Trabajadores de Immokalee en Park Ave por salarios y comida justa

Nely Rodríguez, de CIW en la marcha de la ciudad de Nuev York. Foto: CIW

Nely Rodríguez, de CIW en la marcha de la ciudad de Nuev York. Foto: CIW

De La Redacción

Este lunes volvió a darse una interesante marcha protesta de la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW)que cosechan tomate en La Florida, estudiantes universitarios y gente de fe, por un salario justo para los trabajadores y también para unirse al Programa de Comida Justa. El suceso ocurrió en céntricas calles de la ciudad de Nueva York, con una marcha para llamar la atención de los más altos ejecutivos de la corporación que administra la cadena de restaurantes de comida rápida, Wendy’s, manifestación que reportamos oportunamente en este espacio. Un incidente que sucedió ese día sin embargo se omitió en la nota con que dimos a conocer el suceso, que tuvo lugar entre la 3era Avenida y la Calle 45, del lado este de Manhattan, es que luego de la marcha de los trabajadores de Immokalee, de estudiantes y miembros de otras asociaciones civiles que simpatizan con la causa de los salarios y la comida justos, ocurrió que una delegación intentó ingresar a la sede de Trian Partners para entregar un pliego petitorio de los trabajadores a Nelson Peltz, el presidente de la mesa directiva y mayor accionista de Wendy’s, quien se hallaba ese día en su oficina de la exclusiva Park Avenue. El intento fue frustrado por personal de seguridad de ese edificio, y todo culminó con una manifestación.

La delegación que intentó entrar al edificio de Trian Partners iba compuesta de un estudiante representando el creciente boicot nacional a Wendy’s en las universidades; la Rabina Rachel Kahn-Troster, de la organización T’ruah, representando el constante apoyo de comunidades de fe a la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW). Esta delegación, entre quienes se hallaban dos miembros de la CIW, hizo énfasis en el llamado que T’ruah le ha hecho a Peltz para corregir la inequidad económica.

Cuando el grupo de líderes intentó entrar al edificio para entregarle una carta a Nelson Peltz en su oficina, la delegación no fue recibida ni siquiera en el lobby del edificio. Sólo se permitió la entrada a una persona, y esta fue Nely Rodríguez, de la CIW; pero al explicar que estaba intentando entregar la carta a Mr. Peltz, Nely también fue rechazada —la seguridad del edificio había sido notificada de que la CIW estaría ahí ese día, y habían recibido instrucciones explícitas de no solo negarle acceso a cualquiera que tratara ingresar hasta su oficina (unos pisos más arriba), sino tampoco aceptar ningún mensaje o carta del grupo de personas protestando.

Veterana de duras y exitosas luchas de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, Nely Rodríguez descalificó la indiferencia de los ejecutivos de Wendy’s: “Ellos se negaron a recibirnos y con esto nos muestran la indiferencia que Wendy’s y Nelson Peltz sienten cuando se trata de los derechos humanos de los trabajadores del campo. Pero no importa las veces que tengamos que regresar y tocar a sus puertas en busca de dialogo. Para nosotros, su rechazo nos da fuerza para aumentar el volumen de la campaña y le da a sus propios consumidores poderosas razones para unirse a nuestra lucha y ver la verdadera cara de Wendy’s y Peltz.”

Agregó: “Seguiremos organizándonos en nuestra comunidad. Sabemos que los estudiantes harán crecer aún más el boicot contra Wendy’s en sus universidades, y que las iglesias y gente de organizaciones de fe seguirá demandando justicia”. Y lejos de amilanarse abrazó más bien un tono de esperanza en la lucha: “Todo esto nos muestra que llegará un día en que Nelson Peltz y las estructuras de Wendy’s no tendrán más opción que reconocer la humanidad de los trabajadores y unirse al Programa de Comida Justa; cuando esto suceda, estaremos contentos de darles la bienvenida –mientras tanto, la lucha es prometida.”, concluyó■

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.