Trump retrasa aranceles de metales en Canadá, UE, México, y exime a otros

Acero sujeto a imposición de tarifas arancelarias. Foto: www.moneycontrol.com.

Acero sujeto a imposición de tarifas arancelarias. Foto: www.moneycontrol.com.

Apenas unas horas antes de que expiraran las exenciones temporales para la imposición de los aranceles en México Canadá y la Unión Europea hoy martes, el presidente Trump, abrió una nueva ventana temporal y pospuso la imposición de tarifas de acero y aluminio a estos países hasta el 1 de junio.

Además, la Casa Blanca ha alcanzado acuerdos para otorgar extensiones permanentes a Argentina, Australia y Brasil, cuyos acuerdos se finalizarían en breve pero sin revelar en que términos.

En las negociaciones con México, Canadá y la Unión Europea, “la administración se enfoca en cuotas que restringirán las importaciones, evitarán transbordos y protegerán la seguridad nacional”, agregó la Casa Blanca en un comunicado. “Una fuente familiarizada con la decisión dijo que no habría más ampliaciones más allá del 1 de junio para evitar las tarifas”, reporta a agencia Reuters.

Como se recordará, el 23 de marzo Trump impuso un arancel del 25 por ciento a las importaciones de acero y otro del 10 por ciento sobre el aluminio, “pero otorgó exenciones temporales a Canadá, México, Brasil, la UE, Australia y Argentina”, afirma la fuente.

Trump también otorgó una exención permanente a las tarifas de acero a Corea del Sur como parte de una revisión de un tratado de libre comercio que criticó duramente.

Según The New York Times, la administración Trump había estado tratando de presionar a Europa, Canadá, México y otras naciones para que renegocien los términos comerciales a favor de Estados Unidos, lo que incluye limitar el flujo de metales extranjeros a este país.

Al parecer, otorgaría exclusiones a los aranceles para los países que acordaron cumplir con sus demandas. “Pero aunque la amenaza de los aranceles había ayudado a finalizar un acuerdo continuo con Corea del Sur, ha habido pocos indicios de que otras naciones se dobleguen”.

La fuente sostiene que en las últimas semanas, “los negociadores estadunidenses han presionado a sus aliados para que restrinjan voluntariamente sus propios envíos de metales a Estados Unidos a cambio de que se levanten las tarifas”.

Trump ha invocado una ley comercial de 1962 para erigir protecciones para los productores de acero y aluminio estadunidenses por razones de seguridad nacional, en medio de una excesiva existencia mundial de ambos metales, que se atribuye en gran parte al exceso de producción en China, dice por su parte Reuters.

Funcionarios de la administración Trump han dicho que en lugar de aranceles, “los países exportadores de acero y aluminio tendrían que aceptar cuotas diseñadas para lograr protecciones similares para los productores estadunidenses”.

Las tarifas, “que han aumentado las fricciones con los socios comerciales de Estados Unidos en todo el mundo y han provocado varios desafíos ante la Organización Mundial del Comercio”, tienen como objetivo permitir que las dos industrias estadunidenses de metales “aumenten sus tasas de utilización de capacidad por encima del 80%, por primera vez en años”.

En su declaración de ayer noche, la Casa Blanca señaló que en todas estas negociaciones, “la administración se centra en las cuotas que restringirán las importaciones, evitarán el transbordo y protegerán la seguridad nacional “, reporta el Times.

Además, se esperaba una extensión del plazo arancelario para Canadá y México, que todavía están en negociaciones con Estados Unidos sobre el Nafta.

“Aunque persisten las diferencias de opinión, los funcionarios de estos dos países insisten en que están avanzando rápidamente hacia el objetivo de concluir sus conversaciones a fines de mayo”.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau dijo a la fuente que estaba “optimista” de que su país obtendría una exención, argumentando que “la administración Trump entiende que las tarifas a Canadá afectarían los empleos en ambos lados de la frontera compartida”.

Las tarifas de los metales han causado algunas divisiones dentro del Partido Republicano de Trump, y las industrias que consumen acero y aluminio advierten que los precios más altos dañarían su competitividad, dice por su parte Reuters.

El presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Kevin Brady, un republicano pro comercio de Texas, dijo a la fuente que trabajará para garantizar que las tarifas “sean limitadas y estén destinadas a proteger a nuestros trabajadores y creadores de empleo aquí en casa”.

Pero Canadá, México y la Unión Europea han insistido en que no aceptarán cuotas para obtener exenciones permanentes de las tarifas de Estados Unidos.

Las negociaciones sobre las exenciones arancelarias de acero y aluminio de Estados Unidos para Canadá y México “se han entrelazado con intensas conversaciones para llegar a un acuerdo para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte”.

Canadá es el mayor exportador de acero a los Estados Unidos, y su industria está altamente integrada con la de su vecino del sur, con materias primas y acero acabado que cruzan la región de los Grandes Lagos.

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.