San Francisco, pionera en liquidar licencias suspendidas por fallar a su día de la corte

Esperando turno para intentar renovar su licencia de conducir en el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) driver-safety.wonderhowto.com.

Esperando turno para intentar renovar su licencia de conducir en el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) driver-safety.wonderhowto.com.

De la redacción

 Si bien San Francisco ha restablecido el acceso a miles de licencias de conducir, cientos de miles de personas en todo California aún tienen su licencia suspendida por no comparecer ante el tribunal para pagar sus multas de tráfico. Los tribunales de todo California envían aproximadamente 41 mil solicitudes por mes al DMV para suspender las licencias de conducir como resultado de la falta de una fecha de corte de tránsito.

La ciudad de San Francisco se alza como la primera en aliviar la sobrecarga de casos legales derivados de la suspensión de licencias de conducir en California por no poder pagar sus multas, que en promedio suman varios cientos de dólares y están entre las más caras de la nación, se vieron beneficiados por una medida tomadas por la Ciudad.

Este esfuerzo, derivado del análisis hecho por un grupo de trabajo de líderes comunitarios, municipales y judiciales sobre multas y aranceles de la ciudad ha sido impulsado por la alcalde, London N. Breed y por el tesorero municipal, José Cisneros, quienes el martes 16 de abril y en colaboración con el Tribunal Superior de San Francisco decidieron cancelar hasta 88 mil retenciones pendientes de licencias de conducir, suspendidas por haber perdido la fecha de su corte de tránsito.

Algunos hallazgos de dicho estudio, que ponen foco en el vecindario de Hunters Point, desnudan rasgos de discriminación, o de plano racistas en contra de los pobres y las personas de las minorías o de color en San Francisco.

  • Y es que los residentes de Hunters Point tenían sus licencias suspendidas a una tasa de más de tres veces del promedio estatal
  • Con un impacto racial dispar: en el código postal 94124, hay una tasa de pobreza relativamente alta, o el 23.5%
  • Ahí vive el porcentaje más alto de residentes negros en San Francisco: 35.8%
  • Hay una tasa de suspensión de licencias del 6.7%
  • Para dar un contexto, el código postal vecino 94123, que incluye el distrito de Marina, tiene una tasa de pobreza sustancialmente más baja, del 5.9%
  • Hay un porcentaje bajo de residentes negros: 1.5%
  • Con una tasa de suspensión cinco veces inferior al promedio estatal: 0.4%

Ahora, ¿cuáles son los beneficios de aplicar estas prácticas punitivas o de mano dura a quien pierde su licencia, o incluso para la seguridad de la vía pública en la ciudad San Francisco?

La Corte Superior de San Francisco terminó la práctica -de suspender licencias-  hace dos años, pero carecía de los recursos y la capacidad para eliminar las decenas de miles de licencias de conducir que ya se habían sometido al Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV) para su cancelación. Pero la Ciudad se asoció con los tribunales para aportar recursos y capacidad a este esfuerzo y eliminar las barreras a miles de residentes locales.

Obstáculos de la licencia suspendida para personas de bajos ingresos, según la alcalde Breed:

  • No poder recoger o llevar a sus hijos de la escuela
  • No poder ir a trabajar para poder pagar sus recuperarse
  • Es una medida innecesariamente punitiva
  • Es contraproducente tanto para la Ciudad como para el individuo
  • Es una cuestión de equidad para todos los residentes de San Francisco
  • Para no dañar a los residentes de bajos ingresos por las infracciones menores

Por su parte, José Cisneros, cuya oficina de la Tesorería municipal alberga el Proyecto de Justicia Financiera, señaló que “Colaboramos con los tribunales para tomar esta acción porque creemos que suspender las licencias de conducir de las personas, por perder su fecha de corte de tráfico supone una carga excesiva para los residentes de bajos ingresos, crea barreras para el empleo y puede mantener a las personas en un ciclo de pobreza y deuda, a la cual es difícil de escapar”.

Cisneros agrega que “por supuesto debe haber consecuencias y sanciones” cuando las personas infringen la ley. Pero acota: “El trabajo que hemos realizado localmente sobre la reforma de multas y comisiones, con el Proyecto de Justicia Financiera, nos ha hecho darnos cuenta de que podemos responsabilizar a las personas sin ponerlas en una situación financiera difícil”.

Esta acción pionera de San Francisco se basa en la experiencia de esfuerzos de los líderes locales en 2015, cuando el Tribunal Superior de esta ciudad se convirtió en el primer tribunal de California en detener la suspensión de las licencias de conducir por multas de tráfico por falta de pago (FTP). Otros condados hicieron lo mismo, y el gobernador Jerry Brown terminó el uso de esta gravosa pena en 2017. De acuerdo con el Centro de Justicia de Multas y Cargos, la legislación para detener la suspensión de las licencias suspendidas por la imposibilidad de pagar las multas de tránsito ahora está pendiente en varios estados■

Algunas opiniones pertinentes sobre el tema:

Lisa Foster, codirectora del Centro de Justicia de Multas y Cuotas en Washington, DC, sostiene que “San Francisco se pone una vez más a la vanguardia de una reforma significativa de justicia penal y económica. Suspender una licencia de conducir es una sanción draconiana… que no tiene nada que ver con conducir de manera peligrosa y todo que ver con la pobreza.

A menudo las personas no acuden a los tribunales porque saben que no pueden pagar las multas y tarifas exorbitantes que la Legislatura de California ha impuesto. Suspender una licencia sólo hace que sea más difícil para las personas ir a la corte, más difícil ir al trabajo y más difícil cuidar de sí mismos y de sus familias. Aplaudimos a San Francisco por terminar esta práctica dañina”.

Elisa Della Piana, directora legal del Comité de Abogados de los Derechos Civiles del Área de la Bahía: “El 78 por ciento de los californianos conduce al trabajo. Las suspensiones de licencia se convierten en algo catastrófico para las familias, en una suerte de encarcelamiento para las personas que llevan a sus hijos a la escuela o los padres al médico.

Estas consecuencias son demasiado altas como para simplemente faltar a una cita en la corte, especialmente cuando muchas cortes aún requieren el pago de cuotas atrasadas antes de permitir que las personas ingresen a la corte de tránsito. Instamos a otras jurisdicciones a seguir el liderazgo de San Francisco en esta importante reforma”.

Rebekah Evenson, directora de Litigios y Abogacía para la Ayuda Legal del Área de la Bahía: “La decisión de San Francisco de dejar de suspender las licencias de conducir por no presentarse y de levantar miles de suspensiones de licencias es buena para la ciudad y sus residentes, y coloca a San Francisco en el lado derecho de la ley. La suspensión de una licencia de conducir es una sanción severa y debe ser eliminada”.

This entry was posted in Homepage Feature, sistema de justicia criminal. Bookmark the permalink.