Trabajadores huésped ganan caso de trata (primera)

De La Redacción

immigrant_justice2Un jurado federal en Nueva Orleans concedió más de 14 millones de dólares a cinco trabajadores indios, que se quejaron de haber sido defraudados y sometidos a trata laboral, chantaje y privación de la libertad a manos de la compañía Signal International (http://www.signalint.com) en la costa del Golfo estadunidense. La Oficina de Auditorías del Gobierno (GAO) emitió un reporte denominado, Programa de Visas H2A y H2B que incrementa las protecciones para aliviar los graves problemas de abusos y violaciones laborales que padecen estos (as) trabajadores (as) contratados en el extranjero. En el primer segmento de este programa de Línea Abierta analizamos el tema con ayuda de la experta, Meredith Stewart, abogada del Southern Poverty Law Center (http://www.splcenter.org), quien llevó exitosamente este caso.

Los trabajadores, soldadores de oficio, llegaron procedentes de India a la Zona del Golfo para reparar instalaciones petroleras dañadas por los huracanes Katrina y Rita. Además de un salario incumplido, los enganchadores les prometieron residencia permanente a ellos y a sus familias, lo que no solo no ocurrió, sino que además se vieron forzados a pagar unos 10 mil dólares cada uno aproximadamente para poder trabajar en este país.

Un abogado de migración en Nueva Orleans coludido con el reclutador en India fueron hallados de cometer actos de trata de personas, fraude y discriminación, por lo que tras la decisión de un jurado, un juez federal de Nueva Orleans determinó conceder a cinco de los trabajadores, ¡más de 14 millones de dólares!, en el primer caso llevado por la organización Southern Poverty Law Center (2008), considerado como el mayor caso de trata de personas en la historia de Estados Unidos, cuando se les combina con otros caso pendientes. Quedan pendientes otros casos de otros grupos de trabajadores en cortes federales de Luisiana y Texas.

Meredith Stewart, abogada del Southern Poverty Law Center, relata que los trabajadores, una vez aquí, se vieron engañados, y al darse cuenta del único tipo de visa que los amparaba, de la rudeza del trabajo, las pésimas y costosísimas condiciones de vivienda, y por el tipo de visa que les impedía cambiar de empleador, vieron con esto esfumarse el ‘sueño americano’ y decidieron entonces regresar a India. Pero antes de partir los trabajadores comenzaron a organizarse, y al percatarse de esto el empleador procedió a despedir a los líderes, que sin embargo presentaron su queja y procedieron posteriormente a demandar.

Stewart sostiene que este es el único caso que tienen con trabajadores de India, y afirma que la mayoría de casos son con trabajadores de México y Centroamérica, de donde procede la mayoría de trabajadores con visas H2 (A y B). La abogada afirma que las demandas normalmente se ganan porque las causas que las provocan son claras. Lo difícil, dice, es que los trabajadores se animen a denunciar, pues por lo general tienen miedo de hacerlo, ya que saben que por el tipo de visas con que vienen no pueden buscar otro trabajo, y que su única opción, si no funciona el empleo con su empleador primario es volver a su país, endeudados la mayoría de las veces, situación que con mucha frecuencia los retiene en contra de su voluntad.

Por último, Meredith Stewart sostiene que en los argumentos de los empleadores quedó claro que las contrataciones de trabajadores bajo los programas H2 les ahorran millones de dólares.

El desenvolvimiento de este caso está lleno de interesantes detalles que conviene conocer, por lo que se recomienda ampliamente escuchar este segmento del programa■


This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.