Trabajadores agrícolas, estudiantes y residentes de Nueva York marchan a Wendy’s en apoyo a creciente boicot nacional

Durante la primera protesta que lanzó el boicot contra Wendy’s en céntricas calles de Nueva York. Foto: CIW.

Durante la primera protesta (2015) que lanzó el boicot contra Wendy’s en céntricas calles de Nueva York. Foto: CIW.

“Una de las primeras respuestas que ofrece Wendy’s es su código de conducta para surtidores, el cual fue publicado el año pasado. Para ellos este código sirve como sustituto al Programa por Comida Justa —y es su razón para no unirse al nuestro-, pero sin tomar medidas efectivas para cumplir con los derechos laborales y humanos, y sin la participación de trabajadores…”: Nely Rodriguez.

La Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW) y aliados consumidores de Nueva York extienden el llamado a Wendy’s, a que se comprometa con el exitoso Programa de Comida Justa, para proteger los derechos de los trabajadores agrícolas en su cadena de surtidores.

Mañana a la 1:00 p.m. Tiempo del Este), docenas de estudiantes y residentes locales marcharán del Lower Eastside Girls Club (402 E 8th St.) hasta el restaurante Wendy’s de Union Square (20 E 14th St.), para amplificar el boicot nacional de consumidores a la gran compañía de comida rápida, campaña lanzada por los trabajadores agrícolas en marzo de este año.

Junto con líderes de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, participantes en la marcha continuarán una gran oleada de acciones este otoño. Este gran movimiento realizará las visitas a dicho establecimiento con los trabajadores agrícolas al frente en más de 20 ciudades, durante seis giras regionales llamadas “Detrás de las Trenzas”, cuya meta será sostener el boicot durante los meses de octubre y noviembre.

Trabajadores agrícolas y miles de consumidores aliados a través de las referidas rutas de las giras expondrán a Wendy’s por rechazar el Programa de Comida Justa de la Coalición (CIW), y brindarán una solución diseñada por trabajadores pro los abusos que por décadas han existido en los campos de cultivo. El Programa de Comida Justa ha sido aclamado como “el mejor programa de monitoreo en el lugar de trabajo… en Estados Unidos”, en la portada de The New York Times, y fue premiado con la Medalla Presidencial en el 2015, por sus “esfuerzos extraordinarios combatiendo el tráfico humano”.

En lugar de unirse al Programa por Comida Justa y así asumir la responsabilidad para mejorar las condiciones que experimentan los trabajadores agrícolas aquí en Estados Unidos, como lo han hecho sus competidores (McDonald’s, Burger King, Taco Bell, Subway, y Chipotle, todos compradores de tomate que participan en el programa), Wendy’s decidió dejar de comprar este producto en La Florida y mover sus compras a México, donde las violaciones de derechos humanos de los trabajadores agrícolas son comunes y donde no hay monitoreo para garantizar sus derechos.

De manera específica la publicación, Harper’s Magazine, recientemente reportó que Wendy’s compra del surtidor, Bioparques de Occidente, el cuál fue investigado y multado por el gobierno mexicano en 2013 por mantener a cientos de trabajadores en contra de su voluntad en condiciones de abuso laboral.

Qué: Marcha animada hasta el local de Wendy’s en Union Square para amplificar el boicot nacional y llamar al gigante de comida rápida a unirse al exitoso Programa de Comida Justa de la Coalición de Trabajadores de Immokalee.

Cuándo: Sábado, 15 de octubre a la 1:00 pm (Tiempo del Este).

Dónde: La marcha comenzará en el Lower Eastside Girls Club (402 E 8th St.), después subirá por la calle 10 y luego por Broadway hasta llegar al Wendy’s en Union Square (20 Este de la calle 14) alrededor de las 2 PM.

En una declaración pública Nely Rodriguez, de la Coalición de Trabajadores Agrícolas de Immokalee dijo que, “Una de las primeras respuestas que ofrece Wendy’s es su código de conducta para surtidores, el cual fue publicado el año pasado. Para ellos este código sirve como sustituto al Programa por Comida Justa —y es su razón para no unirse al nuestro-, pero sin tomar medidas efectivas para la realización de derechos y sin la participación de trabajadores; el código de Wendy’s no llega al nivel del compromiso del Programa por Comida Justa.

En este Programa por Comida Justa los proveedores se comprometen a comprar tomates exclusivamente de rancheros que participan en él y respetan el código de conducta del Programa de Comida Justa, diseñado por los trabajadores de CIW y que incluye “cero tolerancia al trabajo forzado y el asalto sexual.”.

“Detrás de las Trenzas” y uniéndonos a docenas de consumidores y aliados en Nueva York el día de mañana, quedará expuesto una vez más que Wendy’s no puede seguir escondiéndose detrás de estándares vacíos.”, agregó Rodríguez.

El Programa de Comida Justa, creado por la Coalición de Trabajadores de Immokalee, reconocidos con la Medalla Presidencial, es una innovadora colaboración entre trabajadores agrícolas, productores de tomate en La Florida, y catorce grandes compradores de tomate incluyendo a McDonald’s, Burger King y Walmart. También ha sido aclamado por The Washington Post como “uno de los casos más exitosos en el área de derechos humanos hoy en día”. Cuando se unen al Programa, los compradores participantes se comprometen a comprar tomate exclusivamente de surtidores en La Florida que cumplen con una serie de estándares laborales, incluyendo una política de cero tolerancias para la esclavitud y el acoso sexual.

Las corporaciones participantes también pagan un premio de un centavo más por libra de tomate comprada, que atraviesa la cadena de producción hasta ser pagado directamente a los trabajadores por parte de sus empleadores. Desde que comenzó el programa en el 2011, los compradores participantes han pagado más de 22 millonesde dólares a los trabajadores agrícolas.

En el 2015, el programa se expandió e implantó más allá de los campos de La Florida, en Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Nueva Jersey; y en la temporada del 2015-2016, el Programa por Comida Justa fue expandido a dos nuevas cosechas, la fresa y el chile dulce.

El boicot de Wendy’s, es el segundo boicot en la historia de 15 años de la Campaña por Comida Justa, y nace del rechazo continuo de Wendy’s a unirse a dicho pograma por. Al negarse a participar, Wendy’s sigue proveyendo un mercado para surtidores fuera del programa, quienes aún no se han comprometido con las protecciones laborales contempladas en este progama.

Decenas de miles de consumidores ya se han unido al boicot, recientemente endosado por el Consejo Nacional de Iglesias. Este consejo representa a 38 denominaciones religiosas, y está compuesto por más de 30 millones de cristianos en más de 100 mil iglesias locales. En universidades alrededor del país, estudiantes están liderando la campaña creciente de “Cortar las Trenzas,” (de la figura bde Wendy’s), que busca presionar a administradores universitarios para que corten los contratos que tienen con Wendy’s en los campos hasta que la corporación se una al Programa por Comida Justa■

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.