Republicanos tropiezan para pasar su ley de salud sin los votos suficientes (actualizado)

De la redacción

Con la consigna de impedir que la ley de salud de los republicanos pase en el Senado, cientos de manifestantes ha copado los pasillos del Congreso todos los días durante las recientes semanas para protestar en contra de los intentos de los republicanos por pasar una ley que definen como “moralmente indefendible”. En la imagen una mujer con discapacidades es arrestada por la policía del Capitolio, por protestar en ese recinto contra dicha propuesta de ley que se discute actualmente en el Senado. Foto: The Nation.

Con la consigna de impedir que la ley de salud de los republicanos pase en el Senado, cientos de manifestantes ha copado los pasillos del Congreso todos los días durante las recientes semanas para protestar en contra de los intentos de los republicanos por pasar una ley que definen como “moralmente indefendible”. En la imagen una mujer con discapacidades es arrestada por la policía del Capitolio, por protestar en ese recinto contra dicha propuesta de ley que se discute actualmente en el Senado. Foto: The Nation.

Un plan integral para reemplazar a la Ley de Cuidados de Salud Costeable, ACA, no alcanzó los votos que necesitaba el martes por la noche, con senadores oponiéndose a una enmienda diseñada para apelar a los legisladores republicanos. Pero en la primera votación de ayer, se dio luz verde al procedimiento de debate de la propuesta presentada por el senador de Kentucky, Mitch McConnell, aderezada con la llamada “Enmienda Cruz”. Luego,  por la noche, fracasó una segunda medida que habría derogado partes importantes de la ley vigente de salud, porque no ofrecía un reemplazo para ACA.

 

Actualizado.

El Senado estadunidense rechazó hoy miércoles por la tarde-noche una segunda medida adoptada por los republicanos más conservadores que habría derogado importantes partes de la Ley del Cuidado de Salud Costeable (ACA), vigente hasta ahora. Señalaron que si esa propuesta no proporcionaba un reemplazo no podía pasar por el Congreso, según The New York Times.

“Una ley de ‘derogación limpia’ -como la llamaron-, sin un reemplazo inmediato carece del crucial  apoyo entre los republicanos”.

En esto coincidieron los senadores Shelley Moore Capito de Virginia Occidental, Susan Collins de Maine, Dean Heller de Nevada, John McCain de Arizona, Rob Portman De Ohio, Lamar Alexander de Tennessee y Lisa Murkowski de Alaska.

Además, una medida más amplia que habría derogado importantes partes de la ley con un reemplazo listo también se acercó brevemente por la noche.

Quedó demostrado que sin un enfoque viable, los líderes republicanos del Senado pueden no tener más remedio que recurrir a una tercera opción: Impulsar una medida mucho más limitada que sólo derogue partes de ACA, como el mandato de tener un seguro médico disponible, preservando la mayor parte de la  ley de salud del expresidente Obama.

La fuente afirma que “entonces los senadores usarían ese estrecho proyecto de ley en las negociaciones con la Cámara de Representantes, que aprobó ya una medida para derogar y reemplazar la ley de salud vigente (ACA).

Antes,

John McCain acudió ayer al Capitolio federal para empatar con su voto la votación que dio paso al procedimiento de 20 horas para discutir el proyecto de Ley de Reconciliación de un Cuidado Mejor presentado por el senador Mitch McConnell para derogar a ACA. Pero luego vendría el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y con su voto desempató la apretada votación, 51 a 50, para iniciar dicho procedimiento.

Luego McCain declaró que no votaría por una ley cuyo contenido no conoce nadie, y que los obliga a “tragarnos todas las dudas”; pero estas declaraciones sólo confundieron al público y a los demócratas pues muchos republicanos que prometieron votar –y que de hecho votaron antes- en contra de la ley de su partido, terminaron doblando las manos o sucumbiendo a la influencia y los eventuales ofrecimientos de McConnell.

Una vez aprobado el procedimiento de discusión en la cámara alta se abrió la ventana de las 20 horas para introducir y votar por una de las tres mayores propuestas de ley de salud presentadas la noche de ayer; pero ya en esta etapa los republicanos no alanzaron los 60 votos necesarios o que manda la ley, por lo que fracasaron en ese intento.

Luego, un poco más tarde los senadores iniciaron una votación –en curso- acerca de docenas de enmiendas presentadas por ambas partes, que conducirán a un proyecto de ley final. Pero en declaraciones a la televisión varios legisladores demócratas anunciaron anoche que presentarán más de cien enmiendas, aun sin conocer, ni ellos ni casi nadie, el contenido de la propuesta de McConnell.

Y es que el proyecto de ley del Senado ha pasado por varias iteraciones el mes pasado y ese liderazgo republicano presentó ayer una ‘nueva’ versión al pleno de la cámara alta, que “necesitaba 60 votos para superar una objeción parlamentaria”, y no lo logró, reporta hoy The New York Times.

Además del proyecto de McConnel la propuesta de anoche incluyó una enmienda del senador texano Ted Cruz, que permite a las compañías aseguradoras vender planes “chatarra” que no cumplen con algunos reglamentos vigentes para los seguros, siempre y cuando también ofrezcan un conjunto de planes que los hagan disponibles y eventualmente accesibles. Pero estos planes suelen ser fraudulentos.

“Las aseguradoras podrían entonces negar la cobertura a clientes con padecimientos crónicos de salud”. Y dicho plan de MCConnell “también mantiene en vigor dos impuestos sobre los ingresos altos que fueron eliminados en las versiones anteriores”.

Además, “agrega nuevo financiamiento a la estabilidad económica estatal, que se dedicará a la reducción de costos compartidos”, dice la fuente. O sea, lo que en otras ocasiones hemos definido aquí como un asalto, una transferencia de la riqueza de los pobres a las corporaciones y a los más adinerados, que a través de estos mecanismos legaloides legitiman el atraco.

Como también hemos dicho en su oportunidad, para someter al pleno del Congreso una votación y sobre todo para que ésta se convierta en ley debe haber sido revisada por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). Pero esta oficina federal “No ha emitido una puntuación para la versión que incluye la llamada ‘Enmienda Cruz’, aunque la CBO dijo al Times estar trabajando en ella.

Bajo las dos otras versiones que se anotaron para su discusión ayer, “cerca de 50 millones de personas estarían sin seguro en 2026; 22 millones más que bajo la ley actual, porque el Medicaid sería draconianamente recortado y la mayoría de estos millones de asegurados reciben su cobertura precisamente a través del Medicaid, sostiene la fuente.

Y afirma que “debido a que el Congreso está tratando de aprobar esta ley usando un proceso presupuestario especial, tiene que cumplir con ciertas reglas”. Sin embargo, el parlamentario del Senado, o el árbitro de esa cámara ha dicho que “algunas partes de este proyecto de ley están en violación de las normas presupuestarias. Y otras partes no pueden ser evaluadas hasta que la oficina de presupuesto provea una puntuación”.

En el fondo, dicho proyecto de ley necesitaba 60 votos para ser aprobado. Como era de esperarse, ningún demócrata apoyó el proyecto ayer por la noche. Y nueve republicanos también votaron en contra. El hecho de que el plan para reemplazar al Obamacare se presentara muy por debajo de los 50 votos “fue una señal ominosa para los líderes del Partido Republicano, quienes no obstante todavía buscan aprobar un proyecto de ley esta misma semana”.

En tanto, sendas campañas coordinadas nacionalmente para intentar evitar que se derogue ACA tomarán lugar en distintos estados de la nación este fin de semana. Por citar un par de ejemplo, en Phoenix, Arizona, miles de personas que se hallan a la expectativa de los más de 100 eventos que tendrán lugar este sábado en diversas partes del país para intentar convencer al Congreso de que no derogue ACA asistirán a los mítines en Phoenix, Flagstaff y Tucson. “Habrá comentarios de Emma Shapiro, portavoz de ‘Our Lives On the Line’, el grupo sin fines de lucro que organiza el día de la acción”.

Y en Las Vegas, Nevada, “Después del voto de ayer del Senado se reunirán miles de estadunidense para debatir los planes de salud del Partido Republicano”. Se espera que miles de manifestantes en Las Vegas y Reno alcen la voz con este propósito, como parte de la referida serie nacional de más de 100 eventos. “Allí ‘Our Lives On the Line’ pedirá el apoyo a la Ley del Cuidado de Salud Costeable. Y habrá comentarios de Pat Lynch, organizadora del proyecto ‘Indivisible Northern Nevada’, uno de los grupos participantes, dice la publicación azcentral.com.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo