De gira en EU del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

CAM00259A un año de haber realizado una primera Caravana para crear conciencia entre la población y el gobierno de Estados Unidos sobre los costos de la guerra contra las drogas en México, que lleva unos 100 mil muertos según algunos, en esta gira por EU el poeta Javier Sicilia (JS), del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad hizo una escala en la ciudad de Los Ángeles. Allí fue entrevistado por Rubén Tapia (RT), nuestro reportero y director del programa radiofónico, Enfoque Latino, en los estudios de KPFK. En la entrevista abordaron el peso de la gira, y de este movimiento que empezó hace tres años con la muerte del hijo del poeta a manos del crimen organizado; los propósitos de dicha gira, y el intento por poner este tema en la agenda legislativa de ambos países y Canadá, además de generar redes binacionales de poyo a esta lucha, que entre otras cosas se dirige a atacar el lavado de dinero, el tráfico de armas y la despenalización de la mariguana. La gira incluye una comparecencia de Sicilia en la OEA, este martes en Washington, DC.

A continuación la entrevista:

RT: El año pasado viniste y planteaste claramente que era un problema binacional. A un año, ¿quién te escucho esa vez? Tanto desde el punto de vista gubernamental como a nivel de la comunidad, ¿cuál es el balance?

JS: Yo creo que ha penetrado un poco esa idea. Por desgracia los gobiernos no quieren entenderlo ¿no?, se hacen tontos. No está en la agenda binacional como una prioridad.

RT: ¿En ninguno de los dos?

JS: Por desgracia, el problema de la guerra contra las drogas, las armas, no está en la agenda binacional. Tampoco están los migrantes como prioridad, por desgracia; y estas cosas tiene que ver unas con otras: si no atacamos el problema, incluso esa agenda que ha quedad allí un poco al margen, que es el del lavado de dinero… Si no se ve el problema integralmente, se ataca integralmente, pues no vamos a solucionarlo ¿no? Los grupos más o menos empiezan a entender, es decir, a mí me sorprendió en algunas partes que hemos estado de los Estados Unidos, que ya los grupos empiezan a ver que el problema migrante, que es el problema que más preocupa al latino en los Estados Unidos, repercute profundamente en el tema de las drogas y el problema de las armas. Entonces, pues el balance ha sido que hemos logrado pocas cosas. Pero por lo menos ya está en la mente de ciertas organizaciones que las agendas, sus agendas particulares, la agenda de la gente que lleva las armas, la agenda que lleva la droga, las agendas que llevan los migrantes empiezan a ver que hay que empezar a mirar esto conjuntamente y hacer una demanda conjunta ¿no? En cada una de las agendas, y que cada una de las agendas responda también a las agendas de los otros. Yo espero que esto se valga… y que esta gira, aunque no haya tenido la repercusión mediática que probablemente se necesitó, pues pueda ser un avance más hacia esta lógica.

RT: ¿A qué crees que se deba que hubo tan poco interés en los medios?

JS: Yo creo que es un problema de las ONG’s (Organizaciones no Gubernamentales); a veces están tan preocupadas sobre el trabajo con las comunidades que olvidan la importancia que tiene trabajar esto mediáticamente. A mí sí me preocupo que no se haya invitado a la Caravana, como con la Caravana anterior, que trajimos a muchos periodistas mexicanos. También invitamos a los artistas. Cuando abrimos aquí –Los Ángeles–, abrimos en San Diego, la parte fuerte la construimos acá. Y tuvimos que inventar una agenda mediática en el camino; como ir a ver a Arpaio. Comprar armas y destazarlas en una plaza pública. Entrar al Banco HSCB con dinero manchado etc.. Las diferentes cosas que hicimos, para que los medios voltearan de alguna manera ¿no? En esta ocasión no, pues estuvo más limitada, se trabajó más de este lado que del lado mexicano. Mediáticamente se dejó abandonado ese espacio por desgracia.

RT: A nivel de avance, ¿qué se podría reportar a un año de la Caravana y de este esfuerzo? Algún legislador de cualquier nivel que haya dicho: ‘Yo me sumo, yo participo de alguna manera’. ¿No se ve nada todavía?

JS: Yo creo que la salida es que verdaderamente Enrique Peña Nieto y los partidos hicieran una limpieza real de los funcionarios corruptos e hicieran un pacto nacional de defensa y de salvación del país. Y un pacto nacional no significa el pacto que ha hecho Enrique Peña Nieto entre los partidos, no. Significa un pacto con la nación y con los grupos de autodefensa, y con las policías comunitarias; un montón de movimientos sociales, los movimientos sociales no estamos contra el Estado, estamos tratando de salvar al estado frente a la inoperancia y la corrupción de ese Estado, esa es la lógica que yo creo que hay que hacer. Pero no quieren asumirla, porque eso implicaría declarar una emergencia nacional, declarar que hay un Estado muy corrupto y tomar pasos muy decididos. Yo siempre he hablado recordando a Benito Juárez, cuando recupera la nación los castigos ejemplares; yo no digo que se fusile a los funcionarios colaboradores de los enemigos, en este caso de los narcotraficantes y los criminales, sino que se les meta a la cárcel y que se les obligue a pagar, y que se les de altas penas porque han usado al Estado, porque nos pusieron en este grado de gravedad, porque nos están asesinando, porque están perdiendo a la nación, etc… y es lo que no están haciendo.

RT: ¿Cuál es la responsabilidad de los partidos políticos?

JS: No les interesa la nación, les interesa el poder y son de una estrechez mental horrenda. Están compitiendo para ver quien administra el infierno y cómo siguen saqueando al país, administrando ese infierno. En todos lados hay funcionarios corruptos, hay gente de partidos que han tenido funciones políticas que son corruptos y que no están en las cárceles. No tenemos un solo gobernador en las cárceles, sabiendo que hay gobernadores criminales, como el caso de Ulises Ruiz (ex gobernador priísta de Oaxaca), el caso de Estrada Cajigal, del PAN en Morelos, bueno, hay tantos… No hay presidentes municipales en las cárceles, no hay empresarios en las cárceles que están lavando dinero, que están vinculados; no tenemos ningún castigo ejemplar. Los procesos de limpieza de la policía están hechos con las patas, estas pruebas de confianza están corriendo a un chorro de policías honestos y muchos de los cínicos se están quedando, que están verdaderamente vinculados. Bueno, es un desastre el país, no están haciendo políticas correctas y hay que decirlo con todas sus letras, ni mondo, eso es lo que tenemos y no están haciendo lo correcto.

RT: Asesinaron a Luis Olivares, un líder en Guerrero días atrás. Habían asesinado a otro más y parece que esto es una tendencia…

JS: Parecen que sí. Ya se empieza a golpear a los gobernantes y a los líderes, y esto nos debe de poner con mucha más conciencia de que la cosa están peor; los periodistas siguen siendo asesinados, los defensores de derechos humanos, la injusticias sigue, los desaparecidos siguen. ¿Cómo puede decirse un gobierno que es un gobierno? Cuando no sabe dónde hay 30 mil personas, 30 mil ciudadanos suyos, ni muertos ni vivos, no saben ni dónde están ¿Qué clase de Estado es ese?

RT: ¿Cómo siguen trabajando, con esta sangría que sigue habiendo en México? ¿Hay más personas que han estado interesadas en participar, o siguen aterrorizadas?

JS: El movimiento -por la paz con justicia- visibilizó, y logró la ley de víctimas, pero otra vez la nación, este mal de México, que no nos podemos unir y generar una fuerza profunda y ejercer la democracia, y de repente de la noche a la mañana se dispersa, perdemos la fuerza, dividimos las agendas, hablamos mal uno de otros, satanizan, señalan… yo he tenido que soportar una serie de infamias sin sustento, y todo esto nos daña de una forma terrible. Así pedimos los acuerdos de San Andrés (en Chiapas), dejamos abandonados a los indios; ahora salimos y propusimos un diálogo público con compromisos a un gobierno, como lo hicieron los zapatistas en su momento, y de repente ya no están. Ya nos dejaron a las víctimas solas, ya abandonaron otra vez al país, es algo que no puedo entender, no sé qué le pasa al pueblo de México en ese sentido, pero es un pueblo que tolera esto, es un pueblo verdaderamente indigno. Un pueblo que sigue tolerando que siga habiendo muertos, que no haya justicia, que los desparecidos sigan despareciendo, que se tolere los secuestros, que se toleren las extorsiones… es un pueblo indigno. Deberíamos de volvernos a juntar, y a demostramos que juntos podemos hacer muchas cosas.

RT: El expresidente (Vicente) Fox se presentó hace poco en el estado de Washington, para dar su apoyo a la legalización de la mariguana. Dijo que incluso si se legaliza la mariguana en México él se haría un productor de mariguana.

¿Cómo interpretas a esta labor de Fox?

JS: Él está diciendo cosas incorrectas. Hay que legalizarla, pero las razones, o son comerciales o son de orden humanitario. Y Fox no lo está viendo así. Él está pensando como un empresario inmoral. Sí hay que legalizar la droga pero no por las razones económicas, sino por razones humanitarias. Fox debió hacer esto, de haber promovido la legalización de la mariguana cuando fue presidente, y no dejarnos esta apertura de dolor; porque con él se abrió el horror. Entonces, ahorita está haciendo el trabajo tardíamente. Que bueno, lo está haciendo, pero además por las razones equivocadas. Yo le pediría que siguiera con esa política, pero que entendiera que el problema lo debió haber tomado en serio cuando fue presidente y no ahora, cuando dejo la presidencia. Que ponga en el centro a las víctimas y no el horror del dinero y la economía, que es lo que nos ha hecho tanto daño.

RT: En cuanto al control de armas, a principio del año hubo en Washington, DC un intento fallido por pasar leyes de control de armas de asalto, obviamente por la presión de la Asociación Nacional del Rifle y sus aliados en el Congreso. Sin embargo, no sé si supiste que California pasó algunas leyes, ¿qué piensas de esto?

JS: Yo creo que lo que hizo California fue bueno, pero fue tímido; habría que ser mucho más radical. Yo lamento que después de la matanza de Newtown, cuando tuvieron toda la posibilidad de cambiar eso, quien haya ganado hayan sido los comerciantes de armas, contra la voluntad de una nación; contra la voluntad de un presidente que estaba viendo con claridad, y que lo hayan dejado a un lado. Yo creo que hay que volverlo a retomar y juntarlo con el tema de la regulación de drogas.

RT: ¿En cuanto al asunto del lavado de dinero, ¿tú crees que ha habido algún progreso?

JS: El cargamento más fuerte en cuanto al lavado de dinero fue el del Banco HSBC, y no tememos ningún funcionario detenido. En México se le cobró una multa ridícula, es decir, México le firmó un certificado al HSBC de que su dinero ya estaba limpio y el cinismo de la funcionaria cuyo nombre no recuerdo ni quiero acordarme, cuando le reclamaron y dijo: ‘Lo lamentamos’, con ese cinismo y esa estupidez, de no haber estado a la altura de sus expectativas, ¿Qué es eso? No hay una política seria, ni en mi país ni en Estados Unidos; ni mucho menos en el mundo, y eso debería de ser fundamental. Atacar estos capitales es atacar la fuente de financiamiento de armas y de horror que tiene esta gente, pero parece que no quieren tomar las políticas correctas que pueden salvar a la democracia.

RT: ¿Vas a participar en una sesión de la OEA, es una sesión en particular con relación a las drogas?

JS: Sí, yo voy a asumir: Lavado, armas, drogas…, allí está el triángulo del horror y esto repercute en las políticas contra los migrantes; repercute en la violencia y en las muertes en mi país, en la pérdida de nuestros hijos por este triángulo perverso, y yo quiero decírselo a (José Miguel) Insulza. Estamos hablando de las drogas, pero no toquemos el tema aislado, porque si lo tocamos aislado ya perdimos de vista el problema a fondo. Tenemos que entrarle por ahí, eso es lo que quisiera exponer.

RT: ¿Qué has recogido de la comunidad Mexicana en Estados Unidos?

JS: Que empieza a sensibilizarse más con ese problema. Yo creo que lo que le hace falta a la comunidad mexicanas y latina es unidad, unión. Tiene mucha fuerza, fuerza para cambiar leyes acá y para cambiar leyes allá. Una buena parte del sostenimiento económico del país viene de acá, del trabajo de los mexicanos en esta parte. El voto latino es un voto fundamental. Si pudieran unirse, si pudieran llenar las calles, si pudieran juntos decir: ‘Pues hoy no trabajamos y mañana tampoco’, la ley de inmigración pasa. Ver como condicionar las remesas y obligar al Estado a los Estados (de ambos países) a cumplir con su obligación, que es servir a la gente. Ser mucho más demandante y mucho más sólido, esa es la democracia. La democracia -nos olvidamos- es el poder de la gente, no son las urnas, es el poder de la gente. Las urnas es una parte, donde uno delega y le dice, tú vas a representar mi poder, el poder de nosotros; si no cumples, vamos a buscar hacerlo cumplir. ¿Cómo? Con la movilización, ¿Cómo? Con la demanda profunda ¿Cómo? Con la proposición, ¿Cómo? Presionando. El gobierno tiene que responder a la demanda de la ciudadanía.

RT: ¿Pudiste hablar con las comunidades durante la gira? ¿Hay un ejemplo particular que te haya llamado la atención, en el sentido al que te refieres?

JS: No. Por lo menos mayor conciencia, pero no una propuesta; intentos, pero creo que sembrar la idea y seguirla discutiendo entre las comunidades es lo que quizá pueda un día florecer.

RT: Siento un poco de frustración de tu parte…

JS: Pues uno quisiera que las cosas cambiaran, quisiera ver que se parara este horror, aparecer a la gente que está desparecida; uno quisiera ver criminales en las cárceles y aplicándose la justicia y no lo vemos. Hemos desplegado un esfuerzo inmenso de tres años ya casi; de caravanas, de diálogos, de dejar nuestras labores, de señalar, de llenar de contenidos para pocas cosas, pero a veces uno se desanima, está uno cansado, pero bueno, seguimos.

RT: ¿No hay vuelta atrás?

JS: No, pues, seguimos. En alguna u otra trinchera, haí estaremos. Presionando porque al final de cuentas lo que uno busca es una vida buena para todos.

RT: Javier, gracias por tu tiempo, yo sé que ha sido bastante intensa la agenda. ¿Con qué quieres dejar a los mexicanos y centroamericanos que escuchen esta entrevista?

JS: Que juntos somos muy fuertes, y el terror nos desune, nos fractura y se vuelve cómplice del crimen, porque le abre las puertas al crimen, termino con una anécdota, sucedió en Durango en la caravana al norte, cuando empezamos a visibilizar el dolor. Llegamos y la zona estaba muy dura, los policías que venían con nosotros se me acercaron y me dicen:

-Oiga, esto está muy duro, hay mucha gente armada, ya detectamos, gente fea.

-No vamos a cancelar el mitin, póngase a ‘chambear’, ese es su trabajo- les dije. 

Julián Le Baron, el mormón, ese hombre que cargaba la bandera, un hombre valiente con entrañas de madre como yo siempre he dicho, un hombre que ha sido muy importante en el movimiento, muy carismático -él ya lo había detectado-, subió al estrado y empezó a ver . Había entrado incluso gente enmascarada, entonces los empezó a increpar. Dijo: ¿Hay asesinos en este lugar? Que levanten la mano.

-¿Hay secuestradores en este lugar? Que levanten la mano- continuó.

Y así se fue numerando, y al ratito esa gente se empezó a salir. Entonces Julián les dijo: “Vean, cuando estamos unidos, esa gente no tiene cabida entre nosotros”.

Es eso, es una demostración de que cuando estamos unidos y con valor y con saber que nuestra unidad, nuestra fuerza, nuestra ética, nuestra reserva moral es más fuerte que cualquier crimen, que cualquier imbecilidad -porque estos son cobardes-, es en ese momento cuando vamos a poder cambiar leyes y vamos a poder acotar a los criminales y a los imbéciles.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, México. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • Sonia Nazario: En el tren hay bandidos, hay pandilleros, muchos peligros, para los que viajan.
  • Sonia Nazario: Me pase 7 meses encima del tren carguero, quise tener la misma experiencia que tienen estos niños para cruzar la frontera.
  • En Línea Abierta: Sonia Nazario, autora de La travesía de Enrique,

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo