a las tarifas que las aplicaciones pueden cobrar a los restaurantes, a través de un acuerdo por escrito con ellos, qu deberá incluirse en la aplicación.

Si una aplicación muestra un número de teléfono del restaurante, que la mayoría de las veces es el número de teléfono de la aplicación, ahora, según la ley, se debe incluir también el número directo del restaurante. Los repartidores que entregan comida de restaurante para cualquier aplicación, no sólo aplicaciones con licencia, también tendrán nuevos derechos adicionales a partir del 22 de abril de 2022, y del 1 de enero de 2023.

Estas son algunas obligaciones para las aplicaciones de entrega de alimentos de terceros, que entran en vigor en la ciudad de Nueva York a partir del 22 de abril de 2022:

  • Permitir que los trabajadores de entrega de alimentos establezcan límites en las distancias que viajarán desde los restaurantes hasta el domicilio de la entrega, y qué puentes o túneles no están dispuestos a usar.
  • Proporcionar información por adelantado al trabajador de entrega de alimentos sobre la ruta, el pago y las propinas.
  • Pagar a los trabajadores de entrega de alimentos al menos una vez por semana.
  • No imponer cargos o formas de pago que incluyan tarifas.
  • Proporcionar una bolsa de entrega aislada, gratuitapara el repartidor de alimentos después de las primeras 6 entregas.

Y es que con demasiada frecuencia los trabajadores compran de su bolsillo todos estos elementos, mucho más necesarios en el fío invierno de la ciudad, incluidos los motores eléctricos para las bicicletas, con un valor aproximado de mil 500 dólares, sin contar la bicicleta.

A partir del 1 de enero de 2023, las aplicaciones deben pagar a los trabajadores la nueva tasa de salario mínimo que establecerá la Ciudad. Esta tarifa no incluirá propinas.

Tanto los repartidores como las aplicaciones, los restaurantes y los consumidores pueden monitorear el cumplimiento de dichas regulaciones a través del sitio web, nyc.gov/DeliveryApps, que estará disponible en próximas semanas y meses, “para obtener recursos multilingües e información sobre estas nuevas regulaciones, incluida una lista completa de los nuevos requisitos según las leyes, los derechos y responsabilidades de los restaurantes, los repartidores, y la lista de verificación de solicitud de licencia de servicio de entrega de alimentos de terceros.

Los trabajadores también pueden llamar al 311 y preguntar por “repartidor”, o enviar un correo electrónico a OLPS@dcwp.nyc.gov para obtener más información■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Economía, Homepage Featur, Inmigración, Trabajo. Bookmark the permalink.