Wendy’s encara protestas de pizcadores de tomate

Miembros y aliados de la Coalición de Trabajadores Agrícolas de Immokalee, florida, marchan por la 5ta Avenida de Manhattan con la imagen de Wendy’s como estandarte en su protesta contra la cadena para que firme el Programa de Comida Justa.

Miembros y aliados de la Coalición de Trabajadores Agrícolas de Immokalee, La Florida, marchan por la 5ta Avenida de Manhattan con la imagen de Wendy’s como estandarte en su protesta contra la cadena para que firme el Programa de Comida Justa.

Desafiando un boicot de casi tres años lanzado por los pizcadores de tomate de Immokalee en La Florida, la cadena hamburguesera Wendy’s se resiste a firmar un acuerdo que le haría comprometerse a ayudar a combatir el acoso sexual y mejorar el salario de los trabajadores del campo. Wendy’s afirma que mantienen vigentes políticas más efectivas. Los trabajadores organizados de La Florida han estado llevando sus protestas a Nueva York, ciudad de alto consumo de hamburguesas y sede de reuniones de los inversionistas. Desde Nueva York reporta Marco Vinicio González.


 

Se escuchan consignas de los trabajadores agrícolas de Immokalee (Florida) y sus aliados, que marchan por las céntricas calles de una exclusiva zona en Manhattan…

Los trabajadores, pizcadores de tomate de La Florida, algunos de ellos junto con sus hijos, marchan también por la Avenida Park en el Midtown de Nueva York.

Se escuchan más consignas… Boicot Wendy’s, Boicot Wendy’s, Boicot Wendy’s…

Guadalupe

Guadalupe “Lupe” Gonzalo, organizadora de la Coalición, CIW en NY.

Demandan que Wendy’s, una de las 5 mayores cadenas de hamburguesas y comida rápida del mundo adopte el Programa por Comida Justa, que hace 3 años recibió la Medalla Presidencial por que dicho programa, con apoyo de los consumidores y compradores de tomate, mejora los salarios y combate el acoso sexual, todavía muy extendido en los campos agrícolas del país, señala Guadalupe “Lupe” Gonzalo, una pizcadora de tomate y ahora organizadora de la Coalición de Trabajadores Agrícolas de Immokalee (CIW).

La violencia que sufrimos las mujeres en el trabajo… El 80 por ciento de las mujeres que trabajamos en la industria agrícola son víctimas de acoso y asalto sexual !Eso es lo que queremos eliminar! El abuso”, dice enfática Lupe.

Esa dura realidad la conoce muy bien Leticia, una pizcadora de tomate de La Florida que participa en la protesta. No quiso dar su nombre verdadero ni hablar ante el micrófono porque dijo que “esto es muy íntimo, me da vergüenza”.

Haciéndose a un lado de la marcha afirmó que A las mujeres nos acosan sexualmente. ‘Si no te dejas, mañana no tienes trabajo’, nos dice el capataz… Nos arrebatan a la fuerza nuestra dignidad, y luego ya no tiene uno cara ni siquiera para besar a nuestros hijos cuando estamos en la casa… nos hacen sentirnos sucias… nos hacen vivir estos ataques en silencio.

Aliados de la CIW arengan frente a un restaurante de Wendy's en la 5ta avenida del Midtown en Manhattan.

Aliados de la CIW arengan frente a un restaurante de Wendy’s en la 5ta avenida del Midtown en Manhattan.

Además, de abusar de ellas en los desolados campos de cultivo, sin testigos, los capataces y hasta algunos trabajadores corren luego el rumor entre los hombres del pueblo, de que una es una p… que se deja, y luego ya no se los puede una quitar de encima, ya no le cree nadie a una.

Suben de tono las consignas callejeras…

La protesta en Manhattan partió de, y concluyó frente a las oficinas centrales de Triana Partners, el cuartel general del mayor accionista y presidente de Wendy’s, Nelson Peltz, quien desde hace más o menos tres años ignoró la demanda de estos trabajadores y tomó una drástica medida, dice Nelly Rodríguez, veterana organizadora de la coalición.

Wendy’s quitó su compra, de esos ranchos donde ya había esas protecciones de los derechos humanos para los trabajadores, y se fue a México

En respuesta, los trabajadores lanzaron el boicot a Wendy’s, al que se sumaron en su oportunidad distinguidas personalidades de la vida pública y privada, como la luchadora social Kerry Kennedy, hija del desparecido Senador Robert Kennedy. Y la empresa hamburguesera comenzó entonces a tomar algunas acciones, señala Rodríguez:

La organizadora Nelly Rodríguez arengando en una protesta de la coalición CIW para convencer a Wendy’s que se una al Programa de Comida Justa. Foto: Cortesía de la CIW.

La organizadora Nelly Rodríguez arengando en una protesta de la coalición CIW para convencer a Wendy’s que se una al Programa de Comida Justa. Foto: Cortesía de la CIW.

Ahora, después de que se lanzó el boicot en contra de Wendy’s, dirigido por los trabajadores agrícolas, Wendy’s sintió la presión, tanto de los consumidores como de toda la gente que nos está apoyado, gente de fe y estudiantes, y recientemente en el mes de marzo dijo que iba a dejar de comprar en México

Sin embargo la cadena de comida rápida se sigue negando a firmar el Programa de Comida Justa. Ahora compra sus tomates en invernaderos presuntamente orgánicos en Estados Unidos y Canadá, y dice que estableció un código de conducta; afirma también que respeta las leyes laborales vigentes, y que las autoridades hacen inspecciones y auditorias rutinarias o periódicas.

Tanto Nelly Rodríguez como otros trabajadores de la Coalición asistieron a una junta de accionistas usando la membresía de alguno de dichos accionistas aliados, donde se expusieron las razones que impulsaron la movilización de la compra de tomates a Estados Unidos y Canadá, relata Rodrídriguez.

Gerardo Reyes, acompañado de Nelly Rodríguez en la ceremonia donde a nombre de la CIW recibieron la prestigiosa Medalla de las Cuatro Libertades, otorgada por la Fundación  Franklin D. Roosevelt, y entregada de manos de un a familiar de Roosevelt en un aristocrático vecindario de Manhattan, Nueva York. Foto: Cortesía de la CIW.

Gerardo Reyes, acompañado de Nelly Rodríguez en la ceremonia donde a nombre de la CIW recibieron la prestigiosa Medalla de las Cuatro Libertades, otorgada por la Fundación Franklin D. Roosevelt, y entregada de manos de un a familiar de Roosevelt en un aristocrático vecindario de Manhattan, Nueva York. Foto: Cortesía de la CIW.

Lo que dijeron ellos en esta junta de accionistas, es que así de esa manera Wendy’s asegura que los trabajadores tengan mejores condiciones porque no va a estar bajo el sol

Pero Gerardo Reyes, uno de los líderes de la coalición, tiene sus dudas. Acota:

La victoria es parcial, porque le falta a Wendy’s todavía unirse al programa de comida justa, donde hemos logrado prevenir y eliminar los peores abusos que habían existido !por generaciones!, en la industria del tomate

Reyes se refiere a la victoria de haber logrado que 11 grandes empresas hayan firmado este Programa de Comida Justa. Pero en cuanto a las compras de tomate que ahora Weny’s hace casi en su totalidad en los referidos invernaderos, este organizador, al cargo de la seguridad de los trabajadores de Immokalee en esta ocasión, aclara:

Mucha gente asume que ‘orgánico’ significa justo. Al igual que Wendy’s asume que comprar de invernaderos automáticamente o como por arte de magia elimina los abusos y la violencia que existe dentro de los invernaderos

Agrega:

En la marcha-protesta de los trabajadores de Immokalee en Nueva York.

En la marcha de los trabajadores de Immokalee en Nueva York, las figuras de Wendy’s y Nelson Peltz son estandartes de la protesta.

Trabajar en un invernadero no significa que las condiciones son justas para los trabajadores. De hecho, los abusos pueden ser peores; hay ranchos orgánicos donde ha habido situaciones de violencia extrema, situaciones de acoso sexual

El Programa de Comida Justa ya ha sido firmado por McDonald’s, Burger King, Subway, Chipotle, Taco Bell, Whole Foods y otras empresas de la cadena de suministro, como pueden ser supermercados, empacadoras y transportistas; y ha mejorado la vida de 35 mil trabajadores agrícolas de Immokalee, una agroindustria valorada actualmente en 600 millones de dólares, pero que tiende a crecer.

Sabemos que las condiciones laborales pueden ser peores en los invernaderos, porque son lugares que están cerrados. Son lugares en los cuales los trabajadores muchas de las veces están más dominados por los patrones, porque son pocos trabajadores. A parte de esto, se enfrentan a químicos también; hay muchos lugares que no están abiertos al aire libre”, añade Rodríguez.

La Coalición de Trabajdores de Immokalee planea intensificar el boicot contra Wendy’s, hasta que se sienten a negociar.

Los hijos de os trabajadores de Immokalee comienzan a foguearse en los trabajos de la coalición, para seguir los pasos de sus padres y garantizar el futuro de la lucha de la clase trabajadora.

Los hijos de os trabajadores de Immokalee comienzan a foguearse en los trabajos de la coalición, para seguir los pasos de sus padres y garantizar el futuro de la lucha de la clase trabajadora.

Afirman que éste no es un problema solamente de falta de dinero, sino y sobre todo de justicia social y derechos laborales, finaliza Nelly Rodríguez.

Es fundamental la genuina participación de los trabajadores, para crear e implementar los mecanismos de responsabilidad social que garanticen el respeto a su dignidad y a sus vidas. Sólo así podemos evitar tragedias, prevenir abusos, y podremos tener conversaciones serias sobre lo que es responsabilidad social dirigida por los trabajadores

La empresa Wendy’s declinó nuestra solicitud de entrevista.

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde Nueva York, Foto y Guion de Marco Vinicio González.

Escuche la Edición Semanaria completa:

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.