Arrestan a líderes de alto perfil en actos de desobediencia civil por la reforma migratoria

Foto by One America via Flickr

Foto by One America via Flickr

Maribel Hastings

America’s Voice, Washington, DC

Se anuncian movilizaciones similares a través del país por los próximos 40 días

Un total de 41 activistas, incluyendo líderes de algunas de las principales organizaciones pro inmigrantes del país, fueron arrestados hoy en las inmediaciones del Capitolio durante los actos de desobediencia civil pacífica realizados con el fin de presionar por un voto en favor de un plan de reforma migratoria con vía a la ciudadanía en la Cámara de Representantes. Los líderes denunciaron que dicho plan ya tiene los votos de una mayoría bipartidista para ser aprobado, pero que el liderazgo republicano no está permitiendo una votación.

Estos líderes anunciaron el inicio de una campaña denominada “40 días de Acción y Oración por las Familias”, que consistirá precisamente en acciones no violentas, como los actos de desobediencia civil, por los próximos 40 días; para presionar al liderazgo republicano y a otros legisladores que han frenado, dijeron, el avance de un plan de reforma migratoria en la Cámara de Respresentantes.

Entre los líderes detenidos figuran Eliseo Medina, secretario-tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU); Angélica Salas, dierctora ejecutiva de CHIRLA; Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice; Deepak Bhargava, director ejecutivo del Center for Community Change; Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Immigration Law Center; Kica Matos, directora de derechos de inmigrantes y justicia racial del Center for Community Change; y Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland.

Inmigrantes y activistas formaron una cadena en una de las intersecciones aledañas al Capitolio portando pancartas que leían ‘Ciudadanía para los Once Millones’ y cantando consignas. Los líderes de los grupos nacionales y estatales se plantaron en medio de la Avenida Independence y posteriormente fueron detenidos, uno a uno por la policía del Capitolio.

Dichos grupos piden una vía a la ciudadanía para unos 11 millones de indocumentados, un imperativo moral, dijeron, porque preservar la unidad familiar es un valor intrínseco para todo los estadunidenses. Agregaron, asimismo, que retrasar la acción legislativa no es una opción porque el apoyo para la reforma migratoria es profundo y amplio, independientemente de ideologías políticas.

Los actos de desobediencia civil, afirmaron, continuarán a través del país durante el receso del Congreso, del 5 de agosto al 9 de septiembre. Además, llevarán a cabo otros eventos de presión en un centenar de distritos republicanos de congresistas a los que intentarán persuadir para que apoyen la reforma migratoria con una vía a la ciudadanía, anunció el miércoles la coalición Alianza para la Ciudadanía:

“Mantendremos la presión porque pensamos que redoblándola existe una mejor posibilidad de que (los legisladores) respondan y haya un voto sobre la vía a la ciudadanía en el otoño y tengamos una legislación histórica para fines del año”, declaró Sharry antes de ser detenido.

El miércoles el congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez aseguró que 195 de los 201 demócratas de la cámara baja están listos para apoyar un plan bipartidista de reforma migratoria y que, por ende, sólo se requiere un puñado de republicanos, un total de 23, para llegar a la mayoría de los 218 votos necesarios para aprobar el proyecto. Por lo tanto, añadió, sólo es necesario que el liderazgo republicano permita un voto en el pleno, de un plan bipartidista.

Sin embargo, el presidente de la Cámara Baja, John Boehner, republicano de Ohio, ha reiterado que ese organismo no debatirá el plan bipartidista de reforma que aprobó el Senado el 27 de junio, y que sólo llevará al pleno un plan que tenga el apoyo de una mayoría de la mayoría republicana; es decir, de 118 de los 234 congresistas republicanos que hay en la Cámara de Representantes.

El punto central de contención es la vía a la ciudadanía para millones de indocumentados, ya que muchos republicanos consideran que sería premiar a personas que violaron las leyes migratorias al ingresar sin documentos al país.

Asimismo, muchos republicanos representan distritos con escasa población y votos hispanos, y creen que no tienen que hacer nada en materia migratoria para mantener sus escaños.

Pero Eliseo Medina, secretario-tesorero de SEIU recordó que “este es un asunto que no sólo le incumbe a los latinos. En esos distritos hay grupos evangélicos, católicos, empresarios, sindicatos y otros sectores de la sociedad que votan allí, y que apoyan la reforma migratoria con vía a la ciudadanía”.

Asimismo, el argumento que ignora el Partido Republicano necesita del voto latino a nivel nacional para competir efectivamente por la Casa Blanca, de tal modo que entorpecer el avance de la reforma migratoria con una vía a la ciudadanía sólo va en detrimento de los intereses de ese partido.

“Los republicanos tienen la mayoría en la cámara baja por apenas 17 votos y hay más de 30 congresistas que tienen un alto número de latinos en sus distritos. Así que aunque no podemos afectar a todos los republicanos, sí podemos afectar una cifra suficiente de ellos, para que nosotros decidamos quién va a tener la mayoría en el Congreso. ¿Quieren seguir siendo mayoría? ¡Voten por la reforma migratoria!”, indicó Medina.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Más Noticieros, Política, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo