Quizás el único avance en los tiroteos racistas ha sido considerarlos actos de terrorismo doméstico

Tras el tiroteo en un restaurante bar en Dayton, Ohio, paramédicos trasladan a las víctimas a las ambulancias. Foto: www.qz.com.

Tras el tiroteo en un restaurante bar en Dayton, Ohio, paramédicos trasladan a las víctimas a las ambulancias. Foto: www.qz.com.

De la redacción

Tiroteos masivos como el de El Paso, Texas este fin de semana por fin han comenzado a ser considerados por los fiscales federales como casos de “terrorismo doméstico” que han sumido al país en el terror y la inseguridad. Las balaceras se suscitan en escuelas, templos religiosos, centro comerciales, discotecas y otros lugares públicos, y se han incrementado en los últimos años. Y es que a menudo los funcionarios federales dudan usar la etiqueta “terrorismo doméstico” porque Estados Unidos no tiene una ley que castigue tales actos de terrorismo en el interior del país.

Este fin de semana como hemos reportado ya, vimos a la clase política demócrata culpar de los más recientes asesinatos masivos directamente al presidente Trump. Porque utiliza una retórica de odio que incita a la violencia xenófoba y despierta los instintos más oscuros, soterrados en la cultura estadunidense.

Así que llamar a este hecho sangriento un acto de terrorismo doméstico es una avance ya, en materia de justicia penal. Desde luego la xenofobia racista, el dio y el caos generan inversamente la organización espontánea y la solidaridad. Por eso en el tiroteo de El Paso, médicos que viven Ciudad Juárez cruzaron la línea hacia El Paso para ofrecer sus servicios voluntarios en los hospitales del área que atendían a los baleados desangrados, y doctores, enfermeras y personal administrativo de hospitales que se hallaban de descanso en El Paso, acudieron a los hospitales de esa ciudad a doblar turno para atender la emergencia. Y hubo colas enormes de voluntarios que se formaron para donar su sangre ante la gran necesidad de las numerosas transfusiones.

Los legisladores demócrata también culpan al silencio cómplice de los republicanos, comenzando con el líder de la mayoría en el Senado federal, Mitch McConnell, quien se ha negado a someter a votación una ley para revisar antecedentes penales y condiciones de salud mental de los potenciales compradores de armas de fuego.

El clamor popular y los legisladores demócratas, que ya votaron por medidas de control de armas poco después de tomar el control de la cámara baja, exigen que esta misma semana los congresistas suspendan su receso de verano y sometan a votación dicho proyecto de ley, que ya fue aprobado por ambos partidos en la Cámara de Representantes.

Y aunque el presidente Trump condenó la supremacía blanca en una aparición en la televisión después de los dos tiroteos masivos del fin de semana, enfocándose en  enfermedades mentales y videojuegos como causa de dichos tiroteos, sin embargo no menciono ninguna medida de control de armas. Pero pidió hoy a los republicanos y demócratas trabajar juntos para fortalecer las verificaciones de antecedentes de posibles compradores de armas, siempre y cuando la propuesta de ley que surja se vincule a sus nuevas restricciones a la inmigración.

No está claro a qué propuesta de control de armas se refiere Trump. Si a la que exige la verificación de antecedentes de todos los compradores de armas, incluidas las exhibidas en armerías y las compradas por Internet, o a la medida para extender los períodos de espera de los posibles compradores con el actual el sistema de verificación instantánea. Como se sabrá, estos han sido los primeros proyectos de ley de control de armas importantes de la cámara baja en un cuarto de siglo.

1518638962_648309_1518711187_sumario_normal_recorte1Una votación convocada por los legisladores sería para cerrar la llamada ‘brecha (loophole) de Charleston’, una laguna legal en el sistema de verificación de antecedentes que permitió a un hombre comprar el arma utilizada para matar a nueve miembros negros en una iglesia en Charleston,  Carolina del Sur. Un tiroteo “específicamente vinculado a un supremacista blanco que obtuvo una pistola a pesar de una admisión previa de posesión de drogas”, dice The New York Times.

Pero el senador republicano de Kentucky y líder de la mayoría en la cámara alta, Mitch McConnell no ha dado indicios de dicha medida se tomaría en el Senado, controlado por los republicanos. Y hoy lunes el senador demócrata de Nueva York y líder de la minoría, Charles Schumer instó a Trump a exigir que McConnell presente la medida de verificación de antecedentes universal para una votación en el Senado.

“Ninguna de las propuestas de la Cámara de Representantes se adhirió a la legislación de inmigración, que ha resultado tan intratable como el control de armas”, señala la fuente. La Cámara ya aprobó una legislación de inmigración, dice, “que ofrecería un camino hacia la ciudadanía para más de 2 millones de inmigrantes indocumentados, incluidos los llamados Dreamers o Soñadores, a cambio de fondos para financiar la seguridad fronteriza con algunas limitaciones que el presidente logró burlar.

Pero el Comité Judicial del Senado aprobó una legislación de inmigración muy diferente la semana pasada, en la que Trump endurece en gran medida las reglas para los solicitantes de asilo en la línea fronteriza; o mejor dicho, trata de poner fin a la figura del asilo que le ha dado carácter histórico a esta nación.

Por su parte, el líder de la minoría republicana en la cámara baja, el californiano Kevin McCarthy expresó este fin de semana su preocupación también por la influencia de los videojuegos violentos, después de los tiroteos masivos mortales en El Paso, Texas, y en Dayton, Ohio: “Deshumanizan a las personas por un juego de disparar a unos a otros”, reporta por su parte el HuffPost.

Trump tiene previsto hablar hoy lunes por la mañana. Ha condenado los disparos pero no ha abordado el “manifiesto”  fascista o de odio racial que, según las autoridades fue escrito por el pistolero de El Paso, donde se hace eco del lenguaje de Trump sobre los inmigrantes. Como ha quedado claro, luego de adoptar brevemente medidas de control de armas tras un mortal tiroteo masivo en una escuela secundaria de La Florida en 2018, el presidente de marras cambió su posición bajo la influencia del poderoso lobby de armas, fomentado por la Asociación Nacional del Rifle, NRA.

Con todo, ninguna agencia federal se hace responsable de sancionar a las organizaciones de terrorismo doméstico, como lo ha hecho con el terrorismo internacional. Del mismo modo, no hay cargos penales de terrorismo doméstico, y los sospechosos en este caso, que por definición son considerados terroristas domésticos, más bien son acusados bajo  otras leyes; como la  que sanciona los delitos de odio, los cometidos con armas de fuego o los estatutos de conspiración.

Pero de acuerdo con estadísticas de la Oficina de Federal de Investigaciones, el F.B.I., ha habido ocho tiroteos masivos en Estados Unidos desde 2017, en los que los tiradores exaltaron puntos de vista de los supremacistas blancos■

1518687078_024232_1518687912_sumario_normal_recorte1

Los tiroteos han sido mayormente motivados por razones de odio racial y perpetrados con armas de asalto sumamente destructivas. Nada más por citar unos cuantos que se han dado en los últimos 3 años, han sucedido por ejemplo en Dallas, 2016: 5 policías muertos y 7 heridos; Burlington (cerca de Seattle, Washington), 2016: 5 muertos; Orlando, junio de 2016: 49 muertos (en una discoteca gay). Fort Lauderdale, 6 de enero de 2017: 5 muertos y seis heridos; Las Vegas, Nevada, 1 de octubre de 2017: 58 muerto y casi 500 heridos; Annapolis, Maryland, 28 de junio de 2018: 5 muertos; Pittsburgh, octubre 27 de 2018: 11 muertos y 6 heridos en una sinagoga; Thousand Oaks, California, noviembre 7 de 2018: 12 muertos; Sutherland Springs, Texas, noviembre de 2017: 26 muertos y 20 heridos. Parkland, Florida 14 de febrero (Día de San Valentín) de 2018: 17 muertos y 15 heridas; Santa Fe, Texas, mayo 18 de 2018: 10 muertos y 3 heridos; Aurora, Illinois, febrero 15 de 2019: 5 muertos; Virginia Beach, Va., 31 de mayo de 2019: 12 muertos y 6 heridos; Gilroy, California, agosto de 2019: 3 muertos y 13 heridos; El Paso, Texas, 3 de agosto de 2019: 20 muertos y 27 heridos; Dayton, Ohio, agosto 4 de 2019: 9 muertos y 26 heridos.

Nota relacionada (inglés, pero video en español):

Mexico Considering Litigation Over Shooting Of Mexicans In The United States

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Salud. Bookmark the permalink.