Reprimenda a la Corte Suprema, “desde el interior del templo”, por uno de los suyos

Inmigrantes que se verán afectados injustamente por la nueva regla antinmigrante del presidente Trump sobre la ‘carga pública. Foto: vox.

Inmigrantes que se verán afectados injustamente por la nueva regla antinmigrante del presidente Trump sobre la ‘carga pública. Foto: vox.

De la redacción

Aunque a estas alturas no sorprende ya el comportamiento de la Corte Suprema, dado el grado de sumisión de muchas instituciones a los intereses del inquilino de la Casa Blanca, el máximo tribunal de la nación falló a favor de la administración Trump el viernes por la noche, en un caso que impugnó la regla de “carga pública” del presidente, y que los críticos han llamado una “prueba de riqueza” para los inmigrantes legales.


De manera sin precedentes, por venir como dijo un periodista, “desde el interior del templo”, la jueza considerada liberal, Sonia Sotomayor reprendió enérgicamente a la Suprema Corte calificándola de bochornosa marioneta de Trump.

Los 5 magistrados conservadores de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, incluido su presidente, John Roberts, el mismo que participó en el fallido “juicio” político contra Trump impusieron su mayoría sobre los 4 jueces liberales y validaron la regla de ‘carga pública’, más reciente versión hostil de las políticas con la que el presidente continúa castigando a los inmigrantes.

Dicha política, bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad, dificultará la obtención de tarjetas de residencia (Green Cards), para los inmigrantes que “probablemente se conviertan en una carga pública en cualquier momento” de sus vidas. Además, esta regla de marras desalienta a los inmigrantes con residencia temporal en el proceso de obtener un estatus legal permanente o ciudadanía, del uso de la asistencia pública a la que por cierto tienen derecho pleno pues pagan impuestos y trabajan, incluido el Medicaid, los cupones de vivienda y los cupones de alimentos.

Este nuevo triunfo de Trump ocurrió durante las deliberaciones del caso escuchado por el máximo tribunal, ‘Wolf contra Cook County’, que buscó rechazar el efecto de la referida política de carga pública, en Illinois. Como se sabe -tal vez- el tribunal de distrito presentó una orden judicial preliminar, que detuvo temporalmente la política en Illinois, caso que fue enviado posteriormente la Corte Suprema.

Pues bien, el mismo viernes que falló el tribunal superior la jueza asociada de la Corte Suprema, Sonia Sotomayor emitió una disidencia abrasadora contra la política de “carga pública” de Trump, a la que calificó de “un intento descaradamente racista y clasista de reducir la inmigración legal a los Estados Unidos”. Sotomayor utilizó su disidencia para condenar a la Corte Suprema “por actuar como el títere de la administración Trump”.

Con todo, los defensores de los inmigrantes alertan que el uso de los beneficios sociales, por sí mismos, no constituye carga pública. Además, ésta no incluye los beneficios otorgados a familiares; eso no se considera carga pública. Y por lo tanto, esta restricción no afecta a la mayoría de los inmigrantes.

De esta suerte, las reacciones no se hicieron esperar y la organización de abogacía proinmigrante, America’s Voice destacó que “la administración de Trump ya ve a la Corte Suprema de John Roberts como parte de su equipo y un facilitador clave y defensor de la agenda antinmigrante de Trump”.

Y es que aún antes de esta última decisión, el tribunal de Roberts había fallado ya en favor de Trump sobre el destino del popular y exitoso programa de acción diferida, DACA, que pone en peligro el futuro de más de700 beneficiarios.

Acerca del poderoso e inusual disenso de Sotomayor, America’s Voice señala en un comunicado dos comentarios relacionados que llamaron su atención.

El primero es de Charles P. Pierce para la publicación Esquire:

“No cometer errores. En esta disidencia, la jueza Sotomayor está llamando a la nueva mayoría conservadora (5-4), que incluye al presidente del tribunal John Roberts, por ser recaderos de la Casa Blanca. Este es un desarrollo sorprendente. Simplemente nunca ves este tipo de ataque contra la objetividad de la Corte (Suprema) desde el interior del templo. Y lo peor de todo es que tiene razón. No había ningún motivo para que la Corte actuara tan precipitadamente sobre este principio nocivo, excepto para obedecer las órdenes de la Casa Blanca y, al hacerlo de esta manera, la mayoría de 5-4 sometió a la autoridad del sistema de apelaciones a la judicatura federal”.

Los tiempos en que se creía que Roberts nunca dejaría de preocuparse se preocupaba lo suficiente por la institución judicial, de fuera a convertirse en “una tienda auxiliar para una empresa criminal”, dice el comunicado, la jueza Sotomayor se encargó de demostrar lo equivocado que se estaba.

El segundo comentario es de Mark Joseph Stern en Slate:

“Esta práctica, escribió Sotomayor, ‘ha beneficiado a un litigante -la administración Trump- sobre todos los demás. Y la injusticia de este favoritismo es especialmente dolorosa a la luz de la reciente negativa del tribunal a detener las ejecuciones inconstitucionales. Este tribunal a menudo permite ejecuciones, donde el riesgo de un daño irreparable es la pérdida de vidas’, señaló Sotomayor… En pocas palabras: cuando algunos de los más despreciados e impotentes entre nosotros le pedimos a la Corte Suprema que les perdone la vida, los jueces conservadores se vuelven fríos. Pero cuando la administración Trump exige permiso para implementar algunas crueles restricciones de inmigración, nativistas y potencialmente ilegales, los conservadores se esfuerzan para darle todo lo que quiere. No hay nada justo y equilibrado sobre el doble estándar de la corte al favorecer al gobierno sobre todos los demás. Y, como implica Sotomayor, este sesgo flagrante crea la inquietante impresión de que la administración Trump tiene la mayoría de la corte en su bolsillo”.

El director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, designado por Trump, Ken Cuccinelli ha declarado que la regla dela carga pública sirve simplemente para verificar que los inmigrantes “pueden pararse sobre sus dos pies”.

La regla entró en vigencia a nivel nacional este lunes■

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.