Se complican un poco los planes de ICE, debido en parte al Nuevo Movimiento Santuario

De la redacción

Ravi Ragbi, Director Ejecutivo del Nuevo Movimiento Santuario en Nueva York marcha en la ciudad de Nueva York en una manifestación con miembros de diferentes denominaciones religiosas, y a su lado su lado el líder independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera, deafiando a ICE y denunciaban la crueldad de la agencia federal, Foto: www.ntionwel.com.

Ravi Ragbi, Director Ejecutivo del Nuevo Movimiento Santuario en Nueva York marcha en la ciudad de Nueva York en una manifestación con miembros de diferentes denominaciones religiosas, y a su lado su lado el líder independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera, deafiando a ICE y denunciaban la crueldad de la agencia federal, Foto: www.ntionwel.com.

Como hemos publicado en este mismo espacio, se vive un ambiente de represión contra los inmigrantes, y la persecución de las autoridades federales ha redoblado la crueldad de sus operaciones, arrestando y hostigando, con precisión quirúrjica a los líderes defensores de los derechos de los inmigrantes indocumentados.

Nada más en abril de 2017, Arturo Hernández García, un líder comunitario que apoya el Movimiento Santuario fue detenido por agentes de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, sin ningún aviso o advertencia en su sitio de trabajo; en mayo, Marco Tulio fue detenido cuando acudía a una cita con Inmigración, con la promesa de que sería puesto en libertad condicional, con un brazalete electrónico atado al tobillo para monitorearlo; en agosto, cuando Araceli Velázquez se preparaba para anunciar públicamente que había ingresado en el Santuario, ICE fue a verla al lugar de trabajo del marido. Y como hemos reportado, está el caso de Maru Mora Villalpando, que ha conducido exitosamente huelgas de hambre afuera de la prisión de ICE en Tacoma Washington, en defensa de prisoneeros indocumentados.

El comienzo de 2018 también trajo aprehensión, detención y deportación de varios fundadores y líderes en el cada vez más robusto movimiento por los derechos de los inmigrantes. El 3 de enero de 2018, por ejemplo, antes de que su estadía legal expirara, ICE envió seis camionetas a la casa de Jean Montrevil, para detenerlo. Él es uno de los fundadores del Nuevo Movimiento Santuario de Nueva York. Jean no tenía programada su visita periódica de revisión de su caso, o check-in con ICE, sino hasta una semana y media después.

El 11 de enero, ICE detuvo a otros líderes de dicho movimiento en Nueva York y Colorado; el actual Director Ejecutivo de la organización en Nueva York, Ravi Ragbir, y Eliseo Jurado, compañero de Ingrid Encalada Latorre, quien se encuentra actualmente en Santuario en Colorado, fueron otros de los detenidos. ICE no tenía una orden para detener a Eliseo y sin embargo lo hizo. Vigilaron su casa y lo detuvieron mientras conducía a Home Depot, apuntándole con potentes luces intermitentes a la cara, a pesar de que él no había tenido contacto previo con Inmigración.

Las acciones dirigidas resultaron en la deportación de Jean el 16 de enero, aunque todavía tenía un caso legal pendiente con Inmigración. Montrevil había estado en Estados Unidos desde la década de 1980 y tiene una esposa e hijos ciudadanos. Ragbir permanecía en detención hasta el día de ayer, que fue liberado cuando estaba a punto de ser deportado a su país natal, Trinidad Tobago, por una decisión judicial que dio rápidamente la vuelta por el país tras “una muestra de apoyo en todo Estados Unidos, a través de la movilización de líderes de fe que organizaron protestas en los juzgados y centros de detención, y organizaron llamadas a las oficinas de campo locales, cartas escritas y peticiones no sólo a las autoridades de Inmigración sino a los congresistas en diferentes localidades, reporta hoy The New York Times. De las 37 personas que acudieron a pedir Santuario público en 2017, 9 de ellos pudieron abandonar el Santuario con algún tipo de alivio.

Pero la criminalización de los inmigrantes que lleva a cabo la administración Trump haría creer al público en general que ICE sólo está deteniendo y deportando personas en interés de la seguridad pública. No obstante, “Esto es falso”, dice la fuente. Y undetallado estudio del Movimiento Santuario sostiene aue “Un informe de ICE de mayo de 2017 mostró un aumento del 150 por ciento en las detenciones de inmigrantes sin antecedentes penales”.

De esta suerte, los informes de ICE tampoco muestran que muchos de los detenidos por ellos tienen condenas anteriores como resultado de su estado migratorio; pero son condenas por conducir sin licencia, por ejemplo, o utilizar un número de seguro social que no les corresponde.

Los cambios de política en las leyes de Inmigración que ha operado esta administración, como las tácticas de represalia e intimidación no son la única forma en que la administración está ampliando sus acciones de “aplicación de la ley”.

Van aqui algunos ejemplos de los cambios clave realizados por la administración para limitar la capacidad de los inmigrantes de obtener algún alivio de la deportación, recopilados por el estudio del Movimiento Santuario:

  • Ampliar las prioridades de remoción del Departamento de Seguridad Nacional para incluir a las personas que no tienen antecedentes penales específicos.
  • Aumentar el número de acuerdos con la policía local a través del programa 287(g).
  • Presionar y amenazar a las comunidades locales que limitan su cooperación con ICE.
  • Detención de inmigrantes en sus citas para revisar el estado de sus casos con ICE (check ins), independientemente de su buena reputación con ICE o por el contrario, de haber recibido múltiples suspensiones.
  • Cambiando las pautas de procesamiento para las solicitudes de suspensión de deportación para exigir que la persona bajo amenaza de deportación se presente en la oficina de campo en persona, y ahí es donde los detienen y luego deportan.

En una reprimenda apasionada contra las prácticas de Inmigración por parte de la administración Trump, una juez del Tribunal Federal de Distrito en Manhattan ordenó ayer lunes la liberación inmediata del activista por los derechos de los inmigrantes Ravi Ragbir, calificando su abrupta detención el 11 de enero de “inconstitucional y cruel”.

Ragbir, a quien funcionarios de Inmigración le ordenaron abandonar el país, debería haber tenido derecho a “la libertad de decir adiós”, dijo la jueza Katherine B. Forrest, del Tribunal frederal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York.

“No debería ser, y nunca lo ha sido antes, que aquellos que han vivido sin incidentes en este país durante años sean sometidos a un tratamiento que asociamos con regímenes que vituperamos como injustos; regímenes en los que han vivido durante mucho tiempo en un país donde la persona puede ser tomada sin previo aviso, de las calles, el hogar y el trabajo, y luego enviado lejos”, dijo la juezavForrest, leyendo la orden escrita que pronunció poco después de los argumentos orales, según reporta el Times. “No somos ese país; y ay de ser el día en que nos convirtamos en ese país, bajo una ficción que las leyes lo permiten”.

Hay ocasiones en que los esquemas legales pueden implementarse de maneras que pisan los más grandes derechos que son fundamentales. “Derechos que definen quiénes somos como país, qué exigimos de nosotros mismos, y qué nos hemos garantizado mutuamente: nuestros derechos constitucionales. Eso ha ocurrido aquí”, concluyó la jueza refiriéndose al caso de Ravi Ragbir, quien apenas pisó Nueva York viajó de inmediato a Washington, DC, donde ha sido invitado a presenciar el primer discurso de Trump, conocido como el Estado de la Unión, o como dicen los boletos de invitación de la Casa Blanca, el “Estado de la Uniom”■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.