Alcalde del sur de México es conocido como “el Trump de Oaxaca”

Las vías del tren en Chahuites. Algunos migrantes pasan semanas caminando por el ferrocarril en el sur de México donde se enfrentan altos riesgos de robo, secuestro y asalto sexual.

Las vías del tren en Chahuites. Algunos migrantes pasan semanas caminando por el ferrocarril en el sur de México donde se enfrentan altos riesgos de robo, secuestro y asalto sexual.

Un presidente municipal en el sureño estado mexicano de Oaxaca fue electo al puesto luego de hacer campaña con promesas de limpiar a su poblado de migrantes centroamericanos y de criminalidad. Por ese interés en echar del pueblo a los migrantes ahora se conoce a este alcalde como el Trump Oaxaqueño. Nuestro reportero Levi Bridges conversó con gente en el poblado de Chahuites y tiene la noticia. El reporte en voz de Rubén Tapia.


Se escucha sonido ambiente de inmigrantes en las vías del tren…

El pueblo de Chahuites está ubicado unos 300 kilómetros al norte de la frontera con Guatemala. Es un pueblo tranquilo rodeado por arboles de mango, a un lado de las vías del tren. Hace años migrantes de todo el mundo viajaban por este pueblo a bordo de la Bestia, el tren de carga que utilizaban para llegar a Estados Unidos. Ahora siguen migrando pero de una manera diferente.

“Desde Tapachula para acá tardamos 7 días caminando”, dice Allan.

El albergue para migrantes en Chahuites se cerró en junio de 2017 después de que el presidente municipal, conocido como Trump Oaxaqueño, llegó a la presidencia.

El albergue para migrantes en Chahuites se cerró en junio de 2017 después de que el presidente municipal, conocido como Trump Oaxaqueño, llegó a la presidencia.

Allan Figueroa es un joven hondureño que espera llegar al estado de La Florida. Llegó a México junto con un grupo de migrantes montados en la Bestia, pero una hora después el tren se detuvo en un nuevo retén de Migración y rápido se bajaron.

“Nos tiramos para que no nos agarraran”, declaró.

Este nuevo reten es parte del Plan Frontera Sur, un programa que el gobierno mexicano estableció hace 4 años, financiado por millones de dólares de Estados Unidos para evitar que los migrantes lleguen al norte. Con estos recursos instalaron más retenes en el ferrocarril y las carreteras, y aumentaron el número de agentes de migración. A pesar de la mayor vigilancia los migrantes siguen su viaje pero son presas más fáciles de las pandillas, denuncia Allan:

“Hay mucha gente mala que te secuestra. Quieren tomar tu dinero, 3 mil, 5 mil dólares, sólo porque piensan que tus familiares tiene dinero en el otro lado”

Sonido ambiente de exteriores…

Y esta violencia está a la alza. En los últimos años, gente muerta ha aparecido frecuentemente en las calles de Chahuites. Muchos culpan a los migrantes que llegan a descansar al refugio; por eso en el 2016, cuando buscó la presidencia municipal de Chahuites, Leobardo Ramos prometió echar a los migrantes del pueblo. Ganó la presidencia fácilmente. Así fue recogido el triunfo en varios noticieros.

“El Trump Oaxaqueño”…
“Cheque el Trump Oaxaqueño”…
“En México también tenemos Donald Trump”…

Ya como presidente, Ramos clausuró el albergue y hasta la fecha sigue abandonado. Agentes de Inmigración patrullan el poblado pero aun así los chauiteños no se sienten seguros.

Se escuchan perros ladrando…

María López, de 53 años, presionó el presidente municipal de Chahuites para que el cumpliera su promesa de campaña de clausurar el albergue local para migrantes. Ella piensa que la llegada de migrantes ha aumentado la violencia en Chahuites.

María López, de 53 años, presionó el presidente municipal de Chahuites para que el cumpliera su promesa de campaña de clausurar el albergue local para migrantes. Ella piensa que la llegada de migrantes ha aumentado la violencia en Chahuites.

Algunos han conseguido perros feroces o instalado candados más fuertes en sus puertas para protegerse de los migrantes. María López vive a pocos pasos del clausurado albergue. Afirma que el pueblo se puso más peligroso con la llegada de migrantes extranjeros.

“Ellos son muy drogadictos”

Señala al baño instalado en las afueras de su casa.

“Allí está el baño”

López asegura que antes de cerrar el albergue tenía miedo de ir al baño en la noche.

“¿Qué tal si cierran allí y se meten a matar a mi marido y buscar donde hay dinero?”

López considera que sólo gente mala es la que sale de su país y deja a sus familias. Pero ella también tiene un hijo indocumentado en Texas, aunque afirma que él sí es una buena persona, no como los migrantes que llegan a México.

“Justo lo que pasa en Chahuites es una pequeña imagen de lo pasa en el mundo con los migrantes”, dice Jessica.

Jessica Cárdenas, ex voluntaria en el clausurado alberge de Chahuites, destaca la ironía que encierran los sentimientos antinmigrantes de sus paisanos.

“Aquí la gente dice que roban trabajos, que son violadores, delincuentes. Eso es lo que dicen en Estados Unidos de los mexicanos”

Sonido ambiente de las vías…

A pesar de todo, el llamado Trump Oaxaqueño tampoco ha podido detener la migración.

Se escucha ambientes exteriores…

Migrantes de Honduras descansan a la sombra a un lado de las vías del tren en Chahuites, Oaxaca. En el 2014 México se instaló más retenes en el ferrocarril y las carreteras del sur de país y ahora los migrantes tienen que realizar una caminata peligrosa para rodearlos exponiéndose a mayores peligros.

Migrantes de Honduras descansan a la sombra a un lado de las vías del tren en Chahuites, Oaxaca. En el 2014 México se instaló más retenes en el ferrocarril y las carreteras del sur de país y ahora los migrantes tienen que realizar una caminata peligrosa para rodearlos exponiéndose a mayores peligros.

Al lado de las vías del tren en Chahuites, seis hondureños descansan y se protegen del calor de medio día a la sombra de varios árboles frondosos. Tienen muy claro a dónde quieren llegar.

“Houston, Miami, Phoenix”, dice uno de esos migrantes.

Pero el joven hondureño Alan Spencer, tiene una meta muy diferente:

“Canadá”

Ha escuchado que en Canadá hay muchas oportunidades de vida. Pero para llegar a su destino, todavía tiene que cruzar miles de kilómetros y dos líneas fronterizas. Lleno de ilusión sigue caminando rumbo a su otro norte.

Se escuchan migrantes despidiéndose…

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde Chahuites, Oaxaca, este es un reporte de Levi Bridges en la voz de Rubén Tapia.
Foto: Levi Bridges.

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.