Sin futuro en su país, deportados guatemaltecos vuelven a migrar al norte

Aeropuerto de la Fuerza Aérea en Guatemala donde llegan los vuelos con los migrantes repatriados de EEUU.

Aeropuerto de la Fuerza Aérea en Guatemala donde llegan los vuelos con los migrantes repatriados de EEUU.

A pesar de la cacería de inmigrantes desatada por el gobierno de Trump, muchos de los más de 60 mil guatemaltecos deportados el año pasado tienen planes para regresarse a Estados Unidos. ¿Por qué razón deciden volver a correr un riesgo mayor? Porque cuando estos repatriados llegan a Guatemala, se encuentran con sus comunidades aquejadas de violencia delictiva sin control y muy poco trabajo. Eso es lo que encontró nuestra colaboradora, María Martin en la ciudad de Guatemala, cuando habló con varios deportados y los escasos grupos comunitarios que los ayudan.


Carlos López, trabajador social voluntario en la Casa Migrante de Guatemala.

Carlos López, Administrador de la Casa Migrante de Guatemala.

Se escucha ambiente exterior de aeropuerto…

En el aeropuerto de la fuerza aérea en la capital de Guatemala, diariamente aterrizan los que aquí llaman los “vuelos de los deportados”. En cada avión retornan de setenta y cinco o hasta 130 personas, y estos vuelos han aumentado, afirma Carlos López, administrador de Casa Migrante:

“Estos últimos dos meses, ha habido vuelos todos los días, dos o tres vuelos…”

Se escucha a voluntario orientar a los deportados…

Migrantes retornados haciendo llamadas a sus familias desde el aeropuerto de la Fuerza Aérea Guatemalteca.

Migrantes retornados haciendo llamadas a sus familias desde el aeropuerto de la Fuerza Aérea Guatemalteca.

Un funcionario los dirige a una ventanilla donde registran sus datos. Después, salen a la calle a tratar de rehacer sus vidas. Pero para muchos, eso no va a ser fácil.

“Mi nombre es Martín Antonio Velázquez, y la función que hacemos aquí es apoyar a nuestros paisanos retornados. Venimos a ofrecerles llamadas telefónicas para que puedan comunicarse con sus familiares en toda Guatemala…”

Martín es un voluntario de la Asociación de Retornados. Él mismo fue deportado hace dos años y todavía está desempleado.

Martin Antonio Velázquez voluntario en tareas de orientación a los repatriados.

Martin Antonio Velázquez voluntario en tareas de orientación a los repatriados.

“Es duro porque a mi edad no se encuentra trabajo. Luego, también aquí en Guatemala exigen el estudio, cosa que en los Estados Unidos no necesita uno estudiar para poder trabajar de lo que uno pueda”

60 mil guatemaltecos fueron deportados el año pasado. En Guatemala, de cada 10 habitantes sólo 3 tienen un trabajo formal. Además, casi la mitad de su población tiene menos de 19 años, y se estima que cada año 140 mil jóvenes ingresan al mercado laboral; pero de cada 10 sólo dos encontrarán trabajo.

Padre Mauro Verzeletti Director de Casa Migrante.

Padre Mauro Verzeletti Director de Casa Migrante.

“Nuestros países realmente viven golpeados por la falta de políticas públicas de nuestros gobiernos”, dice el Padre Mauro:

El sacerdote católico Mauro Verzeletti, es el director de Casa Migrante, y quien junto con la Asociación de Retornados son de las pocas organizaciones que velan por los deportados. Verzeletti señala lo que considera es la raíz del problema.

“La corrupción, los estados están siendo cooptados por el narco tráfico, el crimen organizado, o personas que realmente no quieren ni ver migrantes, como el caso de Donald Trump”

Ambiente de Casa Migrante…

Niños en un corridor de la Casa Migrante.

Niños en un corridor de la Casa Migrante.

Aquí en Casa Migrante es el lugar donde llegan los deportados a pedir ayuda o a descansar mientras siguen su camino, Hicer Hernando, de 23 años, nos cuenta porque huyó de su pueblo en la provincia de Izabal:

“Es una historia larga… a mi papá le mataron, lo machetearon; porque nosotros somos católicos y ellos no son cristianos, y todo eso”

Esta violencia por motivos religiosos está muy extendida en Centroamérica, pero también otros emigran por razones económicas.

“Me siento triste de no haber pasado porque tengo muchas deudas ya….”, dice Rodolfo.

Rodolfo Antonio (izquierda), junto con otros refugiados en Casa Migrante.

Rodolfo Antonio (izquierda), junto con otros refugiados en Casa Migrante.

Para migrar al norte, Rodolfo Antonio Arias pidió prestado ochenta mil quetzales -casi once mil dólares-, después de que por la sequía, atribuida al cambio climático, perdió la cosecha. Para ampliar su milpa había pedido otro préstamo que aún debe. Ahora deportado y con una deuda doble, Rodolfo no pierde la esperanza.

“Por pagar me metí más en deudas, pero tengo que echarle ganas, no echarme pa’ tras.”

Hasta que la situación cambie drásticamente en Centro América, decenas de miles de jóvenes como Rodolfo e Hicer seguirán migrando al norte, dice el Padre Mauro, quien  durante más de 20 años ha sido testigo de la ausencia de políticas realista de los gobiernos de ambos países.

Cartel alusivo a la niñez de los migrantes en Casa Migrante.

Cartel alusivo a la niñez de los migrantes en Casa Migrante.

“Porque la personas ya no encuentran más paz en esos países. Encuentran desapariciones, represión y estructuras criminales que realmente no dejan que se desarrollen como personas humanas”, deplora el sacerdote.

-La política actual de Estados Unidos es que ‘si los deportamos, no van a llegar más, se van a quedar en su país’ -dice esta reportera. El Padre Mauro responde:

“Prácticamente es un juego de ping- pong, porque los estados deportan y los migrantes siguen migrando. Por ejemplo, del 90 por ciento de aquellos que son deportados vía aérea de Estados Unidos, el 95 por ciento -a través de los estudios que hemos realizado en la Casa Migrante- intenta reincidir en la inmigración”

Los jóvenes con quienes hablamos en Casa Migrante confirman esos datos. Todos afirmaron que intentarán cruzar otra vez a Estados Unidos.

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde la ciudad de Guatemala, Texto y Foto de María Martin.

Este reporte recibió apoyo adicional de FIRE: Fund for Freelance Investigative Reporters and Editors y Fund for Investigative Journalism.
Download
This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo