Debate: tres puntos de vista sobre la reforma migratoria (Primera)

tuesdayDe La Redacción

El tema de la reforma migratoria atraviesa por un momento crucial. Un primer balance sobre los alcances obtenidos en 2013 arroja que ese no fue el año de la Reforma Migratoria, y sus perspectivas son inciertas en el actual período de sesiones en el Capitolio, en año de elecciones. Mientras tanto continúa el debate entre los defensores comunitarios para definir el proyecto de ley de reforma migratoria alrededor del cual unirán sus esfuerzos. ¿Se puede considerar una reforma que se apruebe por partes? ¿Es el camino a la ciudadanía una condición indispensable? ¿Son disposiciones tales como E-Verify y la militarización de la frontera condiciones totalmente inaceptables, píldoras mortales en un proyecto de reforma? ¿Qué es lo que se puede lograr dentro del actual clima de antagonismo político que se vive en el Congreso?

Escuche

Estas son algunas premisas y preguntas que plantea Samuel Orozco, director de Noticias de Radio Bilingüe, en un episodio más sobre el tema de la reforma, que recién salió al aire en Línea Abierta, el programa estelar de noticias de esta red de emisoras. Como es habitual, para desglosar el tema Orozco invitó a tres representantes de diferentes corrientes de opinión que buscan –a su particular manera- la reforma migratoria. Ellos son Rocío Sáenz, vicepresidenta ejecutiva de Service Employees International Union, Washington, DC (www.seiu.org); Oscar Chacón, director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe, NALAAC, Chicago, IL (www.nalacc.org), y Lydia Camarillo, vicepresidenta del Proyecto de Educación y Registro de Votantes del Suroeste, San Antonio, TX (www.svrep.org)

I

Este mes reanuda sesiones el Congreso y con esto reviven las luchas y las esperanzas de una reforma migratoria, dice Samuel Orozco. Muchos dice que ahora sí, que este será el año de la reforma migratoria. Pero aun si fuera cierto, ¿qué tipo de reforma sobrevendría? Los demócratas han cerrado filas en torno a dos tipos de proyectos llamados de reforma integral: el S744, que pasó con apoyo bipartita en el Senado, y el HR15, que presentó a la Cámara de Representantes el congresista demócrata por La Florida, Joe García, con el título de ‘Acta de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de Inmigración. Los republicanos guardan silencio pero han rechazado ambas ofertas y dicen que, en vez de un paquete de leyes que abarque a los 11 millones de ‘sin papeles’, prefieren ir por partes. Además, los líderes republicanos insisten en que toda reforma deberá empezar por asegurar más las fronteras, y no deberá incluir amnistía, sino una legalización que el solicitante se gane a punta de sudor, llena de requisitos, restricciones y obstáculos. Además, claro, los republicanos piden generosos programas de contratación de braseros.

Por su parte, activistas de la comunidad latina pro reforma mantienen diferentes formas de abordar el asunto. Están los que apoyan los grandes proyectos que han pasado en ambas cámaras, con la esperanza de más adelante poder negociar los aspectos más punitivos, más restrictivos de ambos proyectos de ley. Y por otra parte están los que condenan esos proyectos porque dicen que estos están viciados de origen; que más que proyectos de reforma son medidas de seguridad nacional y de castigo al inmigrante. ¿Puede lograrse unidad de criterios en la coalición pro reforma?

Considerando que las dos ofertas más acabadas que han llegado al Congreso son la del Senado, la S744, y la de los demócratas en la Cámara, la HR15. ¿Debe o no debe la Cámara votar por la S744 o por la HR15?

Nunca hemos estado tan cerca para lograr una reforma comprenhensiva”, dice Rocío Sáenz desde Washington, DC. Ella es vicepresidenta ejecutiva del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU). Señala que el Senado federal votó de forma bipartidista y pasó la S744. “Y lo que tiene como parte central este proyecto es un camino a la ciudadanía para 11 millones de personas”. Sostiene que en su sindicato se sabe que esta no es una propuesta de ley perfecta, “pero tiene muchos elementos muy importantes para asegurar que logramos una reforma migratoria”. Y afirma que en las filas de su organización existe la idea de que “debemos asegurar que lograremos una reforma migratoria para poder terminar esta crisis moral que hay en nuestras comunidades y en nuestras familias”. También dijo que el siguiente paso es asegurar que la Cámara baja esté efectuando un voto, “y horita, con la propuesta HR15, que es muy similar a la del Senado… lo vamos a hacer porque nuestra comunidad y nuestro movimiento están bien determinados a parar esta crisis moral que existe en nuestro país”.

Al respecto, Lydia Camarillo, vicepresidenta del Proyecto de Educación y Registro de Votantes del Suroeste, opinó desde San Antonio, Texas que “El discurso nacional es que hay que encontrar una forma para que los 11 millones de personas que están en Estados Unidos ‘sin papeles’ puedan ser legalizados; y también que tengan la oportunidad de hacerse ciudadanos, últimadamente cuando ellos decidan hacerlo”.

Mencionó que la propuesta S744, “que nuestro grupo y 300 grupos más, locales, estatales y nacionales han rechazado porque simplemente no va a dar la oportunidad para que 11 millones de personas se hagan ciudadanos, y para que lleguen, sivan a llegar, una cifra de tres a cinco millones, ¡va a ser muy difícil!”.

Camarillo explicó además que por ejemplo para los dreamers es diferente. Que ellos tienen una oportunidad distinta de legalizarse, igual que los trabajadores agrícolas “y los extranjeros que vienen a este país a obtener trabajos, con altas calificaciones académicas o destrezas muy desarrolladas, que no se hallan aquí según sus proponentes”. Las demás personas no van a poder legalizarse, porque hay varios apartados de la ley que lo hacen muy difícil, dice: “En la propuesta del Senado, la S744 pide que haya más refuerzos en la frontera, más dinero que se va a gastar, más drones (aviones no tripulados), más muros, más seguridad… lo que ha sido rechazado por varios congresistas de aquí de la frontera. Ya sea el señor Oŕourke, que vive en El Paso (TX), Cuellar, Gallego… varios están rechazando esa propuesta”.

Camarillo dijo sin embargo que es importante recordar que aparte de lo ya dicho, “si la gente quiere sacrificar la frontera, y nosotros no queremos hacerlo, también (como condición para la legalización) se tiene que trabajar por diez años consecutivos, con sólo 60 días para reaccionar si algo pasa. Nosotros sabemos que para las mujeres que trabajan en restaurantes, o que tienen familias eso no va a poder ser”. En segundo lugar, prosigue Camarillo, “va a haber más abusos; también tienen que ganar 25 por ciento sobre la línea federal de pobreza: Una familia de cuatro tiene que ganar más o menos 52 mil dólares. ¿Quién gana eso?”. Y agregó que los aspirantes a la ciudadanía, “aparte de pagar y ponerse en la línea, no se van a poder hacer ciudadanos hasta después de 13 a 20 años, lo cual es muy difícil de aceptar en este momento en que hay más votantes latinos, y una población más grande que tiene más poder, más influencia que la que hubo en 1986, cuando pasó la ley IRCA”.

Oscar Chacón, director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe – NALAAC, Chicago, IL, comentó en su oportunidad que “el problema no es si yo pienso que debería o no debería de votar (por alguna de las dos referidas propuestas de reforma migratoria); sino que el problema es que la Cámara baja ha dicho claramente que no va a considerar la propuesta del Senado”. Y que si bien se pudiera notar un cambio, por lo menos en el discurso de los republicanos, “si nosotros hacemos un inventario de las múltiples declaraciones que han dado los más importantes líderes del Partido Republicano a lo largo de las últimas seis a ocho semanas, es obvio que ya se dieron cuenta que no pueden seguir diciendo simplemente no”. Para Chacón los republicanos han comenzado un juego muy interesante, “donde sin decir que no, tampoco están diciendo que sí. Yo creo que también es importante, para nuestros radioescuchas saber que el esquema conocido como reforma migratoria comprensiva, que es un esquema político legislativo que entró en vigor a partir del año 2002, ya intentó aprobar una reforma en 2007 y nuevamente en 2009. Y en el último año ha estado bajo consideración sin haber siquiera llegado a tener una propuesta de ley, en la forma de la propuesta que aprobó el Senado el pasado junio 27. Es lamentablemente un esquema que ha demostrado ser un esquema fallido en cuanto a conseguir siquiera que el Congreso seriamente le considere”. Chacón dijo además que “esta propuesta ha demostrado tener serias y profundas deficiencias… Yo reconozco que también hay cosas positivas, pero si hacemos un balance total de lo que representa el esquema aprobado por el Senado, definitivamente es un esquema…”.

Aquí Orozco pregunta: ¿Cuál es la mayor deficiencia, Oscar?

Mira, Yo te diría que hay varias”, responde Chacón. “Pero la más grave es que se sacrifican tres cosas: Se sacrifica la frontera, y no estamos hablando de unos pocos dólares sino de 46 mil 500 millones de dólares para esencialmente militarizar permanentemente la frontera”. Lo segundo, sigue, “se sacrifica también el esquema de aplicación rigurosa de la ley, en el plano doméstico, en el plano interno, en la medida que la propuesta no desafía lo que ha sido el marco de referencia que se estableció en 1996 por medio de un cambio que ha sido el cambio más drástico en la historia de la ley de migración”. Y el tercer aspecto, que de acuerdo con Chacón es muy preocupante, “es que si la propuesta llegara a convertirse en ley, infringiría aun más el derecho de las personas a poder trabajar libremente, por medio del programa conocido como E-Verify, que es el sistema de verificación electrónica de elegibilidad de empleo que está lleno de fallas, y que aun así están dispuestos a ponerlo en vigencia, porque hay intereses económicos muy poderosos que se beneficiarían de esos cambios”.

Tomando en cuenta todas estas razones, la pregunta que sigue es si Chacón le pediría al congresista de su distrito votar en contra del proyecto.

Yo lo que le pediría a mi congresista no es tanto que vote en contra sino que busquen otra alternativa. Porque lo que sí necesitamos es una solución”. Y afirmó que “esta mañana deportaron a cerca de mil 400 personas, y la noche de ayer había 36 mil personas en centros de detención. Cada día hay más inmigrantes latinoamericanos en el sistema penitenciario por faltas cometidas en contra de la ley de inmigración de 1996. ¡Eso tiene que cambiar!”.

Entonces, ¿son estos proyectos inaceptables por tener demasiada militarización de la frontera y demasiadas restricciones a los aspirantes a la legalización?

Rocío Sáenz:

Sabemos que hay muchas de las cosas dentro de esta propuesta de ley que no están bien, y que es parte del proceso; que todavía está esperando a ver qué pasa en la Cámara baja, y que después se va a conferencia para tratar de resolver las diferencias y todo eso”. Lo que está pasando ahorita, sostuvo, es que “hay 11 millones de personas que viven en nuestro país, que día a día están sufriendo. Cada día que pasa hay personas que están muriendo en las fronteras, tratando de cruzar; hay personas que están muriendo en en el mar, en el área de El Caribe, y como dijo Oscar, cada día hay más de mil personas que están siendo deportadas, lo que quiere decir que nuestras familias están siendo separadas… hay una tremenda crisis moral que tiene que tener una solución ¡ya!”. Sáenz añadió que cada día que pasa y que no se está resolviendo este asunto de migración, “es un día mucho más terrible dentro de nuestras familias y nuestras comunidades”. Lo que sí sabemos, afirmó, “es que nuestras comunidades están en pie de lucha, y sabemos que no vamos a tomar un no, nos vamos a asegurar que el Congreso, especialmente los republicanos que en la Cámara baja han dicho que no, que estén moviéndose y que estén haciendo lo que deben de hacer, que es resolver los asuntos que son importantes en este país, ¡y migración es uno de ellos!”. Para Sáenz, además, la comunidad inmigrante tiene bien claro que “esta lucha continúa. Esa propuesta, primero, no es ley, y tenemos muchísimo trabajo que hacer. Y el hecho de que estemos todavía donde estamos, y estamos empezando este año nuevamente con nuestro movimiento, pero mucho más fuerte, ha sido gracias a todo el trabajo que se ha venido haciendo por parte de nuestra comunidad; a nivel de todas nuestras ciudades, donde han hecho bien clarísimo que estamos determinados a luchar, y a asegurar que vamos a lograr esa reforma migratoria y que tiene que haber una solución este año”.

Orozco resume que la posición del SEIU y su coalición, respecto a la parte que apoyan de la S744 y de la HR15, que es una parte muy importante contenida en estas propuestas, es el camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes en el país. Y que Camarillo ha dicho por su parte que ese camino a la ciudadanía no es tal, sino que está lleno de obstáculos, de fallas y de problemas, por lo que realmente no serían tantos los que alcanzarían esa oportunidad.

Sáenz:

Lo que estamos tratando es, nuevamente, que parte del proceso es garantizar que estas propuestas de ley, cuando lleguen a la Cámara, pues esperamos obviamente que pasen a conferencia, donde ambas cámaras convienen, y podamos asegurar que estamos mejorando esas propuestas de ley. No estamos tomando esto como el cialis online final, porque no es; es parte de todo un proceso, y nuestra esperanza es que siga marchando. Obviamente tenemos el tiempo del calendario legislativo de este año que está cerrándose, pero hay tiempo todavía, y queremos que en ese trayecto también se estén mejorando estas propuestas de ley; y que tengan las partes centrales que van a resolver este problema migratorio”.

Sobre la posición de Chacón a cerca de pedirle a su congresista que presente otras alternativas o modificaciones al proyecto de reforma HR15, para que pudiera ser aceptable, ¿cuáles serían tales modificaciones?

Oscar Chacón afirma que “tenemos una realidad, y es que la Cámara baja ha dicho claramente que no les interesa el concepto de reforma migratoria comprensiva, sino que ellos están interesados abordarlo por partes”.

En efecto, hay un clima político muy atizado en estos momentos en el Congreso, interviene Orozco. Sobre todo por parte de una fracción extrema del Partido Republicano, que es el Tea Party. Pero aun así, considerando dicha realidad política, ¿cuál sería un esquema exitoso?

Chacón:

El pasado no se puede corregir, pero lamentablemente muchos de nosotros que hemos estado trabajando en la política de migración, señalábamos desde por lo menos el año 2006 que el camino más sensato, dado el balance de poder en el Congreso, era precisamente una estrategia de avanzar por cambios graduales en cuanto a la ley de migración”. Pero aclara que el problema es que ahora, quienes apoyan la reforma, “nos encontramos a la defensiva. Porque quien está proponiendo un cambio gradual, a lo más más grave que hay en la legislación, son precisamente los republicanos. Entonces, nos encontramos a la defensiva en ese sentido. Yo te diría que a sabiendas de que el liderazgo republicano, incluyendo algunos de los que fueron parte de la famosa ‘pandilla de los ocho’, están ahora diciendo que hay que considerar propuestas por pedazos”. Y llama la atención sobre lo que se tendría que estar haciendo, que según él sería “estar también nosotros estrategizando a cerca de qué manera podemos aprovechar esa apertura, para que no nos pase lo que nos pasó el año pasado: que a pesar del gran desembolso de energía que hubo, porque no lo vamos a negar, es increíble la cantidad de energía que se ocupó el año pasado para tratar de viabilizar la aprobación de la reforma a la política de migración. Y ya viste que terminamos el 2013 con las manos vacías”. Y agrega que lo que no se debería permitir que pase este año, “es nuevamente quedarnos vestidos y alborotados”. Sostiene que es importante trabajar por soluciones, y que “el pragmatismo político va a pasar a ser una estrategia sumamente importante si se quiere producir resultados, a sabiendas de cuál es el balance de poder en el Congreso hoy”.

Sobre el asunto de abordar la reforma por partes, como declara que lo hará John Boehner (líderde la Cámara), quien afirma que no pondrá sobre la mesa la ‘enchilada completa’, refiriéndose a la reforma migratoria integral, sino pequeñas reformas a la vez, Lydia Camarillo opina si estaría dispuesta a seguir este camino o no:

En el 2006 varios grupos, incluyendo Oscar y nosotros, y Maldef, y Lulac y otros grupos habíamos propuesto que en efecto nos dieran pedazos, pero pedazos que aseguraran que en realidad la comunidad pudiera obtener su legalización y ultimadamente hacerse ciudadanos”. Camarillo se refiere a proyectos como el Dream Act y el AgJobs, algo que los demócratas también apoyan fuertemente, dice. “Y el AgJobses algo que ayuda a los republicanos, que tiene algo que ellos puedan apoyar. Entonces, teniendo eso nos asegura que por lo menos de tres a cuatro millones de personas se pueden hacer ciudadanos. Lo cual es lo único que va a venir siendo, lo que sale en el proyecto del Senado, S744”. Sin embargo Camarillo dijo no creer que este año se va a poder ver algo efectivo, “porque la política se va a meter en medio; o sea las elecciones. Los republicanos, si es que están reunidos en sus distintos distritos, ya sea a nivel estatal, porque son senadores federales, o congresistas, si es que tienen a alguien corriendo contra ellos, alguien que sea probablemente un favorito del Tea Party, entonces se tienen que mover más a la derecha, en lugar de permanecer en el centro. Y entonces eso no les va a ayudar”. Los demócratas por su parte, sostiene, “también tienen que hacer algo interesante; el problema con los demócratas y el Presidente es que han favorecido una estrategia en la cual ellos dicen: ‘Favorecemos que haya border security”, o cerrar las fronteras. Por eso es que hemos visto las cifras de personas que son deportadas como nunca lo hemos visto, incluso antes con otros presidentes republicanos. Porque es una estrategia de tratar de decir que también ellos son cow boys, si es que puedo decir eso…, como estoy aquí en Texas”.

En otras palabras, Camarillo dice estar dispuesta a aceptar la vía de una reforma en pedazos: “Correcto, porque ya la (ex) Secretaria Napolitano, dijo que la frontera ya estaba segura. ¿Qué más tenemos que hacer? Entonces ya todo lo que tenga que ver con eso ya está hecho. Entonces nos toca a nosotros tener algo bueno, y el Dream Act y el AgJobssería un paso favorable”.

Rocío Sáenz:

Yo creo que hay que ubicarnos desde la perspectiva de que esto no es el proceso. Si quieren ellos tomar parte por parte el debate de la reforma migratoria, al final el resultado es el importante. El resultado es tener toda la enchilada completa. Si quieren tomar la salsa primero y luego las tortillas y luego el queso… pero al final de cuentas tener una reforma comprensiva, eso es lo que queremos ver como resultado, donde de una vez por todas estemos tomando ese asunto de inmigración en una manera más comprehensiva e integral”.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • ¿Las líneas de investigación se van a concentrar en los culpables o las víctimas? Nos atacaron y asesinaron, de eso hay pruebas: dirigente.
  • Hace 3 años mataron a mi hermano. Ya se acostumbró la autoridad de Guerrero a tener estudiantes muertos: familiar de estudiante desaparecido
  • Me da tristeza regresar a casa con mis otros hijos. Otra vez llegué sin nada, sin encontrar a su hermano, dice padre de familia

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo