Se abre camino el Green New Deal, que garantiza equidad y justicia racial y económica

Foto: www.slideshare.net

Foto: www.slideshare.net

De la redacción

La representante Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Ed Markey, ambos demócratas, presentaron el Green New Deal, una audaz y ambiciosa propuesta legislativa para combatir el cambio climático, de proporciones similares al “New Deal” que el presidente Roosevelt impulsó durante la Gran Depresión, con reformas económicas y laborales que proporcionaría también atención médica e ingreso básico universales, y otros bienes variados que garanticen la equidad y la justicia racial y económica.

La nueva representante demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez y el senador también demócrata de Massachusetts, Ed Markey, dieron a conocer recientemente el marco teórico del “Green New Deal” (Nuevo Tratado Verde).

Se trata de un mapa de ruta para ejecutar una inversión pública masiva durante la próxima década, en fuentes de energía renovables y de cero emisiones de carbono. Un proyecto de legislación o resolución no vinculante que pretende delinear un plan para reducir de manera masiva las emisiones de carbono mientras se realizan cambios económicos radicales que creen millones de empleos bien pagados en obras públicas para renovar la infraestructura de la nación; y que garanticenn la atención médica universal, un ingreso básico en el empleo, así como otros bienes variados para los trabajadores.

El Green New Deal es una transición a la economía del siglo XXI. Una combinación holística de soluciones en todos los niveles (federal, estatal y local) que aborda muchos problemas simultáneamente por obligación práctica y moral. Es más que sólo energía renovable o programas de trabajo, dicen sus proponentes.

Este plan debe cumplir con la escala y la urgencia de los problemas que enfrentan Estados Unidos y los estadunidenses, y que busca transformar la economía y el medio ambiente de manera que se logre la sostenibilidad, la equidad, la justicia, la libertad y la felicidad; que garantice aire y agua limpios, afirma un reporte de Data for Progress, una organización que utiliza el análisis científico para impulsar políticas progresistas.

Esto sucede cuando la Evaluación Nacional del Clima, un informe completo y autorizado sobre el cambio climático y sus impactos en Estados Unidos estima que el planeta se calienta rápidamente, conviertiéndose en la mayor amenaza existencial del siglo.

Además, los mejores científicos y estrategas del mundo le dan al planeta alrededor de una docena de años para completar una especie de Revolución Industrial de energía verde o pararse para un desastre sin precedentes. Si no se ejecutan cambios radicales en el uso de la energía, “más personas morirán, la comida se volverá más escasa, el aumento de los niveles de los mares podría crear innumerables catástrofes climáticas que se traducirían en multitudinarios desplazamientos humanos”.

Sin embargo, Trump dijo que no creía en los hallazgos incluso nie de su propia administración, mientras una ola de jóvenes activistas llenaba los pasillos del Capitolio para intentar cambiar el rumbo que está tomando este tema en Washington.

Y fue entonces que la representante electa Alexandria Ocasio-Cortez se unió a la refriega, con sus llamamientos para un “Green Deal”, lo que incendió y convirtió rápidamente el clima político en una prueba de fuego para los aspirantes a 2020.

Y es que los demócratas tomaron el control del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, y el Congreso vio su primera audiencia sobre el cambio climático en más de ocho años, revelando las diferencias entre los partidos.

En tanto, el representante demócrata de Arizona, Raul Grijalva invitó a los gobernadores, científicos y activistas a discutir los peligros de un planeta en rápido calentamiento.

Sin embargo desde sus inicios el plan no ha sido muy bien recibido. Por ejemplo, la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi lo tratól al principio con desdén, aunque luego corrigió la plana y le dio la bienvenida para que se sumara a la agenda de propuestas legislativas que impulsa este año la cámara baja.

Los críticos republicanos afirman por su parte que se trata de un documento con “ambiciones monumentales y mínimos detalles”. También se abalanzaron criticando una publicación de blog de la oficina de Ocasio-Cortez -ahora borrada-, que dice que la política garantiza “seguridad económica a todos los que no pueden o no quieren trabajar”.

Además, el proyecto de ley establece algunos objetivos elevados que podrían requerir nuevos programas masivos y difíciles de administrar, como una garantía de empleo y un plan para mejorar cada edificio en el país, asegurando la eficiencia energética.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell ha insinuado comentarios que según algunos analistas no están dirigidos a aprobar el proyecto de ley Markey-Ocasio.

De acuerdo con Político, de CNN, la oficina de Markey respondió con una declaración fustigando a McConnell por amenazar con llamar a una votación sobre la resolución, “sin audiencias del comité, testimonio de expertos o un verdadero debate nacional”.

Y no obstante, varios de los candidatos demócratas más destacados para la nominación presidencial de su partido, incluidos Cory Booker (NJ), Kirsten Gillibrand (NY), Kamala Harris (CA) y Elizabeth Warren (Mass), apoyaban la iniciativa incluso desde antes de que se publicara el boceto del plan de la propuesta. Y fue bien recibida por el senador Bernie Sanders, independiente de Vermont que es visto también como posible candidato presidencial.

“La redacción y la reacción a la resolución de Markey-Ocasio-Cortez serán observadas cuidadosamente por activistas como Sean McElwee, quien cofundó el referido grupo Data for Progress. Más allá de los huracanes y los incendios forestales, este grupo culpa al cambio climático de las tasas de asma infantil en vecindarios como El Bronx (NY), y sostiene que el Green New Deal debería ser apoyado por todos.

Por su parte Varshini Prakash, cofundador del Movimiento Sunrise, dijo a la fuente que “A pesar de que los científicos del clima en la ONU nos decían (2018) que teníamos exactamente 12 años para transformar radicalmente cada parte de nuestra economía y proteger la civilización humana como la conocemos”, no se hace nada, o muy poco, sostuvo, para avanzar en este tema. “Así que reunimos a 200 jóvenes para decirle a Nancy Pelosi y al liderazgo demócrata que necesitamos que avancen” en torno al Green New Deal.

El nombre del plan Markey-Ocasio recuerda al paquete de políticas del New Deal del presidente Franklin Roosevelt para enfrentar la Gran Depresión. Como se sabe, a principios de la década de 1930 decenas de millones de personas acudieron al gobierno para que aportara ideas y políticas para ayudarlos. Pero esta vez, dijo Prakash, “las ideas vienen de la gente misma”.

Más de 60 demócratas de la Cámara de Representantes y el Senado también firmaron la resolución general,  exigiendo a Estados Unidos que para 2030 elimine las emisiones adicionales de dióxido de carbono que calienta el planeta. El plan es una resolución no vinculante y describe los objetivos a grandes rasgos en lugar de trazar una legislación concreta.

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.