Récord de casos de Fiebre del Valle en California

Por Pauline Bartolone
California Healthline

En el Valle Central de California. Foto: 12 News.com

En el Valle Central de California. Foto: 12 News.com

El número de casos de Fiebre del Valle en California aumentó a un nivel sin precedentes en 2016, con 5 mil 372 confirmados, un salto de más del 70 por ciento con respecto al año anterior. Históricamente, cerca de las tres cuartas partes de los casos han ocurrido en el área fuertemente agrícola del Valle de San Joaquín.

La infección micótica conocida como coccidioidomicosis, o “cocci”, es más común en la zona sur del valle y a lo largo de la Costa Central de California. Los funcionarios de salud estatales dicen que no están seguros de lo que causó el reciente aumento, el más grande desde 2011, pero “factores climáticos y ambientales” podrían haber aumentado el riesgo de exposición a las esporas aéreas que causan la enfermedad, según el Departamento de Salud Pública de California.

Climatólogos y otros investigadores sostienen la teoría de que el aumento de las tormentas de polvo o las olas de calor relacionadas con el calentamiento global pueden alimentar la infección por fiebre del valle. También contribuyen las actividades humanas que agitan el polvo en el aire, como la agricultura y la construcción.

Una afluencia de gente nueva en áreas donde el hongo está más extendido, junto con una mejor notificación de la enfermedad, también puede haber contribuido al aumento, de acuerdo con el Departamento de Salud Pública, que ha venido rastreando la Fiebre del Valle desde 1995.

A nivel nacional, se informó sobre más de 11 mil casos de Fiebre del valle en 2015, el último año para el que se dispone de datos, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Eso fue mucho más que los 8 mil 232 casos del año anterior. Arizona y California concentran la gran mayoría de los casos. En 2015, Arizona tuvo 7 mil 622 casos, más que cualquier estado. California tuvo el segundo número más alto, con 3 mil 053. Nevada, Utah y Nuevo México, entre otros estados, tuvieron un número menor de casos de Fiebre del Valle en 2015.

Las muertes por Fiebre del Valle promediaron 200 al año, de 1990 a 2008 según los CDC. Y desde 1997 el número de muertes ha cambiado muy poco de un año a otro.

El Departamento de Salud Pública de California no realiza un seguimiento regular de las muertes causadas por la Fiebre del Valle. Sin embargo, dijo que una revisión de los certificados de defunción reveló que mil 098 personas en el estado murieron por esta enfermedad, de 2000 a 2013. La tasa de incidencia general de la Fiebre del Valle en California el año pasado fue de 13.7 por cada 100 mil personas; fue un brusco aumento de la tasa de 2015, que fue de 8 por cada 100 mil.

“Estamos horrorizados, pero no nos sorprendemos cuando los casos aumentan”, dijo Sandra Larson, ex directora ejecutiva de la Valley Fever Americas Foundation, quien vive en las afueras de Bakersfield, en el Valle de San Joaquín. “La zona es conocida como endémica para la Fiebre del Valle”.

Las personas contraen la enfermedad por la respiración de esporas diminutas suspendidas en el aire cuando se agita la tierra polvorienta. La enfermedad tiene síntomas similares a los de la gripe, que pueden incluir tos, fatiga severa, fiebre, dolores de cabeza y erupciones cutáneas. En muchos casos, la gente se recupera sola. Pero la infección también puede propagarse más allá de los pulmones, hacia otras partes del cuerpo, incluyendo las articulaciones, los órganos reproductores y los dientes. En casos raros puede llevar a la hospitalización, e incluso a la muerte.

El condado de Kern, una zona agrícola que abarca Bakersfield y se extiende al desierto de Mojave, tuvo el mayor número de casos en 2016, cerca del 40% del total estatal.

El doctor Royce Johnson, jefe de enfermedades infecciosas en el Centro Médico Kern, dijo que se ha tratado por mucho tiempo de entender lo que causa picos de Fiebre del Valle, con poco éxito.

“Hay tantas variables –la temperatura, la lluvia, la humedad, el viento-, que se tiene que tener un modelo de computadora bastante elegante para tratar de estudiar esto”, dijo Johnson, quien ha estado tratando la Fiebre del Valle desde 1975.

Johnson agregó que, aunque el número de casos en California el año pasado fue el más alto registrado, duda que fuera el peor año de “cocci” en la historia. La infección también aumentó a principios de los años noventa, antes que el estado comenzara a seguirlo.

Sin embargo, Johnson afirmó que en su práctica 2016 “fue un año muy grande” para la Fiebre del Valle; y muchos pacientes llegaron con los síntomas típicos. La enfermedad puede ser “devastadora”, dejando a algunas personas discapacitadas o incapacitadas para trabajar, dijo.

Si la Fiebre del Valle causa hinchazón severa de la rodilla, por ejemplo, “usted no va a construir casas o recoger uvas o trabajar como mecánico”, agregó Johnson.

Juan Pérez, de 55 años y quien vive en el condado de San Diego, dijo que no ha podido trabajar desde que sufrió la enfermedad, lo que le llevó a vender su casa e inscribirse para recibir pagos por incapacidad.

Pérez cree que contrajo la Fiebre del Valle en 2014 mientras trabajaba como inspector de energía y servicios públicos en el área de Bakersfield. Sus compañeros de trabajo estaban excavando tubos que habían estado enterrados por 50 o 60 años, y el polvo estaba volando por todas partes, dijo.

Poco después, aparecieron síntomas similares a los de una neumonía.

“Empecé a sentirme agotado, a tener dificultad para respirar. No podía dormir”, recordó Pérez. “Mi apetito no era lo que solía ser”.

Finalmente fue hospitalizado, y se sometió a una cirugía para extirpar una masa bajo sus pulmones. Ahora, dice que tiene fatiga y dolor crónicos, y toma la medicación para mantener al hongo a raya. Pero no hay cura. Incluso ir al mercado lo agota, dijo Pérez. “Básicamente, lo único que puedo hacer es apoyarme en el carrito”.

Aunque la Fiebre del valle puede ser muy grave, es mucho más probable lesionarse en un accidente automovilístico que contraer un caso severo de la enfermedad, dijo Larson, ex directora de la Valley Fever Americas Foundation.

La organización está tratando de crear más conciencia sobre la enfermedad. La comprensión pública sigue siendo limitada, pero ha aumentado significativamente en los últimos años, agregó Larson.

Hace veinte años, nadie sabía acerca de la Fiebre del Valle; pero ahora, “hay un reconocimiento nacional como nunca tuvimos antes”, señaló. Eso se debe en parte a celebridades como el jugador de béisbol, Brandon Morrow, de Los Ángeles Dodgers quien ha hablado abiertamente sobre su batalla prolongada contra la enfermedad.

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente, Salud. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo