Retorna plan de salud republicano con apoyo de senadores ultra conservadores

El senador Ted Cruz (R-TX) habla a los periodistas después de que los republicanos del Senado revelaran su versión de la legislación que reemplazaría a Obamacare en el Capitolio en Washington, DC el 22 de junio de 2017. Foto: Reuters.

El senador Ted Cruz (R-TX) habla a los periodistas después de que los republicanos del Senado revelaran su versión de la legislación que reemplazaría a Obamacare en el Capitolio en Washington, DC el 22 de junio de 2017. Foto: Reuters.

Senadores en ambos partidos han cuestionado si la propuesta del senador Cruz puede sobrevivir bajo estrictas reglas presupuestarias que se utilizan para avanzar el proyecto de ley de revocación de Obamacare. Las reglas impuestas por el propio liderazgo republicano impiden la posibilidad de boicotear o ‘filibustear’ la propuesta, dice la fuente, cuando se presente en la cámara alta. “Y permiten el paso de la misma con una mayoría simple de votos, pero generalmente requieren que las provisiones de la ley no afecten el gasto público o los ingresos federales”.

De la redacción

Una nueva iniciativa para repeler a Obamacare sin derogarlo realmente salta al escenario político de la nación, que podría facilitar a las compañías de seguro de salud evadir ciertos mandatos de la Ley de Cuidados Médicos Costeable, ACA, actualmente vigente.

Y mientras la Casa Blanca y un grupo de senadores archiconservadores le dan su visto bueno, el liderazgo senatorial republicano lo mira con cierta desconfianza.

En un intento por salvar la revisión de su recientemente fracasado proyecto de salud, dicho liderazgo republicano está considerando sin embargo los méritos de una propuesta del senador republicano de Texas, Ted Cruz, para que las aseguradoras que venden planes cumplan con algunas regulaciones de ACA, reporta el periódico The Wall Street Journal.

La idea ha sido respaldada también por el senador de Utah, Mike Lee, porque la medida, dice, “permitiría a las aseguradoras ofrecer pólizas más baratas y menos integrales, probablemente compradas por personas más saludables”.

De esta suerte, la propuesta de Ted Cruz para revisar ACA gana terreno, transfiriendo la presión política a los moderados del Partido Republicano para determinar el destino de este esfuerzo, afirma por su parte The Washington Post.

Muchos recordarán al llamado Comité o caucus de la Libertad formado por un grupo de representantes republicanos, cuya enmienda, aprobada en esa cámara busca presuntamente reducir los costos de la atención de la salud, permitiendo a los estados optar por conservar o no ciertos mandatos legales bajo Obamacare.

“Aunque la versión revisada todavía no deroga completamente a Obamacare, estamos preparados para apoyarla y cumplir nuestra promesa al pueblo estadunidense de reducir los costos de la atención de la salud”, dijo el referido caucus de la Libertad el miércoles, “en una declaración no atribuida”, cita el Post.

La decisión recibió también el ímpetu de otros tres grupos republicanos conservadores -el Club para el Crecimiento, Freedom Works y Heritage Action for America, que le dieron su apoyo a dicho plan.

De acuerdo con The New York Times, en un resumen para los senadores republicanos Ted Cruz dijo que su plan solucionaría un problema que se ve en la Ley de Cuidados de Salud Costeable: “Los mandatos de seguro de Obamacare que causaron que las primas se dispararan”.

Y es que uno de esos mandatos requiere “que las aseguradoras cubran 10 tipos de beneficios, incluido el tratamiento para el abuso de drogas, medicamentos recetados y atención pediátrica”.

A algunos expertos en seguros de salud les preocupa sin embargo que la propuesta de Cruz “bifurque el mercado de seguros, enviando a los más saludables a seguros menos completos, y a los enfermos los mande a los planes que cumplen con todos los mandatos federales”.

En otras palabras, estos planes que cumplen con la ley del ramo haría esos planes comprensivos prohibitivamente caros y levaría otra vez al plano del debate y la controversia el tema de las condiciones de salud preexistentes, “que persiguieron a los republicanos de la cámara baja mientras luchaban para pasar su versión de la ley de salud en mayo”.

Y los senadores republicanos que regresan de distritos electorales, en los que por lo menos en 17 estados hubo asamblea populares donde los electores fustigaron a sus representantes por las amenazas del plan de salud presentado por Mitch McConnell. Como la de que unos 22 millones de derechohabientes perderían su cobertura. Aseguran que los planes republicanos para atender la salud, entre otras cosas “socaban las protecciones para las personas con condiciones preexistentes”.

Pero senadores demócratas y republicanos han cuestionado si la propuesta del senador Cruz puede sobrevivir bajo estrictas reglas presupuestarias que se utilizan para avanzar el proyecto de ley de revocación de Obamacare. Las reglas impuestas por el propio liderazgo republicano impiden la posibilidad de boicotear o ‘filibustear’ la propuesta, dice la fuente, cuando se presente en la cámara alta. “Y permiten el paso de la misma con una mayoría simple de votos, pero generalmente requieren que las provisiones de la ley no afecten el gasto público o los ingresos federales”.

El Club para el Crecimiento, una organización conservadora influyente, incitó a los legisladores a aprobar un proyecto de ley de revocación con la propuesta de Cruz.

En una carta dirigida a los líderes del Senado la Academia Estadunidense de Actuarios dijo que las exenciones a los estados contempladas en el plan de salud republicano permitirían a las aseguradoras ofrecer planes menos generosos que cubran menos necesidades médicas, tal vez con primas más bajas, con los que los consumidores podrían enfrentar costos más altos para su bolsillo, incluyendo “deducibles mucho más altos” cuando reciban atención. Y podría centrarse en la venta de planes menos integrales para poder ofrecer primas más bajas y “evitar atraer la inscripción de pacientes ‘insalubres’ a una cobertura más generosa”.

Como se sabe, ACA limita el gasto del bolsillo del consumidor. Pero las aseguradoras sseguirían reduciendo por su parte el alcance de los beneficios, imponiendo los inefables topes a los beneicios, “lo que podría erosionar las protecciones para las personas con condiciones preexistentes”, concluye el Times■

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo