Volverán a la carga sobre la Parlamentaria para reformar la inmigración este año

Un grupo de miembros de la Arizona Dream Act Coalition sostiene una pancarta que dice: “Detengan las deportaciones. Immigration Reform Now ”, en Washington, D.C. Foto: cortesía de Karina Ruiz.

Un grupo de miembros de la Arizona Dream Act Coalition sostiene una pancarta que dice: “Detengan las deportaciones. Immigration Reform Now ”, en Washington, D.C. Foto: Cortesía de Karina Ruiz.

Como dijimos en Línea Abierta, la parlamentaria del Senado falló en contra de incluir la reforma migratoria en el lenguaje de ley de conciliación presupuestaria. Elizabeth McDonough, una abogada que se desempeña como una especie de árbitro para regular las propias reglas de la cámara alta, y que no fue elegida por el electorado, argumentó que “los cambios de política de la legislación propuesta por los demócrata superan con creces el impacto presupuestario”.

Ante la negativa de la Parlamentaria, de usar el proyecto de ley de política social de los demócratas, de 3.5 millones de millones (billones) de dólares, que abre un camino a la ciudadanía para aproximadamente 8 millones de inmigrantes indocumentados, McDonoug escribió el domingo por a noche que “los cambios de política de esta propuesta superan con creces el impacto presupuestario que se le anotó y no es apropiado para su inclusión en la reconciliación”.

Uno de los impulsores de este proyecto de reforma, el senador demócrata de Nueva Jersey, titular del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Menéndez reprobó la decisión de McDonough y sentenció que “el fracaso no es una opción”; y que “Lo que está en juego es más alto que nunca para millones de inmigrantes indocumentados: estatus permanente, ciudadanía y libertad, o detención, deportación y separación familiar”, como dijimos en estas mismas páginas en su oportunidad.

Charles Schumer, líder de la mayoría demócrata del Senado de EE UU, en demostración de apoyo a la reforma migratoria. Foto:  Scott Applewhite

Charles Schumer, líder de la mayoría demócrata del Senado de EE UU, en demostración de apoyo a la reforma migratoria. Foto: Scott Applewhite

También el líder de la mayoría demócrata del Senado, el neoyorquino Charles Schumer afirmó tener bajo la manga un “Plan B”, e incluso si este llegara a fallar sostuvo que los demócratas tienen otro “Plan C”, y los planes que hagan falta, dijo, para pasar la reforma migratoria en el proyecto para el presupuesto social a punto de votarse en el Senado. De hecho, este grito de aliento lo dio también el senador al unirse a la marcha de los inmigrantes que se manifestaron este martes en Washington, DC, para presionar por la reforma migratoria.

Con todo, la Parlamentaria se sostuvo en su posición y esto enardeció los ánimos de los demócratas en el Congreso, y de los líderes pro inmigrantes que han venido luchando por décadas por los derechos de dicha comunidad, como dijo en Línea Abierta a Samuel Orozco, Director de Noticias de Radio Bilingüe, la abogada Marielena Hincapié, Directora Ejecutiva del Centro Nacional de Leyes de Inmigración (Nilc).

“Este tema es muy importante porque este asunto que dio la Parlamentaria del Senado es muy complicado. La verdad es que la mayoría de los votantes, la mayoría de los radioescuchas saben quién es un senador, saben quién es un representante de la cámara baja, la vicepresidenta, el presidente; pero este asunto de la parlamentaria, es algo muy específico, para los que están en el ámbito político que trabajan con el Senado”.

Escuche:


Marielena Hincapié, directora de The National Immigration Law Center. Foto: Nilc.

Marielena Hincapié, directora de The National Immigration Law Center. Foto: Nilc.

Pero como dijo la abogada Hincapié durante este programa de Línea Abierta, el liderazgo demócrata del Senado se reuniría horas más tarde ese día, reunión en la que participaría Hincapié, para definir la nueva ruta o los siguientes pasos de la estrategia demócrata, dijo, que no cejará en el intento hasta agotar el último recurso para incluir la reforma migratoria de este universo de inmigrantes indocumentados, que la merecen por ser un sustento de la economía de Estados Unidos, tanto en tiempos normales como sobre todo en las crisis sanitarias o en las guerras.

Entre tanto, al interior de las filas demócratas se abrió otro debate. Los representantes continuaron discutiendo sobre si una propuesta de 1 billón de dólares dentro del paquete de infraestructura bipartidista debería aprobarse mientras la legislación del ala progresista del partido insistió en preservar la propuesta original de 35 billones de dólares.

Por su parte, el analista político Larry Kleinman, Director de Radio Poder en Woodburn, Oregon, y también miembro fundador de Campesinos Unidos del Noroeste, PCUM, platicó Orozco sobre las implicaciones del fallo tomado por Elizabeth McDonough y las alternativas que tienen los demócratas para sacarle la vuelta a la objeción de la parlamentaria y proponer el tema desde otro ángulo del debate.

“… Aunque en veces pintan estos esfuerzos como jurídicos o algo así, ¡esto es algo político!”, dice Kleinman.

Escuche:

PCUN.- Cambiamos a nivel estatal y nacional las políticas pro-trabajadores agrícolas y pro-inmigrantes, e impulsamos el cambio en tribunales, y desarrollamos activistas de base para liderar el cambio. Foto: www.pcun.org.PCUN.- Cambiamos a nivel estatal y nacional las políticas pro-trabajadores agrícolas y pro-inmigrantes, e impulsamos el cambio en tribunales, y desarrollamos activistas de base para liderar el cambio. Foto: www.pcun.org.

PCUN.- Cambiamos a nivel estatal y nacional las políticas pro-trabajadores agrícolas y pro-inmigrantes, e impulsamos el cambio en tribunales, y desarrollamos activistas de base para liderar el cambio. Foto: www.pcun.org.PCUN.- Cambiamos a nivel estatal y nacional las políticas pro-trabajadores agrícolas y pro-inmigrantes, e impulsamos el cambio en tribunales, y desarrollamos activistas de base para liderar el cambio. Foto: www.pcun.org.

Por su parte, los demócratas moderados insistieron en que el paquete de infraestructura aprobado por el Senado se someta a votación la próxima semana, tras conseguir una promesa de los líderes del partido de que se enviaría al pleno de la Cámara de Representantes el 27 de septiembre, e incluso si no se cumpliera el proyecto de ley de 3.5 billones, al que algunos de ellos se oponen.

La representante demócrata de Washington, Pramila Jayapal, presidenta del Caucus Progresista, surgió ayer una larga reunión con la presidenta de la cámara baja, California Nancy Pelosi, para informarle que la mayoría de los legisladores progresistas se opondrían al proyecto de ley hasta que el Senado aprobara el segundo paquete, mucho más grande, que se espera cumpla con las disposiciones sobre el clima, el cuidado infantil y la atención médica que han defendido. “Quería asegurarme de que entendiera exactamente dónde estábamos”, dijo a The New York Times Jayapal, y agregó que había solicitado la reunión. “Más de la mitad de nuestro caucus se ha comprometido a que planeamos mover ambos proyectos de ley al mismo tiempo, pero no podemos mover uno sin el otro”.

Y es que toda la agenda del presidente Biden estaba en juego. Se ha retrasado la publicación de una versión final de la legislación de 3.5 billones de dólares “debido a que los demócratas planean utilizar un proceso presupuestario misterioso” para aprobar ese proyecto de ley sin el apoyo de ningún republicano, aunque no pueden permitirse perder el apoyo de tan sólo tres demócratas en la Cámara de Representantes y ninguno en el Senado, concluye la fuente■

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes, Política. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo