Pueblos de Rio Arriba mantienen vivos cantos y cuentos centenarios

Samuel Orozco entrevistando a Roberto Mondragón en Santa Fe. Foto: Daniel Sheehy.

Samuel Orozco entrevistando a Roberto Mondragón en Santa Fe. Foto: Daniel Sheehy.

Los pueblos del Río Grande del Norte guardan viva el habla, las costumbres y las creencias que florecieron hace varios siglos, cuando los llamados hispanos establecieron en esta región entre Nuevo México y Colorado, la más antigua capital estatal de Estados Unidos que es Santa Fe. Esa cultura mestiza y centenaria está muy presente hoy en las canciones y leyendas que cuentan los viejitos de la región. En este reportaje especial que forma parte de la serie, “Raíces: Cantos y Cuentos de Río Arriba“, músicos populares y estudiosos de las artes hablan del sello particular que distingue a la canción tradicional de Rio Arriba, el Nuevo México profundo. Rubén Tapia preparó el reporte.


“Así es Nuevo México” es el título de la versión en español del himno oficial de este estado de raíz mexicana. “Así es Nuevo México. Así es esta tierra del sol, de sierras y valles, de tierras frutales. Así es Nuevo México. Cuando yo primero fui a la Legislatura, un señor que era maestro, llamado Amadeo Lucero había escrito lo que quería que se convirtiera en el corrido oficial del estado de Nuevo México”.

Roberto Mondragón es un veterano trovador que además de educador popular y locutor fue también legislador estatal de Nuevo México.

“Él me lo cantó a mí y yo lo pude cantar a la Legislatura y se convirtió en la canción oficial del estado de Nuevo México. Ya había una en inglés…, el coro dice: ‘Así es Nuevo México. Sus campos se visten de flores de mayo. De lindos colores que dios les dotó. Sus pájaros cantan, mi tierra encantada. Sus trinos de amores al sol celestial. Mi tierra encantada, de historia bañada. Tan linda y tan bella sin comparación. Te rindo homenaje, te rindo cariño. Soldado valiente te rinde su amor. Así es Nuevo México, así es esta tierra del sol. De sierras y valles, de tierra frutales. Así es Nuevo México”.

La música del cancionero de los nuevomexiquenses se ha cultivado por siglos. Sus letras y ritmos han pasado de abuelos a nietos. Los Vigil, los Martínez, los Mondragón, los Romero, los Trujillo, son familias cuyos orígenes se remontan al tiempo cuando los españoles establecieron sus primeras colonias en lo que ahora son las riberas del Rio Grande y el Rio Chama. Uno de los géneros musicales aun escuchado en la región es el de Las Inditas, muy popular durante la época colonial pero ya casi desaparecido.

“Me acuerdo de un músico, Cleofes Vigil. Creo que escribió una indita: el Himno del Pueblo de las Montañas de la Sangre de Cristo. Me encanta porque es una canción que dice la verdad de nuestra historia y nuestro pasado. Que somos una mezcla de gente y que tenemos que convivir y a veces no es fácil. Es difícil. Él menciona: “los españoles vinieron a estas partes a encontrar su querencia, pero también encontraron lindas indias, hermosas, y se mezclaron, y de allí salió nuestra gente: los mestizos. Y de los Pueblos, los genízaros, que también son nuestros primos, y también son nosotros”.

Daniel Sheehy y Roberto Martínez. Foto: Samuel Orozco.

Daniel Sheehy y Roberto Martínez. Foto: Samuel Orozco.

Roberto Martínez formó parte del icónico mariachi Los Reyes de Albuquerque, fundado por su padre, el nacionalmente reconocido don Roberto Martinez. El ahora cronista de la historia regional destaca la mezcla de culturas que se puede escuchar en el sonido de las inditas. “Si escuchas la música de las inditas, puedes oír un fantasma o espíritu. Hay melodías que suenan como España, México, Genízaro.

“Tenemos una indita, la de Manuel Maes. Voy a cantarla: Caballo alazán tostado / Que tú la muerte me diste / Me vide tan fatigado / Desamparado y tan triste / Mi cuerpo quedó bañado / Con mi sangre te teñiste / En la canción de Nuevo México”.  Igual que en sus leyendas, se pueden escuchar en ella palabras y expresiones de la lengua española de otros tiempos, dice Roberto Martínez es el historiador oficial del estado de Nuevo México:

“Es verdad que tenemos formas arcaicas. Ansina, truje… Hablamos así. Tenemos una pronunciación andaluza, pero también mexicana y también genízaro, pueblo”.

La distinguida etnomusicóloga Brenda Romero dice que las inditas narran historias o cuentos que hablan sobre el tipo de experiencia que vivían los nuevomexiquenses hace siglos. Por ejemplo, en esta indita-La cautiva Marcelino-, que canta Romero, se da cuenta una mujer, Marcelino, que es tomada en cautiverio y es esclavizada, como solía pasar en el siglo 18.

    Musicóloga Brenda Romero. Foto: Cortesía de Patrick Campbell - University of Colorado.

Musicóloga Brenda Romero. Foto: Cortesía de Patrick Campbell – University of Colorado.

“La Cautiva Marcelina / Ya se va ya se la llevan / Ya se va ya se la llevn / Para esas tierras mentadas / A comer carne de yegua. Esta es una canción que es muy hermosa, muy bonita. Pero habla de una cautiva. Esta canción, aunque es tan antigua, del siglo XVIII, todavía resuena; porque ha habido tantos desaparecidos”.

La profesora Brenda Romero, virtuosa trovadora del folclor de la región, vive en Española, Nuevo México, tierra de sus ancestros.

“Cuando canto esta canción me lleva a ese espacio donde se llevaban esclavas de ambos lados. Pero también nos recuerda que estas cosas todavía están pasando. Otra indita, especie de corrido, denuncia un crimen cometido por dos anglosajones cuando Nuevo México fue anexado a Estados Unidos, dice Romero:

“Indita, indita con que sentimiento estás que en el ojo de la gallina, debieron darte muerte… no te mataron peleando ni tampoco bien a bien, te mataron por traición el Chalse y el capitán Gray”.

Esta resistencia cultural contra los nuevos colonizadores también se manifiesta en los corridos. Un ejemplo de esto es el corrido “Nuevo México, Hasta Cuando”, escrito y cantado por el que también fue vicegobernador del estado, Roberto Mondragón.

“En 1998, en el sesquicentenario de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, yo escribí esa canción que va: Nuevo México, Hasta Cuando. Declamado dice así: Nuevo México hasta cuando durarán tus desconsuelos. El extranjero gozando y tus hijos por los suelos”.

Esta música de Rio Arriba tiene un sello inconfundible. Sus tierras y sus pueblos le dan el sonido y le dan la letra que la distingue, dice la profesora Brenda Romero, fundadora de etnomusicología en la Universidad de Colorado, en Boulder: “La tierra. La fruta. El agua. Las acequias. Todo eso para mí es música”.

Cipriano Vigil con su esposa y D. Sheehy. Foto: Samuel Orozco.

Cipriano Vigil con su esposa y D. Sheehy. Foto: Samuel Orozco.

Por su parte, el compositor Cipriano Vigil, considerado “el cantante más importante de la música tradicional y folclórica nuevomexiquense” de los últimos tiempos, explica que generaciones de gente de la región de Rio Arriba han sabido guardar viejos géneros musicales que aunque se tocan en otras regiones en pocas reciben el toque que se les da en estos pueblos. El sabor que les da. O que les dio vida para que no se murieran. Como la polka. Las mantuvo vivas. Si no, se hubiera muerto. como la pieza llamada Polka Luz, típica del repertorio de Los Reyes de Albuquerque”.

Lorenzo Martínez es el líder de este grupo y un maestro violinista:

“La música de Nuevo México por lo regular no es muy complicada, pero es alegre. Hay una canción, una polkita que se llama Polka Luz. Esa clase de música digo que es Nuevomexiquense”.

Y este amor y orgullo por la cultura de los mayores sigue floreciendo en nuevas generaciones de Nuevo México. “Todo eso es algo muy bonito. Es una cultura… Y cuando nos vamos de este mundo sólo quedan los recuerdos”.

La cantante y violinista Sheila Martínez es hija de la carismática cantante Debra Martínez, “La Chicanita”, y nieta de don Roberto Martínez, fundador de Los Reyes de Albuqurque. “Y qué mejor recuerdo que llevar esa música en nuestros corazones. Y poder compartir algo con los que se han ido; aunque ya no estén con nosotros. Tener una conexión con nuestra familia”.

Entrevistando a Lorenzo Martínez en Albuquerque. Foto: Daniel Sheehy.

Entrevistando a Lorenzo Martínez en Albuquerque. Foto: Daniel Sheehy.

Violinista Sheila Martínez grabada por el micrófono de Línea Abierta. Foto: D. Sheehy.

Violinista Sheila Martínez grabada por el micrófono de Línea Abierta. Foto: D. Sheehy.

Sheila toca un solo de violín: Redondo Largo. “Es una música muy bonita, es muy sencilla, pero viene del corazón y explica muchas historias; es una historia muy bonita, bonitos corridos, bonitos bailes que platica de nuestra cultura. Somos de aquí, hemos estado aquí desde antes que existiera Estados Unidos…, ya era México aquí. Y más que nunca tenemos que mostrar la música bonita, nuestras raíces, nuestra cultura y no tratar de asimilarnos”.

Porque es lo que es especial de estado de Nuevo México, dice Sheila: “Tenemos una mezcla de diferentes culturas. Y hoy más que nunca tenemos que enseñar al mundo que esa es nuestra cultura. Y que we are here to stay, we aren’t going anywhere”, concluye la violinista Sheila Martínez, heredera de la tradición musical nuevomexiquense de la familia Martínez y del grupo Los Reyes de Albuquerque.

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, Rubén Tapia.

Download
This entry was posted in Arte y Cultura, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo