Reforma Migratoria: Por Esmeralda y los “marcados”

tuesdayMaribel Hastings

America’s Voice

Los republicanos de la Cámara Baja presentaron sus “principios” de reforma migratoria, nada que no se supiera, y realmente lo más importante es qué legislación o legislaciones resultarán del trámite, y si el cacareo culmina en negociación, debate, votación y conciliación.

Llovieron las reacciones. Que si es legalización sin ciudadanía, que si los presentaron ahora por la razón que sea, que si los republicanos o los demócratas ganan, que si pierden, que si ahora sí se puede, que si no se puede.

En medio de tanto cálculo político, Esmeralda espera por un respiro. Llegó en 1994 con su esposo desde México. Él era residente permanente de Estados Unidos, ella indocumentada. Poco tiempo después nace su primera hija, que ahora tiene 17 años de edad. El esposo inició el proceso de petición para Esmeralda, pero ella tuvo que regresar a México.

Al tratar de retornar a Estados Unidos, sin documentos, fue detenida en Ciudad Juárez y deportada. Pero Esmeralda, como otros millones, volvió a intentarlo para estar con su familia. Y aquí está.

Sus tres hijos, de 17, 12 y 9 años de edad, son ciudadanos estadunidenses. Su esposo luchó hasta que pudo hacerse ciudadano, narra Esmeralda, con la esperanza de votar y presionar para que se hiciera algo por una reforma migratoria que le ayude a ella y a millones más. Pero sigue esperando. “Se desanima porque votar no ha servido”, dice Esmeralda.

La familia lleva años intentado regularizar la situación de Esmeralda, pero su caso es complicado; su salida activaría la Ley del Castigo, o prohibición de reingreso por 10 años, en su caso. Temen que las dispensas que se otorgan en algunos de estos casos no se logren o no funcionen.

Esmeralda no ha podido trabajar todo este tiempo “para que luego no digan que uno está usando documentos falsos… Nos acomodamos al cheque de mi esposo. Tampoco solicitamos ayuda del gobierno”, señala. Esmeralda tiene pánico de que en cualquier momento la detengan y la deporten, sobre todo por su hijo de nueve años, que requiere de cuidados médicos.

Mis hijos siempre están preguntando si me tendré que ir a México. Les digo que en cualquier momento me tengo que ir. A veces ni quieren hablar del tema. Me ven llorando constantemente. Ellos saben cuál es el problema”, dice.

Es tan desgastante… Cometí el error de entrar a este país sin documentos, pero lo hice por necesidad, buscando una mejor vida, para que ellos (sus hijos) tuvieran mejores oportunidades y vivieran mejor que nosotros. Mis hijos no son culpables de eso, y como ciudadanos tienen los mismos derechos que las hijas del presidente Obama. ¿Por qué van a ser diferentes? Mis hijos y otros, que son ciudadanos, están como marcados, y es injusto que estén marcados por el simple hecho de tener padres indocumentados. Es algo que te marca en la vida y ellos no son culpables”, reitera.

Esmeralda sabe que el Senado aprobó un plan de reforma y que en la Cámara baja se presentaron unos principios; pero no sabe, indica, qué significa todo eso para ella y otros millones.

Creo y no creo. Unos dicen que (la reforma) no se va a dar. Otros dicen que se va a dar. Estoy confundida. Veo las noticias pero a veces me estreso más. Ya ni miro, pues me da más tristeza”, señala.

Esmeralda, como el resto, no sabe si pasará algo este año, pero su mensaje a quienes abogan por esa reforma es claro: “Por favor, no se desanimen y sigan apoyándonos”.

Más que principios, urge un final. Uno que ofrezca una solución legislativa permanente, incluyente y amplia que ayude a millones y no a un puñado para poder romper el círculo vicioso.

Los “principios” republicanos son el principio imperfecto de una conversación por años postergada que se retoma o se engaveta según soplen los vientos políticos. Son demasiados generales como para emitir juicios definitivos. Establecen que no habrá vías especiales a la ciudadanía, pero tampoco la descartan y mucho menos explican si se tomarán medidas para permitir que millones puedan acceder mediante canales existentes, siempre y cuando, claro está, haya cambios al tope de visas y se levanten las prohibiciones de los tres y los diez años, entre muchas otras cosas.

¿Será legalización con la ciudadanía como opción, o están proponiendo una subclase permanente que ofrece mano de obra e impuestos, pero sin posibilidades de integración?

¿Habrá revuelta interna entre los republicanos? ¿Prevalecerán los antireforma? ¿Se mantendrán unidos los demócratas cuando comiencen las concesiones?

Hay más preguntas que respuestas, pero vale la pena el intento por indocumentados como Esmeralda y por los “marcados”, como ella los llama: los millones de niños ciudadanos que viven con una letra escarlata por tener un padre o madre indocumentados, y con una angustia diaria que parece no tener fin.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • Audiencia: comenta en casos similares al de Jorge, sí hay abusos a los trabajadores huéspedes, y a veces no hablan por temor.
  • Jorge Palafox: algunos de nosotros sí sabemos nuestros derechos, pero cuando los peleamos, nos quedamos sin trabajo, eso me paso a mí.
  • Jessica Stender: La Declaración Ministerial, significa que los gobiernos pondran atención para evitar las violaciones a los derechos.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo